Materiales para la mesa de luz

Hace unas semanas os contaba aquí cómo realizar una mesa de luz de manera casera, y os exponía los beneficios de este material y sus posibles usos.

Tras este post sois muchos los que me habéis escrito para que os recomiende materiales para jugar sobre ella y para potenciar diferentes habilidades.

Lo primero de todo, os diré que la mesa de luz es un material que como ya os contaba, en sí mismo potencia la atención, la permanencia en una actividad o el contacto ocular, entre otras habilidades, por lo que podemos emplearla para leer simplemente un cuento sobre ella, imprimir imágenes y colorearlas, jugar con juguetes que no empleemos de manera tan habitual (tratando así de potenciar la atención sobre éstos), o con materiales propios para la mesa de luz como estos que os traigo hoy:

1CONSTRUCCIONES MAGNÉTICAS:
¡Estas construcciones son una auténtica pasada! Desde el principio ya sorprenden, ya que pueden emplearse tanto sobre una superficie de manera plana como de forma tridimensional.
Cada pieza está formada por plástico translúcido e imán, lo que hace que se unan fácilmente unas a otras y podamos experimentar de una manera muy diferente a lo que habitualmente estamos acostumbrados.IMG_4425¿A partir de qué edad lo recomiendo?
A partir de 3 años los niños estarán preparados para construir con estas piezas, pero siempre bajo supervisión, ya que contiene piezas pequeñas e imantadas.

¿Qué potencia este material?
Al emplearlo sobre la mesa de luz conseguimos que los colores se aprecien de diferentes tonalidades o gamas cromáticas. Además de este modo llama más la atención a los niños, y para aquellos peques que son más activos y permanecen poco tiempo en el mismo juego, encontraremos en estas piezas un material muy adecuado para trabajar y estimular estas habilidades. IMG_4423Capacidad de imaginación: podemos llevar a cabo mil formas diferentes, creando y desarrollando nuestra imaginación, nuestro pensamiento abstracto y nuestra creatividad.
Creación y construcción: los peques de 3 años desarrollan un juego de construcción muy rico que va aumentando según van creciendo, y es un material muy completo que puede crecer con el niño ya que al inicio realizarán construcciones en plano para más tarde acabar realizando formas tridimensionales o imitando construcciones más complejas.

Conocimiento de las formas geométricas: con este material aprenden formas y crean otras nuevas. Dependiendo de la edad del niño, podrán llevar a cabo formas más sencillas, como realizar un cuadrado con 4 palitos o un cubo, empleando 6 cuadrados, por ejemplo.

Series de varios elementos: con este juego podemos realizar series de formas o color, o de ambos criterios a la vez. Por lo que estaremos potenciando la atención, la discriminación, la adquisición de nuevos conceptos o la memoria.IMG_4426
– Es un material que desarrolla la capacidad viso- espacial, ya que el hecho de construir en 3D es algo a lo que nos estamos habituado y el peque deberá emplear el razonamiento, el espacio y la construcción para crear formas tridimensionales.IMG_4424
Fomenta la atención y la coordinación óculo- manual: el niño debe observar lo que hace con sus manos y permanecer atento a la actividad para elaborar sus construcciones. Esto hará que vaya permaneciendo cada vez durante más tiempo en la actividad, ya que recibirá compensación de ello en lo que realice.

2- BLOQUES TRANSLÚCIDOS: ¡un auténtico éxito!
Ya sabéis que soy una apasionada de los juguetes de madera y estos bloques son geniales.IMG_4430¿A partir de qué edad los recomiendo?
A partir de 6 meses siempre y cuando haya supervisión del adulto.

¿Cuáles son sus propiedades? ¿A qué puede jugar el peque con ellos?
Llevárselos a la boca: la etapa de bebé es exploración en todos los sentidos. Los peques conocen su entorno a través de la exploración a través de sus sentidos y la etapa oral es fundamental para poder aprender y descubrir el mundo. Por lo que a partir de los 6 meses de vida, ya habrá muchos peques que se lleven los objetos a la boca y este material puede proporcionar muchas sensaciones en ellos. Siempre bajo nuestra supervisión, por supuesto. IMG_4427Chocar entre sí: A partir de los 6 meses también empezaremos a ver cómo los peques empiezan a juntar sus manos en la línea media, es decir en el centro de su cuerpo, pudiendo así coger objetos con ambas manos a la vez, o dando palmas o chocando piezas entre sí. Estas construcciones de madera son perfectas para esto, ya que al chocar producen un sonido que no es molesto ni estridente.IMG_4434Destruir: ¿A qué niño no le gusta tirarlo todo? Hacia los 8 meses observamos cómo los niños disfrutan tirando objetos y viendo las consecuencias que esto tiene. Esto se debe a que han obtenido la permanencia de objeto y observar cómo al tirar algo cae o permanece en otro sitio. Por lo que es una buena etapa para que construyamos los adultos y ellos disfruten derribando. Así podemos potenciar la capacidad de espera y paciencia poco a poco.IMG_4433Apilar, equilibrar y construir: Tras haber cumplido el año y medio, observaremos como empiezan a construir cada vez con más piezas y mejor calidad. Poco a poco aprenderán a equilibrar las piezas entre sí para que no caigan, elaborando torres y otras construcciones que imaginen. IMG_4432Mirar a través de ellos y apreciar los colores: Al jugar sobre la mesa de luz, podemos observar cómo los peques disfrutan mirando a través de los bloques y sus colores, la luz que entra y pasa a través de ellos.
Como veis en la imagen, ellos unen varios bloques de distintos colores para ir probando y observando las diferentes tonalidades que van saliendo. Además con nuestra mesa de luz podemos cambiar el color de la luz y así también varía el color que emite cada bloque en sí.IMG_4429Crear minimundos y desarrollar juego simbólico: Si algo tiene de bueno este material, es que sus formas y colores invitan a imaginar y crear casi sin darnos cuenta.
Son unos bloques llenos de formas y color, lo que hace que el nino elabore historias, juegos y cree empleando su imaginación y el juego simbólico. IMG_4428Hacer series de varios elementos: También es un material que podemos emplear para reforzar aquello que se esté trabajando desde el cole como pueden ser las formas, los colores, las series de varios elementos, contar piezas, etc.

Experimentar con imaginación: Este juego puede servir para todo aquello que el peque imagine y además a nosotros nos ha servido para rodar, manipular, observar bichitos en la hierba, compartir, y ¡sobre todo disfrutar!IMG_4431

Os recomiendo que si aún tenéis duda os paséis por vuestra tienda Dideco más cercana y probéis estos juguetes con vuestros peques allí mismo y, a los que lo tenéis claro, podéis disfrutarlos aquí con un 10% de descuento introduciendo el código ATTEMPRANA a la hora de realizar vuestra compra!

*Post en Colaboración con Dideco, con opiniones reales.

Educar en la diversidad

Nos planteamos una clase con niños y pensamos siempre en alumnos iguales, de la misma edad, de familias estructuradas del mismo modo al nuestro, todos exactos o al menos parecidos a nuestro modelo. Pero, ¿qué hay de real en todo esto? Qué hay de ideal en este planteamiento? ¿Qué es lo mejor para el grupo?Lo habitual suele ser todo lo contrario y esto es de lo que trata el post de hoy: educando en la diversidad.

¿Qué beneficios tiene educar en la diversidad? ¿Qué aporta esta variedad? ¿Por qué debemos dar distintos modelos y no uno solo al niño?

Es un tema que desde mi campo, la educación especial y la atención temprana, realmente me preocupa y me hace involucrarme.Creo que en la sociedad todos aportamos y lo que nos enriquece de los demás es aquello que nosotros no tenemos, ¿no os parece?

Aspectos como la empatía, la creatividad, la imaginación, el pensamiento o el enriquecimiento se dan gracias a la diversidad.

Os lo cuento y os espero en este post en mi nueva colaboración con el blog de Tutete.

No dudéis en compartir y comentar vuestras experiencias.