Autonomía personal y verano

Llega el verano y nos encontramos ante una época perfecta para dedicarle tiempo a aspectos que en otros momentos del año implican mucha dedicación y paciencia por nuestro lado.

La autonomía personal es un aspecto esencial a desarrollar a lo largo de nuestras vidas. Es por esto que debemos implicarnos en su desarrollo desde que nuestros hijos e hijas son pequeños, potenciando su independencia.

Pero ¿sabes cuántos aspectos favorece el hecho de ser autónomo? ¿Sabías que tú autoestima también depende de lo autónomo que seas?

En este nuevo post en colaboración con Tutete, te cuento qué aspectos potenciar en autonomía según la edad de tu hija o hijo, respetando sus ritmos de desarrollo y favoreciendo así que desarrolle todo su potencial intrínseco.

Te espero en el post con tus comentarios!

Y tú, ¿cómo potencias la autonomía? ¿qué aspectos son más importantes para ti?

Juguetes para niños y niñas de 3 años

En este post te traigo juguetes que te recomiendo para la etapa de los 3 años, donde destaco aquellos que bajo mi experiencia han sido y son los más exitosos.

Ante todo debemos saber que como os decía en el post sobre juguetes para niños y niñas de 2 años, en esta etapa, de igual manera los niños y niñas siguen realizando un juego mayoritariamente motor, donde la actividad y el movimiento priman por encima de todo, aunque comienza a observarse como la atención va aumentando y siendo cada vez más prolongada, como los juegos comienzan a compartirse más, ya que los peques observan e imitan a sus iguales, y el juego simbólico empieza a hacerse más notorio e importante.

Además las habilidades manipulativas van siendo más precisas y el lenguaje es cada vez mejor tanto a nivel comprensivo como expresivo.

Sobre todo no debemos olvidarnos de favorecer el juego libre, donde sea el niño o la niña quien decida normas, pautas y materiales para su juego, y donde potenciemos por encima de todo la imaginación, dejándonos llevar nosotros por ellos y no al contrario, como suele ser la tendencia habitual.

Y aquí están los mejores juguetes para niñas y niños de 3 años:

  • Maletines de profesiones: los niños y niñas a esta edad empiezan a tener una imaginación más rica, donde a través del juego simbólico narran situaciones cotidianas, aprenden a gestionar emociones, resuelven conflictos, imitan patrones o crean los suyos propios. Para esto los maletines de peluquerías, médicos, herramientas, bebés, etc. son ideales.IMG_4865_eZy Watermark_06-12-2018_05-06-46p. m.

Seguir leyendo

Juguetes para niños y niñas de 2 años

Tal y como te prometí aquí te traigo la selección de los mejores juguetes y materiales para niñas y niños de dos años.

En esta etapa observamos cambios muy significativos en todas las áreas de desarrollo, ya que es un momento de crecimiento a todos los niveles y la exploración y la curiosidad son ilimitadas.

El movimiento es continuo y las destrezas manipulativas, de razonamiento, memoria, asociación, desarrollo emocional o interacción social van madurando e incrementándose por minutos.

Por eso aquí te dejo esta selección de materiales y juguetes adecuados para esta etapa:

  • Juego presimbólico o de imitación: hacia los 2-3 años comienza el juego presimbólico, imitando de manera funcional al entorno, para más adelante comenzar a realizar juego simbólico. Es necesario para ello tener alrededor elementos cotidianos y que inviten a realizar este tipo de juego, como las cocinitas, donde poder imitar a papá y mamá en la cocina, comiendo, cocinando, lavando la comida, poniendo la mesa, dando de comer a un muñeco… Las comiditas son un recurso perfecto para aprender vocabulario, potenciar la imaginación y el juego creativo.IMG_4656_eZy Watermark_01-12-2018_03-16-37p. m.

Seguir leyendo

Qué cambios pueden surgir tras retirar el pañal 

Con la llegada del buen tiempo empezamos a ver cómo muchos padres comienzan a retirar el pañal a sus peques, aconsejados por la escuela infantil o tras haber observado ciertas señales de madurez en sus hijos.

En este post os contaba cuáles eran las señales y cómo comenzar con la retirada del pañal, siempre y cuando observemos estas conductas en nuestro hijo, sin importarnos el tiempo, la edad o la presión de cualquier otro factor, más allá de la madurez de nuestro hijo.

Pero a veces, tras haber comenzado con la retirada e ir progresando en la madurez del control de los esfínteres, observamos que aparecen ciertas conductas en los niños que son consecuencia de la situación tan importante y compleja que supone para ellos este hito.

Y ¿cuáles pueden ser estas conductas que alteran al niño? ¿Cómo podemos ayudarle? ¿Cuál es nuestro papel? ¿Es habitual que se den estos cambios?Hoy os lo cuento en esta nueva colaboración para el club de Malasmadres, donde vemos la importancia y la complejidad del control de los esfínteres para nuestros hijos.

Y tú, ¿crees que es hora de comenzar la retirada del pañal? ¿Has observado alguna de estas conductas en tu hijo? ¿Cómo las has manejado?

Aprendiendo los colores

Aprender a discriminar colores es una tarea que vista desde nuestros ojos de adulto parece realmente sencilla. Pero cuando son los peques quienes tienen que aprender a hacerlo, a veces nos encontramos con una tarea compleja de enseñar.

Hay niños que aprenden de manera sencilla y casi sin darnos cuenta, tanto colores como otras habilidades o conocimientos, y otros, que por el contrario, necesitan un proceso detallado y de acompañamiento para aprender ciertos conocimientos que serán básicos y muy útiles en su día a día. 

Los colores son uno de esos aprendizajes que pueden enseñarse poco a poco con herramientas del entorno y sin necesidad de emplear un material específico o costoso. 

Es un conocimiento que puede empezarse a realizar a partir de los dos años, aunque esta edad es simplemente orientativa.

Para empezar a enseñar los colores a un peque sería ideal encontrar 4 objetos iguales de estos colores: rojo, amarillo, azul y verde. 
Partiendo de este material, que podemos encontrar en casa, (por ejemplo, cuatro vasos de los cuatro colores, cuatro fichas, cuatro botes, cuatro botones, cuatro coches…), realizaremos el aprendizaje de este conocimiento.

  
Empezaremos con dos únicos colores, el rojo y el azul, que son muy distintos entre sí y difíciles de confundir.

Ambos contrastan mucho el uno sobre el otro y podemos encontrarlos en muchos elementos de nuestro entorno.

Cogeremos los dos objetos que hayamos separado de ese color y los pondremos uno a un lado y otro al contrario.

Tendremos cada uno a un lado y buscaremos junto con el peque objetos del entorno que sean de cada color, para que aprenda a colocarlos sobre el color adecuado.

Trabajaremos varios días sobre los dos mismos colores. A veces empleando uno únicamente en un juego (por ejemplo: jugamos con la pelota roja) y otro día jugando con ambos colores de nuevo (rojo y azul).

Cuando vayamos viendo que el niño, se familiariza con los dos colores y los distingue adecuadamente, introduciremos el tercer color (mejor el amarillo, ya que contrasta muy bien con el rojo y el azul).

  
Seguiremos realizando los mismos juegos:

– Agrupar objetos por colores

– Colorear del tono que nombremos 

– Buscar objetos de ese color por la calle, mientras paseamos o en la ropa, en los coches…

– Jugar sólo con objetos de un color

– Nombrar comidas de un color 

– Poner gomets del mismo color a la silueta que dibujemos 

– Decir objetos que no sean de un sólo color 

– Y un largo etcétera que se nos ocurra en torno a este tema

Y cuando finalmente tenga adquiridos los tres primeros colores introduciremos el verde. 
Y observaremos como poco a poco va integrando el resto de colores de forma fácil y sencilla, siempre ayudando al peque si tiene dificultad en la adquisición de algún color en concreto.

  
Con estos juegos todos los niños pueden aprender los colores de una manera lúdica y dinámica, acompañados y ayudados del adulto. 
Y vosotros ¿como enseñáis los colores a vuestros peques? ¿Es algo que han aprendido fácilmente o con ayuda? Cuéntamelo en los comentarios!