El recreo en el colegio. Su importancia.

Para muchos niños y niñas la hora del recreo es un verdadero suplicio.

Hay alumnos que no tienen un grupo de amistades fijas, a los que no les gustan los espacios abiertos, llenos de gente o a los que les cuesta más socializar.

Dentro del centro escolar hay cientos de alumnos y cada uno de ellos tiene unas necesidades diferentes y unas características únicas.

Sabemos que es complicado reflejar todo ello en un currículo, pero es imprescindible que las leyes contemplen el espacio del recreo como lo que es, un tiempo esencial para el desarrollo de los niños y las niñas.

Cada día ellos pasan en el recreo un mínimo de 30 minutos, lo que hace que sea una asignatura diaria que ni se evalúa ni se registra ni se reconoce dentro del currículo escolar.

Te cuento mucho más sobre el tiempo de recreo en este nuevo post que he escrito para el club de malasmadres.

Espero tu opinión. Feliz día.

Cómo tratar el vacío emocional

Cuando hablamos de emociones, hay ciertas de ellas que nos cuesta más abordar con nuestros hijos e hijas, incluso con nosotros mismos.

Es imprescindible saber acompañar cada emoción con la importancia que esto tiene, conociendo e identificando cada una de ellas y aprendiendo a transitarlas a lo largo de la vida.

Una de ellas es el vacío, la sensación de pérdida, de anhelo, incluso a veces de falta de identidad, soledad…

Por ello, hay que recurrir a herramientas y estrategias para saber abordar estas emociones, ponerles palabra, dar voz y exteriorizar.

En este nuevo post en colaboración con la revista PenguinKids te cuento cómo abordar esta emoción tanto para los niños, como para adolescentes y adultos.

Te recomiendo mucho esta lectura que seguro que te es de utilidad en algún momento de la vida.

Lo puedes leer completo aquí.

Las expectativas que tenemos sobre nuestros hijos

Cuando pensamos en la idea de tener un hijo o una hija, mil ideas nos vienen a la cabeza y nos invaden los pensamientos, nuestras ilusiones, nuestros deseos, la idealización de un bebé que se convierte en niño, adolescente y adulto perfecto, sano, educado, que cumple todos los estándares que teníamos en nuestra mente, sin salirse de ellos en ningún caso.

Esto es muy beneficioso para la sociedad, ya que estos pensamientos favorecen el crecimiento poblacional y la natalidad, ya que nos impulsan a pensar en lo positivo de procrear como especie y no en aquello que pueda frenarnos a ello.

Sin perder de vista la importancia que esto tiene y lo positivo que es, también es esencial que pongamos los pies sobre la tierra y tengamos expectativas mínimas, que se puedan ver cumplidas o que mejor aún, se puedan ver cambiadas sin hacernos sentir decepción o fracaso.

¿Cuáles son estas expectativas básicas y necesarias? ¿Cuáles son aquellas que pueden resultar frustrantes a la hora de ser alcanzadas para nuestros hijos e hijas? ¿Cuál es nuestro papel como adultos?

Aquí te dejo mi nueva colaboración con el club de malasmadres, donde te hablo sobre las expectativas que tenemos sobre nuestros hijos e hijas, lo que influyen en su crecimiento y cómo podemos gestionarlo adecuadamente.

*Imágenes del club de malasmadres.

Descubriendo “Sensibles” de Míriam Tirado

La sensibilidad es una de esas cualidades que nos cuesta aceptar en los demás e incluso en nosotros mismos, llegando a ocultarla o rechazarla en muchos casos, creyendo que ser sensible es negativo e incluso perjudicial para quien así siente o percibe el mundo.

Míriam Tirado, consultora de crianza consciente, periodista y madre de dos niñas, profesional de referencia en infancia de gran actualidad y autora del gran éxito El hilo invisible, entre otros títulos, ha lanzado su nuevo libro, Sensibles, que nos descubre un universo maravilloso en torno a este tema que no dejará indiferente ni a niños ni a adultos. En esta entrevista nos cuenta más sobre su último lanzamiento.

Puedes descubrir aquí la entrevista completa a Míriam que le he realizado para la Revista Digital de PenguinKids.

Y tú, ¿eres una persona sensible?

Cómo fomentar la autoestima desde la infancia

La autoestima se cultiva desde que nacemos.

La realidad es que cuando comenzamos a ver los efectos sobre nuestra autoestima, ya vamos siendo más mayores y es más complejo cambiar o acompañar adecuadamente muchos pensamientos, tanto sobre nosotros, como sobre los demás, o sobre los cánones a cumplir o los prototipos a alcanzar.

Es importante conocer cuáles son las claves sobre las que se asienta nuestra autoestima, cómo educar en una autoestima sana y fuerte, además de establecer unas bases adecuadas para cultivar una autoestima correcta.

En este nuevo artículo que be escrito para la revista digital de PenguinKids, te hablo sobre esto y además te dejo cuentos para abarcar este tema desde la infancia y empezar a sembrar desde muy pequeños.

No te pierdas el post completo aquí.