Diez cosas que una madre no quiere escuchar

Ya sabemos que la carrera más cursada es “opiniología” y que es más sencillo opinar que guardar silencio.

Cuando te quedas embarazada, todos son sentimientos y emociones de todo tipo. Puedes estar tremendamente feliz por lo que viene y al mismo tiempo enormemente nerviosa, con miedo, agobiada o incluso ansiosa.
Cada mujer y cada pareja es diferente y, por lo tanto, vivirán esta situación de un modo distinto.

Al comunicar a la familia, amigos, compañeros del trabajo y conocidos la noticia, habrá quienes te feliciten y se alegren por ti, quienes se limiten a darte la enhorabuena y quienes decidan dar su opinión libremente sin habérsela pedido:
– “Ah, que estás embarazada?, si pensé que no te apetecía tener hijos”
– “¿Estás embarazada? Pues duerme ahora que puedes, porque luego ya veras”
– “Pero ¿es buscado?”
– “¿Cuántos piensas tener?”

img_6507Y si el embarazo ya nos pone en advertencia de lo que a la gente le gusta opinar) y no callar), una vez que damos a luz, se abre la veda y llegan las miradas, las opiniones, los comentarios, los consejos no pedidos, y las frases que ninguna madre quiere oír.
Esas frases incómodas que no aportan nada positivo a la maternidad y nos molestan y hacen sentir incómodos.

Aquí os dejo las 10 mejores (o peores, según se mire):

1- “Disfrútalo ahora, que crecen rapidísimo”
No se vosotros, pero yo llevo tres años escuchando lo mismo. Y sí, hay una frase que dice “Los días son largos y los años son cortos”, y toda la razón del mundo; pero, ¿es necesario que cada vez que me encuentro a alguien me haga el mismo comentario? Llega un momento que es agobiante. Me da la sensación de que por mucho que trate de disfrutar los días, los momentos de juego, los baños, las comidas, parece que todo es poco. Ya sé que debo disfrutarlo y lo trato de hacer a diario. Soy consciente de lo rápido que crecen los niños y de que cada momento es único, pero la sensación de que el tiempo vuela y nada vuelve me hace sentir agobio.

2- “No te quejes. Es lo que tú has elegido”
Está claro señores. Sé que yo elegí ser madre, pero también tengo momentos de agobio y cansancio. Mis días tienen 24 horas, y en ellas realizó cantidad de cosas que me hacen sentir cansada y agotada en muchas ocasiones y, aunque adore a mis hijos, escuchar que ni siquiera puedo quejarme, me parece injusto y me molesta. Creo que todos tenemos derecho a quejarnos y a ser escuchados y si ya ponemos empatía en ello, sería lo ideal.

3- “Niños pequeños, problemas pequeños. Niños grandes, problemas grandes”
Supongo que es así. Pero yo ahora vivo mi presente, mi situación personal, la actual. No pienso en el futuro y en que mis hijos serán adolescentes y entonces pensaré “¿cómo me quejaba yo cuando eran bebés, si ahora salen de fiesta con sus amigos?”. La maternidad, como la vida en general, es muy particular. Cada uno piensa en su situación y trata de llevarla lo mejor posible, con sus más y sus menos.img_6504

4- “Pues tú sólo tienes uno, imagínate con dos/tres/…”
Pues creo que esto no es así porque hay familias que aunque tuvieran 12 hijos no sentirían agobio, estrés o sensación de superación. Hay quienes son más calmados o tranquilos, y no necesitan tantas horas de descanso y quienes, por lo contrario, necesitan dormir diez horas diarias para sentirse bien y se estresan más fácilmente. Lo que vale para ti, no vale para los demás y viceversa. Las comparaciones son odiosas.

5- “Déjale llorar que no le pasa nada. Llora para chantajearte”
La educación que cada familia elige dar a sus hijos es muy personal. Cada uno sabe por qué decide educar de un modo u otro y seguramente así lo hayan elegido por motivos argumentados y pensados. Por eso mismo, si una familia decide educar de un modo u otro, no somos quien para juzgarlo y criticarlo, y menos aún para atribuirle a un bebé capacidades que no tiene, como contaba en este post. Creo que la clave está en observar, acompañar y apoyar a los demás. Lo fácil es criticar.

6- “Pues mi pediatra dice lo contrario a eso”
Si hiciéramos caso de cada cosa que nos aconsejan nos volveríamos locos. Es mejor tener un profesional de confianza que sea quien nos guíe en cada duda que tengamos, para no sentirnos agobiados y desconcertados. Quizás para los demás puede haber servido algo, pero cada caso es único e irrepetible.img_6478

7- “Pues en mi época no se hacían las cosas así, ¡hay que ver cómo sois ahora!”
Gracias a todos los avances, estudios e información que conocemos, las pautas van modificándose, en todos los aspectos, no sólo educacionales sino también médicos, por ejemplo.
Yo considero fundamental que pensemos que como seres humanos estamos en proceso de aprendizaje durante toda la vida, y por eso podemos empaparnos de conocimientos a diario. De este modo podremos aprender incluso creyendo que ya teníamos conocimientos suficientes sobre algo. Todo avanza y cada día se descubren nuevos métodos, soluciones y modos que suplementan, complementan y completan los anteriores. La información es poder. Nadie tiene la verdad absoluta, esa es la clave.

8- “Creo que este/a niño/a se queda con hambre”
¡Qué frase tan habitual! Si tu peque se alimenta con pecho, si tiene cólicos, si no hace caca, si le das a demanda, si llora y no duerme del tirón, si se lleva las manos o los juguetes a la boca, si no gana dos kilos al mes, si … lo que sea, siempre aparece esta frase.
Aquí dudas, te sientes desconcertada y no sabes si confiar en lo que estés haciendo, en tu intuición, si aumentar las tomas, cambiar el modo o simplemente no escuchar a los demás. Vuelve a la frase número 6 y guíate por tu profesional médico de referencia.

9- “Pues ahora que ya tenéis dos ya habéis cumplido”
También existe la versión contraria. Quienes animan a que tengas un bebé tras otro. Pero una vez tienes dos y, más si son de diferente sexo, llegan quienes se empeñan en que cierres “el chiringuito”, porque tu misión en la vida ya está completa. El caso es opinar, ¿no?

10- “¿Aún duerme con vosotros/ Duerme ya solo?”
Esto es muy habitual. Si duerme ya solo siempre habrá a quien le parezca pronto y de despreocupada. Y si duerme en la misma habitación que vosotros, muchos te dirán que si vais a estar durmiendo hasta los quince años juntos.
Aquí lo importante es dormir. El cómo, dónde y con quién es lo de menos. Lo importante es cuánto y cuándo: mucho y a todas horas, a ser posible.img_6509En conclusión, la maternidad ya es complicada de por sí. Por lo tanto, qué mejor que apoyarnos y entendernos y, si eso nos cuesta mucho, bastará con escuchar y asentir, sin complicarnos los unos a los otros más de lo necesario.
No me cansaré de hablar de empatía, siendo capaces de ponernos en la piel del otro, sin criticarle, sino tratando de comprender por qué hace o no algo y cómo es su modo de ver las cosas.

Cada familia tiene su bagaje y esto es lo que les hace educar de un modo u otro. No es sencillo criar, educar, acompañar y resolver cada día los aspectos de la maternidad y la paternidad, por eso hagámoslo más sencillo y vivamos y dejemos vivir.

¿Se te ocurre algo más que no querrías escuchar? ¿Hay alguna frase que te han dicho que no te habría gustado oír?

6 comentarios en “Diez cosas que una madre no quiere escuchar

  1. Laura Fernandez dijo:

    Ay Alejandra, cuanto opinologo y cuanto me arrepiento de haber opinado tan a la ligera antes de ser mama. E incluso siendolo, aunque cambié el tono. Ya solo opino si preguntan.
    A mi me toco tambien la de, ¿Pero vendrá tu madre a ayudarte no? Que el primer mes es durisimo!
    Pues mira no, solitos los 3 y tan agusto.
    Y añadiría la respuesta a todo: Me he informado y a nosotros nos funciona asi que….
    O mira, cuando estás harta ya de todo….pasar directamente.

    Instinto y amor. No hay más. Bueno si, información y actualizada pero sin agobiarse.

    Le gusta a 2 personas

  2. arual0880 dijo:

    Yo soy madre de dos niños varones y tengo una frase que cada vez que me la dicen tengo que respirar profundo antes de contestar: “¿Y no vas a por la niñaaa?” A lo que yo respondo con una sonrisa: “No señora con mis dos niños ya tengo bastante” En fin… 😉

    Le gusta a 1 persona

  3. Raquel dijo:

    Y esa de… Yo no soy padre/madre, pero si lo fuera, desde luego lo que no haría….
    Odio totalmente el consejo de esas personas que se creen con poder de hacerlo sin ni siquiera ser padres. Pfffffff

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s