¿La soledad como un castigo?

Parece increíble, pero después de años y años de estudios e investigaciones, son muchos los profesionales que siguen empleando los mismos métodos anticuados y fuera de lugar para hacer entender a los niños lo que deben o no hacer, para poner límites y “enseñar” lo que “está bien o mal”.

Pero, ¿quién decide qué es lo que está bien o lo que está mal? Esta línea es realmente fina y subjetiva, ya que dependiendo del profesional, sus estudios y el centro en el que se encuentre, llevará a cabo unos patrones y conductas diferentes para enseñar, limitar, educar y guiar a los peques.

Para ello es importante que visitemos, conozcamos, nos reunamos con los profesionales y escojamos aquel centro que se adapte mejor a nuestra visión sobre la educación, a nuestro método de crianza y a nuestro modo de ver la vida, aunque cada centro tenga su filosofía, debemos tener en cuenta que está formado por personas, donde cada uno somos de un modo u otro.

Reconduciendo la guía al tema principal, lo ideal sería que desde pequeños enseñáramos a los niños a empatizar con el otro, ayudándole a entender cómo se siente su amigo si invadimos su espacio, qué sucede si pegamos al compañero, qué siente la niña a la que empujamos, o cómo le gustan a su amigo los besos.

Esto le enseñará mucho más que el famoso “rincón de pensar” o “rincón de no molestar” diría yo, ya que no creo que un niño con dos o tres años tenga una capacidad de reflexión autónoma muy profunda. Una cosa muy diferente es, retirar al niño del conflicto y ayudarle a comprender por qué no puede estar en grupo, haciéndole preguntas como “¿a ti te gusta que te muerdan?”, “¿No crees que a tu amigo le duele o molesta que le peguen?” “¿Te gustaría que la niña te empujara?”. Son preguntas que sí invitan a reflexionar al nivel comprensivo del niño, y le hacen pensar sobre lo sucedido y las consecuencias, poniéndose en la piel del resto de niños.

Más tarde le diremos cómo poder resolver el conflicto para unirse en grupo de forma positiva. Es decir, “¿Quieres que vayamos a pedir perdón a la niña?”, “Igual con un abrazo podemos ayudar a tu amigo a que se sienta mejor”, “¿Qué te haría a ti sentirte mejor? Son herramientas útiles que puede ir integrando a su modo de pensar y actuar.IMG_6995Son preguntas en las que el niño piensa y elabora una respuesta de empatía y resolución que le será funcional para tener relaciones sociales positivas y agradables. Le ayudarán a tener herramientas a la hora de resolver un conflicto y a saber cómo hacerlo por sí mismo, mucho más funcional que quedarse en un rincón apartado sin aprender nada, más que si no haces lo que esperamos de ti, estarás solo.

¿Y esto no nos parece terrible? ¿Enseñar a que estar en soledad es negativo? ¿A que el tiempo en el que no se obtiene toda la atención del mundo, implica castigo? A mi me parece que estamos volviendo a atrás. Estar en soledad implica madurez, autonomía, privacidad, desconexión, desarrollo de creatividad y juego simbólico, implica desarrollo de la imaginación del niño, aburrimiento y desarrollo cerebral.IMG_6994Si le enseñamos que el hecho de  estar solo es un castigo, le enseñaremos a ser dependiente del resto, a buscar aprobación del entorno aunque no esté de acuerdo con lo que se hace o dice, a seguir a la masa sin pensar de este modo, a ser poco o nada asertivo, complaciente y falto de carácter y personalidad.

La soledad dada como privilegio es un auténtico lujo para los niños y más tarde para los adolescentes y como no, para los adultos. Disfrutar del tiempo sin necesidad de estar con nadie, disponiendo de nuestras ideas, llevándolas a cabo con libertad y decisión, sintiéndonos seguros de lo que hacemos, decisivos, con personalidad y valentía.

Por favor, no castigues a tu hijo con la soledad, enséñale a que comer solo es una aventura, dormir solo es un placer (si así lo deseáis), jugar solo le da libertad de elección, expresión y decisión, todo puede ser genial solo, aunque después nos guste estar en grupo y seamos seres sociales, como es lógico. Pero igual que estar juntos nos aporta, reconforta y hace crecer como personas, la soledad también nos aporta otros valores igual de importantes, que no debemos temer ni evitar.IMG_7001Está claro que educar implica mucho esfuerzo y a veces empleamos aquello que es más sencillo en un momento dado, antes que lo que implica participación y ayuda de nuestra parte. Castigar es más fácil que hacer que el niño empatice, pero ¿Qué es lo que realmente buscamos?

¿Crees que la soledad debe ser un privilegio o un castigo? ¿Emplear el castigo es mejor que emplear la capacidad de reflexión?

31 comentarios en “¿La soledad como un castigo?

  1. Daniella dijo:

    Como puedes reflexionar asi con un pequeño de 16 meses que tira del pelo, a niños y adultos?? Estoy de acuerdo que ese tipo de castigo no soluciona nada , pero si el pequeño hace rabietas cuando se le explica que no entonces como lo gestionas

    Le gusta a 1 persona

    • Atención Temprana y Estimulación dijo:

      Frenando sus manos y estando muy cerca de él para prevenir que lo haga. En esta etapa es muy normal que peguen, muerdan o tiren del pelo, porque es una frustración por el lenguaje o por querer comunicarse y no tener otras estrategias para hacerlo. Por ello hay que estar encima y no dar pie a que lo hagan y si lo hacen, poner palabra a lo que hacen: no le tires del pelo, pídele que te lo de “dame, dame”.
      Tenemos que enseñar, no castigar y premiar conductas. Sé que es complicado, pero son fases del desarrollo normales y que deben pasar y debemos acompañar.
      Un abrazo y muchas gracias por la consulta.

      Me gusta

  2. Clara dijo:

    En mi caso tengo un niño de 3 años que tiene unas rabietas extremas, pega, chilla y lo único que le ayuda es un castigo en el carro (incluso a veces me lo pide, para relajarse). Nosotros intentamos decirle que cuando quiera que nos avise, pedimos perdón y hacemos las cosas con tranquilidad. Pero te llama y sigue en su bucle y no creo que deba concedere toda la atención porque sino siempre será así, y pensará que tiene derecho a decidir cuando se deben hacer las cosas. Se suma que tiene una hermana pequeña. ¿Cómo haces entender cuándo está en ese bucle de histeria (momento que no escuchan, y ya hemos intentado abrazar pero te sigue pegando) si no es que se relaje, en mi caso en el carro?

    Agradezco consejos porque muchas veces ya no sabemos que estrategias seguir.

    Le gusta a 1 persona

    • silvia dijo:

      Yo tb tengo un hijo de 3 años y hace como el tuyo. Se enfada y siempre quiere tener razón. Estamos comiendo por ejemplo, y dice: ya no tengo más hambre, se levanta y se va de la cocina. Por más que le hago razonar no hay manera. La mitad de los días solo come primer plato, o igual vuelve al postre, según le da. Ya le puedes catigar o razonar, ya no sé qué hacer. Y si quiere algo y no se lo das llora como loco y a veces pega. Es difícil resolverlo…

      Me gusta

    • Atención Temprana y Estimulación dijo:

      Hola. Parece que él tiene como recurso irse al carro para tranquilizarse. Puedes poco a poco ayudarle a tener otros recursos como sentarse contigo y hablar o quedarte junto a él aunque siga muy enrabietado. El caso es ir dándole herramientas funcionales y que pueda generalizar en todos los entornos, no algo que le limita. Un abrazo

      Me gusta

  3. Rocio dijo:

    De verdad, parece que está escrito por alguien que olvidó que era tener niños pequeños…. creen de verdad que si le hacemos esas preguntas a un niño de dos años le hará reflexionar??
    Por favor, ya que intentan ayudar, haganlo de verdad.

    Me gusta

  4. Carmen dijo:

    Pues la verdad es que a mí me parece muy acertado. hoy precisamente mi peque estaba pegando al perro y he cogido si mano y le he dicho “a ti te gustaría que yo te pegara así” se lo he repetido un par de veces hasta que le ha salido un tímido no y ya no lo ha vuelto a hacer.
    Además me parece muy acertado la reflexión sobre castigar con soledad ya que yo disfruto muchísimo estando sola (ahora muy pocas veces, jajajaja) creo profundamente que es una cosa muy necesaria para el ser humano.

    Le gusta a 1 persona

  5. Mare dijo:

    Gracias por el artículo! Estoy muy de acuerdo en como enfocas la difícil tarea de educar. Mi objetivo Es poner y dar todo mi esfuerzo en estar presente con mi hijo y educarle sin dirigirle pero guiando y apoyando su crecimiento.

    Le gusta a 1 persona

  6. iracampo dijo:

    Yo lo he hecho con mi hijo, y ahora cada vez que pega a su hermano y este se pone a llorar enseguida le pide perdón. Ahora estoy intentando que no tenga q pedir perdón, sino q deje de hacerlo. Pero tiene 3 años y mucha pelusilla con su hermanito de 8 meses… Así que mucha paciencia… Pero sí, lo entiende perfectamente. El artículo es muy acertado!!! Y tbn comienza a jugar solo y le gusta, se inventa historias con sus juguetes… Y cuando me acerco me dice q me vaya q esta jugando… Luego cuando le apetece vuelve… Es tan bonito verle crecer…

    Le gusta a 1 persona

  7. gemma dijo:

    Respecto al comentario que hace Rocio, decirle que yo he actuado asi con mi hija, que ahora tiene cinco años,desde no los dos alos sino incluso antes. A veces subestimamos la capacidad de comprension de nuestros pequeños .nos parece que como no hablan casi no entienden. Yo he conseguido mucho,mucho a nivel educativo con mi hija desde bien pequeña hablandole con calma,explicandole una y otra vez,con paciencia y por supuesto,siendo firmes. Siempre me acuerdo de lo que de dijo una vez su profe de guarderia:si tu tienes claro lo que le quieres enseñar,es facil,enseñaselo,transmiteselo. Aun asi,entiendo que cada niño es un mundo y no todo funciona para todos igual.el articulo me ha parecido muy intetesante y tambien la reflexión sobre la soledad. Gracias

    Le gusta a 1 persona

  8. RafitaVerdu dijo:

    Me ha encantado el artículo pero, Que proponéis para cuando no funciona hacerle entender? Teniendo en cuenta que no todas las familias podemos educar desde que nace el niño ya que o no es de nuestra genética o como en muchos casos los padres están ausentes hasta avanzada edad. Muchas gracias

    Le gusta a 1 persona

    • Atención Temprana y Estimulación dijo:

      Hola. Gracias por tu comentario. Yo propongo constancia en la enseñanza que queramos dar. Es decir, insistir en lo que estamos intentando inculcar, siempre desde el lado emocional, comprendiendo al niño y siendo pacientes. Ponernos en el lugar del otro nos hace saber actuar adecuadamente. Poner límites de manera clara y acompañándole. Un abrazo

      Me gusta

  9. Ayelén dijo:

    Me gustó el artículo. Yo creo que otro aspecto muy importante es el ejemplo, es decir, que nosotros como adultos tenemos que ejecutar comportamientos que deseamos que los niños incorporen ya que ellos siempre nos están imitando.

    Le gusta a 1 persona

  10. Mikaela F dijo:

    Yo tengo un niño de 2 años y medio y cuando se pone caprichoso la mayoria de las veces es pq no deja comer ya que el come temprano en la guarde, lo llevo conmigo a solas y le comienzo a hablar hasta que se calme. No niego que si lo mande solo a su cuarto alguna vez pero fue para peor asi que optar por hablarle de esa manera que dice el articulo es la mejor. Saludos

    Le gusta a 1 persona

  11. Alfred dijo:

    Hola,
    En mi opinión no es contraproducente que un niño aprenda que determinados comportamientos (son pocos en realidad) pueden conducirle a la soledad desde pequeñito, sea en la familia o en un grupo social mayor.
    Otra cosa es cómo se le “imponga” dicha consecuencia (de malas maneras, riñiendo, faltandole el respeto, sin antes haber agotado otros recursos de comunicación o sin saber realmente qué le lleva a su comportamiento,…). Si desde pequeño (no recien nacido obviamente) entiende y recibe, por ejemplo, que con agitación, violencia, gritos, pataletas,… no conseguirá nuestra atención y si continua ni siquiera nuestra presencia obtendrá, poco a poco irá cambiando sus respuestas y aprendiendo que lo básico se consigue de otra manera. Si además recibe el mensaje de que se le sigue queriendo haga lo que haga, la cosa cambia. Ellos van entiendiendo poco a poco que el amor estará ahí, pero tb aprenden que hay consecuencias.

    En mi opinión deben aprender que la soledad llega de muchas maneras, no solo es un momento para el difrute personal, sino también para sentir que cuando uno produce desarmonía en un grupo, éste, puede rechazarle o alejarle. Y eso es buenísimo que lo descubra con suavidad en la infancia; la soledad se puede cruzar en su vida en cualquier momento. Eso sí, los que debemos enseñar de manera armónica el concepto de soledad somos nosotros los adultos.

    Le gusta a 1 persona

    • Atención Temprana y Estimulación dijo:

      Muchas gracias por tu opinión tan bien explicada. Está claro que lo que dices puede suceder. Yo me refiero a castigar a un niño de continuo en su habitación solo, sin enseñar el por qué ni querer mostrarle una alternativa. Son castigos sencillos para los padres que tienen consecuencias negativas para los niños. Muchas gracias por tu opinión. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  12. Carolina dijo:

    Lo primero de todo hay que ser adulto responsable . Con sentido comun. Y luego creer en que hay que enseñar a respetar para luego ser respetado también. Como? Con sentido comun y como toda,lavida de Dios: con paciencia y autoperdon cuando nos equivoquemos. Que parece que tenemos miedo a nuestros hijos y claro! Es mas facil decir: No se que hacer, me supera mi niño de dos, tres, cuatro años…. pues cuando sea adolescenteee… tierra tragame, no?
    No nos hagamos los tontos y dejemos de depender tanto de especialistas en nuestras vidas.

    Me gusta

  13. Maria dijo:

    Un niño de 3 años le pegaba a mi perro le pregunte a vos te gusta que te peguen? Eso al perro le duele pobre . Me miró y me dijo si! Me gusta que me peguen y de salida le dio una patada al perro . X las dudas yo no hubiera entendido bien el mensaje .
    Entonces que se hace con un niño así?

    Le gusta a 1 persona

    • Atención Temprana y Estimulación dijo:

      Hola. Qué tal? Siento decirte que ante un desconocido nosotros sólo podemos poner el límite. Decirle no lo hagas y evitar que llegue a hacerlo, ya que no es nuestro hijo y los menores deben ser educados por sus padres. Esos padres deben poner normas y ver si emocionalmente está sucediendo algo; ya que no es normal que un niño sea feliz pegando ni con violencia. Un abrazo

      Me gusta

  14. Natalia dijo:

    Hola, muchas gracias por la nota, estoy totalmente de acuerdo.
    Tengo un hijo de 4 desde hace mas de un año hace muchos caprichos, pega y dice malas palabras, tambien cada tanto se orina en la cama, buscamos ayuda profesional pero no le dan importancia, estamos muy preocupados no somos una familia agresiva y somos de hablar mucho.
    Ni tampoco nos paso con ntro hijo mas grande.
    En el colegio y con sus amigos no hay ningun problema el problema es en casa y cdo salimos a pasear.
    Agradezco profundamente tu ayuda
    Mil gracias

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s