Calendarios para aprender horas, fecha, día de la semana, clima y estación

Desde que comencé a trabajar con niños y niñas, me di cuenta de que la estructura y la rutina, facilitaban mucho la ejecución del día a día, ya que daban sentido a una jornada que comenzaba siempre de manera similar, con unas actividades, ritmos y juegos, que poco a poco nos llevaban a otros diferentes y acabábamos con un patrón parecido durante cada día, para dar de este modo seguridad, confianza y tranquilidad a los pequeños.

Este método que estructura y da un sentido a cada día, creando una rutina, hace que se puedan incorporar actividades nuevas con mayor facilidad, dentro de una estructura fija diaria. Y esto no quiere decir que durante cada jornada se lleven a cabo las mismas actividades o juegos, sino que se emplea un horario más o menos cerrado, con unos espacios marcados, y unas actividades concretas para cada franja, pero permitiendo también los cambios, las espontaneidad, el juego libre y los momentos de mayor flexibilidad.

Nuestra rutina comienza siempre por el uso del calendario, que empleamos tanto en casa como en aula, ya que nos centra y nos hace situarnos en el momento concreto que vivimos, dando sentido a lo que sucederá en el día (ya que cada día de la semana supone unas acciones u otras, no es lo mismo que sea lunes que domingo), y dando seguridad y sentido al niño sobre sí mismo y su entorno.

Os presento dos modelos que me encantan y creo que son muy útiles y sencillos de usar si se emplean de manera continuada:

1. EL CALENDARIO DE TELA:

Con este calendario de tela, contamos con piezas textiles para poner y quitar de manera muy sencilla, tantas veces como queramos, según el día en el que nos encontremos.temp (12)¿Qué se puede trabajar?
– La fecha en el que estamos, conociendo así el número del día que es, aprendiendo a contar del 1-10, la familia del 1 y la del 2, descubriendo la sucesión entre un día y el siguiente, y trabajando conceptos como “hoy”, “mañana” y “ayer”.temp (10)El día de la semana: los niños hasta los 4 años aproximadamente, no tienen conciencia exacta del paso del tiempo y su estructura, y les cuesta situarse en el día de la semana que viven, en el momento del día en el que están y lo que implica todo ello. Es por eso, que una herramienta de este tipo, tan visual, táctil y manipulativa, les implica, les hace aprender y les da protagonismo en su aprendizaje de manera activa.temp (13)El mes en el que estamos: haciendo a los niños conscientes del paso del tiempo y conociendo así los meses del año.
Las estaciones: las niñas y los niños, suelen trabajar dentro del aula las estaciones del año (primavera, verano, otoño e invierno) a través de manualidades, colllage, juegos, actividades, cuentos o proyectos; por lo que es importante que sepan en qué estación del año se encuentran y qué implica cada estación en el clima o el horario.temp (9) El clima o el tiempo: este dato es uno de los que más les gusta añadir cada día en el calendario, ya que implica su participación autónoma, donde son ellos mismos quienes miran por la ventana y escogen el tiempo que ven que hay hoy en su ciudad.

Este calendario puede usarse a partir de los tres años de manera conjunta con el adulto, ya que cada pieza es de un color, y si tendemos a mantenerlas ordenadas, aunque el niño o la niña aún no lea, puede ser capaz de colocar cada pieza en su lugar, con un poco de ayuda y asociando el color y la palabra al día de la semana o el mes que corresponda. Puede ser así, un modo fabuloso de comenzar con la lecto-escritura.
El clima puede ser puesto antes por las niñas y los niños, ya que aparece un dibujo además de la palabra.

Ante todo, debe ser una actividad de juego conjunta, en la que el pequeño muestre interés, agrado y disfrute y comprenda lo que estamos tratando de enseñarle, a través de su participación, iniciativa y manipulación.

2. EL RELOJ- CALENDARIO DE MADERA:

Este material llevamos empleándolo más de tres años en casa y en el aula y os aseguro que es un auténtico acierto.
Se trata de un panel de madera, donde poder tocar y manipular sus elementos para aprender a situarnos en el tiempo exacto del día.temp¿Qué se favorece?
– A diferencia con el calendario de tela, este calendario incluye reloj, por lo que la precisión dentro del día es mayor, y quizás necesitemos una mayor compresión del niño o la niña para comenzar a emplearlo.
– Su uso puede ser igualmente a partir de los tres años, ya que el clima puede comprenderlo y asignarlo un peque de esta edad.
– Con este calendario no tenemos que poner o quitar piezas, como hacíamos con el de tela, sino que movemos las clavijas que señalan a cada momento hasta ponerlas en el sitio adecuado.
Es también una herramienta muy visual y manipulativa, en la que los niños ven su acción de manera inmediata reflejando su actividad en el panel.temp (5)– Podemos trabajar las horas, comenzando a explicar los momentos mas significativos del día a día, como son a hora de despertarnos, la hora de entrada al colegio, la hora de la comida, la hora de vuelta a casa, o la hora de ir a dormir.
También podemos explicarles el paso del tiempo, según van creciendo y comprendiendo mejor el concepto de hora y minuto.temp (7)La fecha del día: en este calendario ya vienen escritos los días en la parte superior, por lo que tan solo hay que mover una posición la clavija cada día para saber situarnos en el día que estamos, aunque con los niños y niñas mas mayores, podemos también explicar los meses del año que tienen 28-30-31 días, y aprender las familias de números del calendario.temp (4)– En él también aprenderemos a situarnos en el día de la semana y la estación del año, donde podemos ver además de manera visual los meses del año y un pequeño dibujo que aclara mejor el momento del año en el que nos encontramos.temp (1)Tanto el uso del calendario de tela como el del calendario de madera, de manera continua, hace que favorezcamos la atención, la escucha, la situación en el tiempo, la estructura, el orden, la paciencia, el conocimiento del tiempo, las rutinas, la mirada, la comprensión, la memoria y la permanencia, entre otros muchos aspectos. Y con el uso regular, nos daremos cuenta de que es el propio niño el que nos pide acudir al calendario cada día para organizar su día y situarse dentro del entorno y el tiempo en el que vive.

*Puedes adquirirlos en tu tienda Dideco, y disfrutar de un 10% de descuento comprándolos online con el código ATTEMPRANA

*Post en colaboración con Dideco, con productos seleccionados por mí y opiniones 100% reales.

Ideas para la carta de los Reyes Magos

Como todos los años por estas fechas, me gusta traerte una selección de ideas para que vayas ultimando la carta a los Reyes Magos, pero con opciones menos habituales a las que ofrecen los grandes almacenes, ya que a mí este tipo de materiales y juguetes que salen en los anuncios o en los catálogos, no terminan de gustarme, ya que creo que en su mayoría son modas, que los niños acaban por usar tan sólo unos días y además a precios desorbitados para los materiales y las calidades que realmente muestran.

Ya sabes que me gusta mostrarte ideas que ya conozco y empleo tanto en sesión como en casa, y que son de gran utilidad, calidad y favorecen diferentes aspectos del niño. Durante estas semanas iré mostrándote varias ideas.

Aquí te dejo las primeras divididas por categorías:

1. PARA LA MESA DE LUZ

Letras para la mesa de luz

Un material ideal para jugar sobre la mesa de luz o incuso fuera de ella. Estas letras de acetato son perfectas para comenzar a reconocer letras, discriminarlas, reconocer sus siluetas, sus colores y formas.

Son ideales para copiar su silueta sobre un papel sobre la mesa de luz, a modo de calco o copiar su trazo en una mesa sensorial con harina o pan rallado, por ejemplo, iniciando el proceso de reconocimiento y lecto-escritura. Seguir leyendo

Conocer las rutinas y los tiempos jugando

Para muchos de nosotros las rutinas son necesarias. Nos ayudan a estructurar, organizar y conocer lo que haremos a lo largo del día o de la semana, de manera global, teniendo referencias fijas en nuestro día a día, y siendo éstas clave para saber anticiparnos a lo que ocurre en cada ocasión y anteponernos a cada acción.

En las aulas de educación infantil, encontramos muchas veces herramientas asociadas a la estructuración y las rutinas.

Se trata de materiales que sirven para comunicar y organizar visualmente al niño y ofrecerle una realidad física de lo que irá aconteciendo.

A mí me gusta emplear estas herramientas tanto en casa como en sesión y en este post incluso os mostraba cómo haceros una agenda visual y en este otro una tabla de normas.

Pero si hay algo que les gusta a los peques y les hace integrar las rutinas o las normas son los materiales que pueden manipular, explorar y descubrir por sí mismos para aprender y descubrir más del día a día y de lo que les rodea.

Hoy os voy a mostrar dos imprescindibles que usamos nosotros para este tipo de tareas:

1. PUZZLE DE SECUENCIAS TEMPORALES
Se trata de un juego formado por 10 puzzles de 3 piezas cada uno, donde poder descubrir las secuencias temporales de diferentes acciones, conociendo una situación, la acción entorno a ella y su consecuencia.IMG_0667Algunos ejemplos:
Una niña despeinada- un peine y un cepillo- una niña peinada
Ropa sucia- lavadora- ropa limpia

Estos puzzles son de madera gruesa, por lo que son perfectos para las manitas pequeñas y para comenzar a hacer puzzles, a partir de 2 años, para reconocer e integrar el aprendizaje de encajar unas piezas con otras a la hora de crear rompecabezas.
Aprender a manipular y encajar piezas creando una sola, es imprescindible para la mejora del esquema viso-espacial y la capacidad de abstracción.

Seguir leyendo