Caries de biberón

Hoy quiero hablaros de la caries de biberón o caries de primera infancia o caries del lactante.
Es una afección en los dientes debido al contacto de azúcares de forma prolongada en la boca al usar el biberón para dar zumos, refrescos con azúcar, infusiones u otros azúcares, como al untar el chupete en miel u otros.
Esta continua exposición de los dientes o las encías con el azúcar provocan que al estar el líquido en contacto con éstas durante tiempos prolongados, haga que las bacterias habituales en la boca conviertan el azúcar en ácido y éste disuelva el esmalte paulatinamente hasta formar la caries.
Normalmente se observan primero afectados los incisivos superiores con unas pequeñas manchitas blancas hasta que más tarde se observa la caries y se puede llegar a afectar el resto de la boca.
Para prevenir este problema, es esencial tener en cuenta unas pautas sencillas:
– Los zumos u otros líquidos que contienen gran cantidad de azúcares deben darse con cuchara y no en biberón, para prevenir el contacto continuo de éstos con la boca. Así evitaremos que el líquido azucarado permanezca durante tiempos prolongados en contacto con las encías o los dientes.
– Debemos dar el biberón con leche durante un rato, controlando los tiempos, sin dejarle al niño con el biberón como si fuera un juguete. Ya que la leche también contiene muchos azúcares y los niños que van continuamente agarrados a un biberón se exponen más al problema y tienen más probabilidades de padecerlo.
– De igual modo no usarlo para dormirles, sino que lo empleemos durante un tiempo adecuado, ya que la leche se queda en la boca mucho rato y provoca la afección.
No untar el chupete en azúcares como miel, caramelo, leche condensada u otros. Esto hace que el alimento permanezca mucho rato dando vueltas en la boca.
– Mantener una higiene adecuada a cada edad. Existen cepillos de dientes para todas las edades, incluso sólo para encías, por lo que es importante tenerlo en cuenta y limpiar las encías o los pequeños dientes con cierta regularidad para prevenir los problemas e inculcar una correcta higiene bucal.
– Comenzar a usar tazas con boquilla, vasos u otros recipientes para beber desde los seis meses, introduciéndolos poco a poco para que el pequeño se acostumbre a ellos, ya que por sí mismo va a tender a usar el biberón que le resulta más sencillo.
– Si observamos alguna mancha o pérdida de esmalte en la boca del niño, acudir al especialista (0dontopediatra o dentista) lo antes posible para que observe y de respuesta al problema.
Varios estudios demuestran que los niños que tienen dientes de leche sanos y cuidados, tienen mayor probabilidad de tener dientes definitivos sanos y que duren mayor tiempo.
img_2854
Por todo ello, tomemos responsabilidad de la salud de la boca de nuestros pequeños y seamos consecuentes con la alimentación que les demos y el modo de dársela.

2 comentarios en “Caries de biberón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s