Desarrollar el juego simbólico con comiditas

¿Sabes que el juego nos hace aprender de manera espontánea y atractiva? ¿Conoces cómo potenciar el juego simbólico?

El juego debe ser la base de aprendizaje de cualquier niño.
A través de éste, se adquieren hitos únicos de tal manera que aprenden casi sin percibirlo, sin ser conscientes de todo lo que les aporta esta acción.

El juego es el motor del niño y por ello es su herramienta de descubrimiento, ensayo, prueba, error, adquisición, acierto, creación, experimento, sentimiento… El juego lo es todo para el niño. Le hace sentir, imaginar, empatizar, comprender, ser, vivir y disfrutar, de mil maneras diferentes de una misma acción. Le permite explorar, emocionarse y sumergirse en cualquier personaje que su imaginación cree.
Y nuestro papel como adultos, es favorecer estos momentos de juego y propiciar situaciones de juego libre, sin estructura, organizado por el niño, donde nosotros nos convirtamos en uno más y nos dejemos guiar por los más pequeños.IMG_9228La mente del niño no está condicionada por tantos factores y vivencias como la del adulto, por lo que su imaginación es más amplia y libre. Es indudable que esto enriquece su juego y puede ser muy positivo para nosotros imitar sus conductas y dejarnos guiar por sus ideas de juego.

EL JUEGO SIMBÓLICO
El juego simbólico comienza hacia los dos años y se desarrolla a lo largo de toda la infancia, siendo una herramienta de aprendizaje muy potente.
El juego simbólico permite al niño expresar y comprender emociones, enriquecer las capacidades lingüísticas, adquirir valores, empatizar, ponerse en el lugar y el papel de otros, e imaginar y crear todo lo que su capacidad le permita.IMG_9215

Y ¿cómo podemos favorecer el juego simbólico?
Con materiales cotidianos, del día a día, con los que los niños puedan imitar, recrear o elaborar situaciones habituales de su entorno más cercano: el colegio, la familia, la compra, el médico, la peluquería…

Uno de los mejores materiales, de los que más nos gustan y usamos habitualmente, y que nos invitan enormemente a desarrollar este juego son las comiditas.IMG_9224No sólo porque sea un material que se puede emplear para jugar a comer, sino porque además pueden servir para jugar a los restaurantes, las familias, la compra, el colegio y todo lo que la imaginación permita.IMG_9229Y si además unimos este juego a un material tan beneficioso como es la madera, ya es para mí el juego perfecto.

Las comiditas han sido desde siempre uno de los mejores juegos de infancia. Jugar a comprar la comida, a prepararla, repartirla en platos, hacer que la comemos, expresar si está fría o caliente, buena o mala, si nos gustan o no los alimentos, del color que son, si huelen bien o no, las cantidades… Todo este juego es realmente completo en cuanto al aprendizaje que reporta, además de ser súper divertido y atractivo para niños desde los dos añitos.IMG_9221Además el juego simbólico permite expresar y canalizar situaciones vividas, donde nosotros como adultos podemos hacer el papel de niños en el desarrollo del juego y recrear situaciones del día a día en la familia, para ofrecerle al niño la oportunidad de resolverlas, de ser él el que gestione los momentos de conflicto.
Gracias a estas oportunidades los niños empatizan y adquieren herramientas para nuevas situaciones en familia.IMG_9235No se trata de imitarles ni de hacer burla, ya que este jamás sería el fin, sino de exponerles ante situaciones semejantes a las que vivimos en el día a día, como cuando no quieren probar nuevos alimentos, o no quieren ayudar a poner y quitar la mesa, por ejemplo.
De este modo dan respuesta a sus propios conflictos y nos muestran otro modo de responder a ellos.IMG_9222Además estas comiditas de Melissa&Doug pueden potenciar la adquisición de nuevo vocabulario, ya que nos dan la oportunidad de conocer nuevos alimentos, aprender a describirlos e invitar a probarlos.
Y uno de los principales valores que enseñan estas comiditas, es a separar los alimentos por categorías y aprender los grupos alimentarios: lácteos, proteínas, hidratos o cereales y frutas y verduras.

Además, favorecen la motricidad fina de los peques, ya que podemos aprender a cortar con el cuchillo de madera cada uno de los alimentos, sobre la tabla que traen.IMG_9223Incluso los más pequeños, aprenden a usar sus manitas con calidad, fuerza, precisión en su agarre para separar las piezas entre sí del velcro, por lo que fomentan la coordinación óculo-manual.IMG_9231Aprenden a soltar y agarrar, a coger, meter y sacar.
Estimulan el tacto, la vista, la atención y la permanencia en una misma actividad, potenciando la constancia y la persistencia.

En las comiditas que podemos cortar y unir con velcro, además estamos potenciando la capacidad de abstracción, las habilidades viso-espaciales y la creación del niño, donde adquirirá la manera de aprender a construir de nuevo cada alimento con sus piezas tras haberlo cortado.

Este material potencia también la autonomía del niño, enseñándole a guardar cada alimento en su caja correspondiente. Las cajas en las que vienen los alimentos para guardarse se pueden emplear como compartimentos o espacios para crear un mercado o almacenar la comida como si fuera una despensa o una nevera, como veis en las fotos.

Como veis, podéis escoger entre comiditas enteras o comiditas para cortar, dependiendo de la edad de los peques, de vuestros gustos y necesidades.
He querido mostraros ambas porque creo que las dos son realmente maravillosas.
Además del material, de la calidad, los colores, la relación tan sana que establece el peque con la comida saludable y la oportunidad de un juego de toda la vida, sin estímulos extras, invitando al niño a ser él quien cree e imagine, elaborando su propia historia de juego.IMG_9225Puedes adquirir ambos sets de comiditas en Dideco, además usando el código ATTEMPRANA al comprar en su tienda online, podrás adquirir un 10% de descuento.

* Se venden por separado. Un set incluye los alimentos variados de las cuatro categorías alimentarias y  el otro set incluye los alimentos variados para cortar.
* Post en colaboración con Dideco. Sólo testo y escribo de aquello que me gusta y realmente recomiendo.

En la piel de Almudena y Aitor

Hoy volvemos con una nueva historia de esas que dan sentido a esta comunidad, que estamos creando entre todos, este blog dedicado a la Atención Temprana y la infancia.

Este espacio está abierto para todos vosotros, para que podáis contar vuestra experiencia, vuestra vivencia, el caso de vuestro peque, hablar de una enfermedad rara o buscar apoyo, como es el caso de Almudena, protagonista junto a Aitor de la historia de hoy.

Ella es madre de un niño de 3 años con posible diagnóstico de TEA y está buscando una red de apoyo en Ciudad Real, y me escribió para buscar gente en su misma situación, próxima a ellos, por lo que si queréis contactar con ella escribidme a mí a través del cuestionario de contacto del blog, y os pondré en contacto.

Con estas palabras nos deja ponernos en su piel y en la de Aitor:

Hola. Voy a contar mi historia un poco resumida porque es muy larga y algún detalle también se me escapará.

Actualmente Aitor tiene 3 años y medio.
Con un año y medio más o menos me empecé a dar cuenta que lo llamaba y no me miraba, apenas miraba a la cara y no empezaba a hablar, pero me decían lo típico de no te alarmes que es muy pequeño, así que no le di más importancia pero yo tenía sospechas de que algo pasaba.
Cuando empezó la guardería ahí ya me dieron la voz de alarma a la semana de empezar porque las cosas que hacía, al haber tantos niños destacaba mucho, él era muy observador, daba vueltas por la habitación, aparte de que seguía sin hacer caso cuando se le llamaba, sin comunicación visual y sin hablar.

Desde octubre del 2016 lo están tratando aquí en mi zona en atención temprana y la verdad que el cambio se está notando aparte de que la guardería también ha ayudado mucho.

Cuando empezó atención temprana nos aconsejaron que lo lleváramos al otorrino también para ver si tenía problemas de oído y también lo llevamos a la neuropediatra y ahí vieron que tenía rasgos del espectro autista y fue cuando ya me termine de derrumbar.

Hoy en día sigo teniendo también mis momentos de bajón porque tampoco tenemos un diagnóstico claro hasta diciembre que vamos a ir a un centro privado en Madrid pero también nos han dicho que hasta los 5 o los 6 años no te hacen un diagnóstico más específico.

Aitor no quiere probar alimentos nuevos, a mediodía siempre come triturado y no hay mucha variedad de alimentos sólidos que coma.

Ahora ha empezado el colegio y es como volver a empezar de cero adaptarse a la rutina, a los nuevos compañeros, a la tutora y a un sitio nuevo.

Me gustaría conocer padres que estén en nuestra misma situación o que hayan pasado por el principio de un diagnóstico para saber cómo lo han ido superando y que así me cuenten alguna experiencia porque no conozco a mucha gente por mi zona, Ciudad Real.

Muchísimas gracias de corazón.img_2765*Gracias Almudena por compartir tu historia con nosotros y en este espacio.

* Si como Almudena quieres contarnos tu historia, que nos pongamos en tu piel y podamos aprender y mirar a través de tus ojos, no dudes en ponerte en contacto a través del cuestionario de contacto, en la pestaña superior, o escribiéndome a [email protected]

Puedes descubrir más sobre este Proyecto, y sobre cómo colaborar aquí: https://atenciontempranayestimulacion.com/2016/05/16/me-ayudas-a-ponerme-en-tu-piel/

¿Calidad o cantidad?

Desde hace tiempo se ha abierto el debate entre estos dos conceptos: la calidad y la cantidad de tiempo que pasamos con nuestros hijos.

Resulta que hasta hace unos años, yo tenía unos argumentos diferentes a los que tengo ahora. Según pasa el tiempo observo que no todo es blanco o negro y que varía mucho de la rutina de cada familia, de las necesidades de cada uno y de cómo se organice y estructure cada núcleo familiar. Y por ello, quiero exponer mis argumentos por si pueden ayudaros y aportaros nuevas ideas.IMG_8693Cuando una familia me pide ayuda y recurre a mi para recibir respuesta a algún problema o terapia, escucho y acompaño sus necesidades, que no serán las mismas que las de ninguna otra familia y, por lo tanto, se resolverán de manera individual y única. Seguir leyendo