Descubriendo “La ovejita que vino a cenar”

¡Cómo me gusta descubrir nuevos cuentos y poder contaros mi experiencia y la de mis peques con ellos!

Hoy quiero hablaros de “La ovejita que vino a cenar” está escrito por Steve Smallman e ilustrado por Joelle Dreidemy. Es de la editorial Beascoa.

IMG_0347

Este cuento es un best seller y no es para menos, ya que es un relato lleno de magia con una historia sencilla, de fácil lectura y compresión y, con un componente emocional muy latente.

DESCRIPCIÓN

Había una vez un lobo que estaba harto de cenar sopa de verduras cada noche.

Por sorpresa una ovejita llamó a su puerta justo a la hora de cenar, algo que encantó al lobo.

Ésta estaba muerta de frío y el lobo pensó que no podría cenarse a una ovejita fría, ya que la cena fría no le gustaba.

Al oír sonar las tripas de la oveja, pensó que no podría comérsela, ya que le podría causar una indigestión. Ante lo que le dio una zanahoria.

Al comerse rápido la zanahoria, la oveja comenzó a tener hipo y el lobo no quería comerse a una oveja con hipo, ya que él también lo tendría.

Trató de quitarle el hipo de mil maneras hasta que finalmente cogiéndola en brazos la oveja se quedó dormida.

IMG_0346

El lobo tenía una extraña sensación, ya que era la primera vez que su cena le abrazaba. Esto le hizo perder el apetito.

Se sentó con ella en brazos y se dio cuenta del tiempo que hacía que nadie le abrazaba. Y de lo bien que olía la ovejita. Un motivo más para no poder cenársela.

La oveja abrió los ojos y besó al lobo, agradeciéndole lo que estaba haciendo por ella, cuando el lobo gritó “¡No es justo!”. El lobo tenía sentimientos contradictorios. No podía estar abrazando a su cena. Así que abrigó a la oveja y la echó de su casa pensando que si se la comía se arrepentiría.

La oveja no entendía nada de lo que estaba pasando. Ella sólo quería entrar en la casa y estar con el lobo. Llamó a la puerta varias veces y el lobo incluso se tapó los oídos para no escucharla.

Después de un rato solo, el lobo empezó a pensar en lo que podría estar sucediéndole a la oveja. Pensó en el frío, en la oscuridad, en la soledad, el miedo…

Esto le hizo salir en busca de la oveja, la cual no aparecía por ningún lado.

Tras un rato buscándola, el lobo regresó a la casa y allí la encontró, junto a la chimenea, esperándole, con una gran sonrisa y un fuerte abrazo.

Ambos se unieron y lo celebraron, cenando juntos la rica sopa de verduras.

IMG_0348

VALORES

Ante todo quiero destacar la magia del relato, la sencillez de la historia y la gran cantidad de valores que transmite.

Para mi este cuento es realmente esencial en toda biblioteca infantil e incluso adulta, ya que cada día diferencio menos entre una edad u otra, porque la literatura infantil es capaz de enseñarnos valores y moralejas más profundas incluso que la adulta.

El valor más destacado para mi es el de la empatía, ya que está presente de principio a fin, el cual me encanta tener latente siempre en la educación con los peques.

La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar del otro, sintiendo sus emociones, su estado, sus sentimientos y actuando en consecuencia de ello. Esto lo hace el lobo a lo largo de todo el relato.

Al inicio del relato le sale su parte menos racional, más mamífera y animal, instintiva, donde quiere comerse a la oveja. Pero poco a poco piensa y razona, y sobre todo empatiza con ella, y se da cuenta de que no puede comérsela, porque tiene frío, hambre, hipo, se siente sola, necesita cariño y compañía.

El lobo razona y medita. No actúa de manera instintiva. El cuento nos enseña a valorar los pros y los contras de nuestras acciones.  A tomar decisiones consecuentemente, pensando lo que hacemos.

Es importante ser reflexivo y no impulsivo en la mayor parte de nuestras acciones y toma de decisiones.

Además gracias al relato aprendemos a compartir. Disfrutando de estar con otros. Mostrándonos lo positivo de compartir espacio, comida y objetos con los demás, además de sentimientos.

El cuento nos muestra que los estereotipos pueden cambiar y ser modificados. Que el lobo no tiene que ser necesariamente malo y la oveja buena, sino que las ideas preconcebidas pueden ser diferentes.

El valor de la amistad y el cariño y las muestras de afecto son muy importantes en el relato, ya que muestra que aún siendo lobo, también necesita afecta y sentir el abrazo o el cariño de la ovejita., igual que le sucede a ésta.

El final del libro nos muestra que lo importante no era la cena, sino la compañía y lo que ésta le hacía sentir. Nos hace reflexionar a cerca de las prioridades de la vida y las verdaderas necesidades que tenemos o nos hacen sentir mejor.

En cuanto al vocabulario empleado, es rico, variado y sencillo. Haciendo que pueda comprenderse a partir de los tres años y sea llamativo para niños de hasta ocho o nueve.

La lectura potencia la atención, la permanencia en una misma actividad, la capacidad comprensiva y la memoria del niño.

IMG_0349

 

PRÁCTICA

En mis sesiones lo hemos estado empleando en grupos reducidos de 3-4 niños de tres a seis años, ya que a ciertas edades empatizar con el resto del grupo es realmente complicado, y se tiende a rivalizar e intentar destacar sobre el otro tratando de menospreciar o hacer más pequeño al de enfrente, en lugar de destacando los valores positivos o uniéndonos todos para hacernos más fuertes.

Por eso, hemos trabajado junto a este ejemplar, explicando la importancia del juego en grupo, de aceptarnos tal y como somos y de ponernos en la piel del otro como se hace a través del juego simbólico o la representación de papeles.

A veces realizando papeles de este tipo los niños son capaces de entender ciertas conductas de los demás que antes han criticado o han rechazado.

Es decir, si le explicamos a un peque que un niño ha hecho algo por cómo se ha sentido y le hacemos ponerse en su situación, será más capaz de comprenderle y aceptar su conducta, como hace el lobo con la oveja en el relato, cuando piensa en el frío, el miedo o la soledad que estará pasando al haberla echado de su casa.

Es muy positivo realizar preguntas a los niños sencillas sobre lo que ellos harían en cada momento de la narración según leemos el cuento, ya que habrá variedad de opiniones y podremos sacar distintos argumentos y finales para el relato. Y de este modo todos estarán atentos a la historia y se sentirán parte activa de la misma.

Fomentar la participación y la espontaneidad del niño es esencial en la infancia, para que aprenda a formar parte del grupo, se sienta importante y necesario, haga crecer su imaginación y potencie su memoria y capacidad expresiva.

Todo ello favorece el lenguaje compresivo y el expresivo y la capacidad narrativa.

 

¿Y VOSOTROS NO ESTÁIS DESEANDO LEER ESTE PRECIOSO CUENTO? ¿CONOCÉIS ALGÚN OTRO TÍTULO QUE FOMENTE VALORES SIMILARES? ¿EMPLEÁIS EL LIBRO JUGANDO DE ALGÚN OTRO MODO?

 

*Si queréis podéis disfrutar de un ejemplar en la web de Dideco y Además con el Código ATTEMPRANA podéis obtener el 5% de descuento en la web al comprarlo.

Su precio es de 13.95€

http://www.dideco.es/producto/la-ovejita-que-vino-a-cenar/

 

 

 

 

 

 

 

4 comentarios en “Descubriendo “La ovejita que vino a cenar”

  1. Cincolobitos dijo:

    Lo tengo en la wishlist desde hace tiempo, aunque queda ahí hasta su cumple. Para Reyes pedimos Elmer, La mágica caja amarilla y algún título que aún no he decidido de un autor que también le gusta mucho ( por las ilustraciones) Eric Carle; no me decido aún. Tiene the very hungry caterpillar y le encanta; aunque esta vez ya sé que debo escogerlo en español.

    Rompiendo estereotipos acerca del lobo también está ” Que llega el lobo” ( mucho más básico que este que comentas). Varios animales piden a Gran ciervo que les deje entrar en casa porque viene el lobo; y al final resulta que le han preparado una fiesta al lobo porque es su cumpleaños. A mí peque no es que le entusiasme, y me di cuenta que la “sorpresa” final no le hacía gracia salvo porque cantamos cumpleaños feliz; y entonces caí en la cuenta que no puede apreciarlo puesto que no conoce el estereotipo, estos días le compré Caperucita Roja, aunque de momento no le llama la atención y no he conseguido terminarlo. No sé si he sido la única en cometer este error; a veces queremos apartarnos tanto de lo tradicional y los tópicos que olvidamos que también tienen sus cosas positivas.

    Me gusta

    • Atención Temprana y Estimulación dijo:

      Pues si! Todos los títulos son ricos para los peques. Al menos bajo mi punto de vista.
      Creo que la lectura infantil es muy rica y el poder ofrecer nuevos títulos sean clásicos o no, les motiva y acerca a la pasión de la lectura. No crees? Un abrazo y gracias por tus recomendaciones y tu opinión! Un beso!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s