La llegada de un nuevo miembro a la familia

La llegada de un nuevo miembro a la familia siempre cambia todo, modifica nuestras rutinas y hace que tengamos que adaptarnos poco a poco, tanto la familia que ya estaba integrada como el nuevo miembro que llega.
Para un niño que siempre ha estado solo junto a sus padres, que ha sido hijo único hasta el momento, el cambio es muy grande y debemos hacer que lo viva como algo natural y como un momento de alegría, no como si de una pérdida de protagonismo se tratara.
Para ello debemos anticiparle desde el momento que elijamos en el embarazo y sobre todo teniendo en cuenta la edad del niño y su capacidad de comprensión.
Es importante contarle desde una visión realista lo que va a ir sucediendo poco a poco. Es fundamental no agobiar al pequeño con el mismo tema a diario y tratar de no estar insistiéndole con esto de continuo.
En algunos casos en los que insiste mucho a los niños, acaban aborreciendo el tema, no queriendo hablar de ello y haciendo que no escuchan a los adultos cuando se menciona.
El niño paulatinamente irá tratando el tema cuando se sienta preparado o tenga más curiosidad o cuando vea más evidente lo que le están contando (ver crecer las tripa de mamá, oír a otros hablar del tema, comprar cosas para el bebé…). Debemos darle su tiempo para que asimile, ya que si es muy pequeño le costará comprender cómo mamá lleva un bebé dentro y, más aún, comprender que va a venir un bebé a casa de verdad.
Una forma de acercar al niño a la realidad sin atosigarle es haciéndole sentir parte protagonista de este cambio. Podemos hacerle colaborar con lo que pueda, ayudando a preparar el cuarto del bebé, pidiéndole opinión sobre el nombre, yendo a comprar algunas cosas para el bebé con él y que escoja dentro de unas posibilidades…
Al llegar el día del nacimiento, podemos tener preparado un regalo para él, que le explicaremos que se lo ha traído el bebé. Esto suele funcionar muy bien con los niños, ya que esos días sufren muchos cambios, notan la ausencia de sus padres en la noche, ya que están en el hospital, sienten que todos prestan más atención al bebé… No sólo con un regalo se sentirán más presentes, pero puede ayudar a que perciban a su hermano de manera más positiva.
Es muy importante que a partir de este momento le demos su tiempo para comprender y asimilar el cambio, sin agobiarle ni estar constantemente diciéndole cosas relacionadas con el nuevo bebé.
Podemos hacer que se sienta protagonista pidiéndole ayuda para cambiar al niño, que nos traiga el pañal, nos ayude a tirarlo, nos acompañe a tareas que el bebé no puede, como ir a las compra, ayudar en las cocina…
Y, sobre todo, darle un rato a cada hijo de manera individual, para hacer lo que él elija, que escoja lo que quiera y disfrute de papá y mamá de forma exclusiva.
En conclusión, la situación debe afrontarse con naturalidad y tranquilidad, pensando en disfrutar de cada momento y dándole a cada uno el espacio que se merece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s