Nos quedamos en casa pero, ¿cómo sobrellevarlo con niños?

Debido al estado de alarma por pandemia por coronavirus en nuestro país, muchas familias llevan encerradas en casa desde hace días.

Esto supone una situación excepcional y novedosa para todos y todas, que nos descoloca y nos hace salirnos de nuestra rutina habitual.

Si para los adultos ya es complicado gestionar esta nueva situación, para las niñas y los niños no deja de ser difícil y en ocasiones incluso desbordante.

¿Qué podemos hacer para sobrellevar mejor esta situación?

  • Lo primero que puede ser de gran utilidad es aceptar, como adultos, que este momento es real y debemos afrontarlo. Sé que es complicado y sentimos que nuestras vidas se paran y no somos nosotros quienes elegimos qué hacer con ellas. Nos han privado de nuestra libertad que es uno de los mayores privilegios en nuestras vidas, pero por el beneficio de todos y todas, lo importante y estrictamente necesario es QUEDARSE EN CASA.
  • Debemos buscar las palabras adecuadas para explicarles a nuestros hijos e hijas qué está sucediendo, de una manera calmada y con un lenguaje sencillo, que comprendan. Es importante mostrar seguridad y tranquilidad, y transmitir que todo va a pasar y no hay que preocuparse, solamente seguir la recomendación principal de estar en casa.
  • Nos puede ser de gran ayuda establecer una rutina diaria, tal y como llevamos a cabo cuando salimos a trabajar o al colegio, haciendo una planificación semanal donde de lunes a viernes realicemos una rutina y el fin de semana tengamos otras actividades diferentes.ezy-watermark_16-03-2020_09-16-36p.u00a0m.
  • Podemos elaborar una agenda o diario, como os contaba aquí, donde escribamos cada día lo que hemos hecho y cómo nos sentimos, dejando constancia de este hecho histórico que todos estamos viviendo, además de dejar aflorar así nuestras emociones y expresarlas como manera de canalización.
  • Buscar un rato de tiempo libre para cada uno, guardando un espacio de nuestra casa para ello, y haciendo de éste el recreo necesario. Puede ser un pequeño balcón al que salgamos a tomar juntos el aire, o ver pajaritos, terraza o patio particular el que disponga de ella, o el cuarto de jugar, salón o baño. Si nos es posible diferenciar los espacios de juego de los espacios de trabajo, será más sencillo desconectar y generar diferentes ambientes.
  • Hacer una actividad diferente y extraordinaria cada 3-4 días, como por ejemplo, hacerle una fiesta a uno de los miembros de la familia, comer algo que hace mucho que nos apetecía, celebrar una fiesta temática (hawaiana, años 80, disfraces…), bañarnos juntos en la bañera, cocinar una tarta o sacar la purpurina que tanta ilusión les hace a los niños y niñas.ezy-watermark_16-03-2020_09-17-59p.u00a0m.
  • Es de gran ayuda vivir en el ahora y en el hoy. No nos beneficia en nada estar pensando en el tiempo que nos queda de encierro en casa. Ya que esto nos provoca ansiedad y angustia. Hay que tratar de vivir en el hoy y en el ahora, pensando en que cada día es un día menos y toda esta situación es una oportunidad de parar nuestras vidas aceleradas, donde a veces por unas razones u otras no tenemos tiempo ni de darnos un abrazo diario. Somos referente para nuestros hijos e hijas y debemos mantener la calma y la seguridad, para trasmitírsela a ellos.
  • Es tiempo de juegos, manualidades, aprendizajes y experiencias. Es decir, cada día podemos dedicar tiempo a aprender nuevos conocimientos, a empaparnos de los que están adquiriendo nuestros hijos en sus colegios, involucrándonos más en su aprendizaje. También podemos favorecer la creatividad en familia realizando manualidades, jugando a juegos de mesa o cocinando juntos. Esto puede potenciar la colaboración de todos en las rutinas que antes realizaba uno solo. Por ejemplo, nuestros hijos pueden aprender a ser más autónomos en casa y colaborar más en las tareas de la misma, siendo más conscientes del trabajo que esto conlleva. Nosotros seremos más conscientes del trabajo que nuestros hijos realizan en el colegio y ellos del que nosotros hacíamos en nuestra oficina. Al final todos vamos a ver de una manera más real lo que hacía cada miembro de la familia y esto nos va a unir.ezy-watermark_16-03-2020_09-17-16p.u00a0m.
  • Si jugáis, no dudéis en compartir en vuestras redes vuestra manualidad, actividad o juego mencionándome (@melusalejandra) con la etiqueta #jugarentiemposdecoronavirus y compartiré en mis redes para que todos hagamos comunidad.
  • Esta situación es una oportunidad de aprendizaje y quizás de cambio. Puede suponer un antes y un después para todos. Simplemente en nuestra economía, en nuestra manera de consumir, se va a ver reflejado. El hecho de estar encerrados no nos permite salir a comprar caprichos, cromos o juguetes, ropa u otros objetos. Esto también nos hará ser más responsables cuando volvamos a salir a la calle, dando valor a nuestra libertad por encima de lo material.

Seguir leyendo

Adaptación escolar

La adaptación escolar es un concepto relativamente reciente en nuestra sociedad.

Se están empezando a ver cambios cada vez más evidentes en muchos centros escolares y escuelas infantiles, aunque debido a la falta de posibilidad de conciliación e incluso a la ausencia de concienciación sobre las necesidades reales de los niños y niñas, son muchos los que aún no pueden llevarla a cabo o no creen que la adaptación escolar sea necesaria.

En este Post en colaboración con el Club de Malasmadres te cuento por qué es necesaria la adaptación, cómo es efectiva hacerla y por qué debemos escuchar las necesidades de nuestras hijas e hijos, para poder lograr una adaptación efectiva.

Te adelanto que el truco siempre está en nosotros, nuestra empatía, cariño, respeto y acompañamiento.

¿Quieres saber más sobre adaptación escolar? Te animo a leer mi post y a dejarme tu opinión para que podamos compartir experiencias.

Periodo de adaptación

El periodo de adaptación se refiere al tiempo y el proceso que necesita un niño o una niña para adaptarse a una nueva situación, como puede ser el inicio de un nuevo curso en la escuela infantil o en el colegio.

Llegado septiembre, son muchos los niños y niñas que comienzan una nueva etapa educativa y que van a emprender un nuevo camino lleno de experiencias desconocidas, con una nueva figura de referencia (maestros, auxiliares, especialistas, etc.), espacios desconocidos, rutinas diferentes y mucho más.img_7631Comenzar la escuela infantil o el colegio es un hito muy relevante para una niña o un niño pequeños, ya que supone grandes cambios a todos los niveles y lo desconocido puede implicar nerviosismo, miedo, intranquilidad, suposiciones y otros sentimientos o emociones que van de la mano del comienzo de una situación nueva.

Seguir leyendo

Cómo realizar una agenda visual y una tabla de recompensas

Si la semana pasada os hablaba de cómo realizar tablas de conducta para gestionar adecuadamente las emociones tanto en el hogar como en un aula, hoy os vengo a contar cómo podemos realizar una agenda visual para estructurar las acciones, los tiempos, las rutinas y el día a día de nuestros pequeños y además también os traigo una tabla de recompensas, que puede ser de gran utilidad.

1. Comenzaremos por la agenda visual, para realizarla nos basaremos en la comprensión y madurez del niño y elegiremos las acciones mas significativas del día para ponerlas en nuestra cartulina.

Podemos emplear pictogramas usando esta página empleando el buscador para encontrar las acciones o elementos que necesitemos.IMG_8387Para aquellos niños que estén empezando o veamos que necesitan más apoyo, emplearemos fotografías reales del niño, de su día a día y en ambos casos, utilicemos tanto pictogramas como fotografías, las colocaremos en orden de acontecimiento. Seguir leyendo

El periodo de adaptación al iniciar el colegio con 3 años 

Para muchos peques este año es el primero de cole y este cambio implica un proceso que lleva unos tiempos y un ritmo diferente en cada niño. Con tan sólo 3 añitos (algunos aún incluso con 2 años) tienen que integrar muchos cambios en poco tiempo para adaptarse a este nuevo hábito.

El periodo de adaptación es el tiempo que necesita un niño para asimilar las nuevas rutinas e integrarlas en su día a día, haciéndolas parte de su vida y algo cotidiano.Hay niños que necesitan tan sólo unos días para adaptarse al nuevo espacio, profesores, hábitos, horarios, amigos, normas…

Y, en cambio, otros necesitan semanas o meses para integrar todo este cambio como suyo. Seguir leyendo