Juego libre y desestructurado con cuencos y bolas

Cada día apuesto con más fuerza por materiales más sencillos y básicos, donde el verdadero protagonista del juego es el niño que manipula, siente, explora y juega.

El mundo está lleno de estímulos y la realidad es que todo lo que nos rodea es tecnología y ciencia, por lo que los niños tienen a su alcance muchísimos aparatos electrónicos, llenos de botones, sonidos, imágenes, luces y señales, que hacen de él en muchas ocasiones, un sujeto pasivo del proceso, la actividad o del juego.

La etapa 0-6 años es realmente sensible y son muchos los profesionales que recomiendan potenciar las herramientas y estrategias innatas en el niño en esta etapa, favoreciendo el juego libre, creativo y desestructurado, para así potenciar sus herramientas intrínsecas sin hiperestimular a los peques.IMG_0462Y ¿CÓMO PODEMOS HACERLO?

Se trata de escoger herramientas básicas, que potencian el juego libre, la creatividad y la proactividad del niño, más que cualquier otro fin.
Aquellos materiales que nos inviten a crear y pensar, a manipular, imaginar, ser parte del juego y protagonistas de él.IMG_0439Volver a nuestros inicios es beneficioso:
Según pasan los años, voy descubriendo elementos que van volviendo a lo más básico, a aquello que usábamos nosotros de pequeños o incluso nuestros padres. Lo más simple nos aporta grandes virtudes tales como:
– Potenciar la imaginación
– Elaboración de un juego libre y sin reglas cerradas
– Descubrir miles de posibilidades a través de la manipulación, los sentidos y la exploraciónIMG_0447– Favorecer la creatividad y el juego espontáneo
– Dar rienda suelta a nuestra inteligencia y razonamiento
– Ser parte fundamental del juego y protagonista de éste
– Resolver las situaciones que surjan del juego espontáneo
– Aprender a elaborar un juego nuevo cada díaIMG_0461LA CLAVE DEL ACIERTO
En muchas ocasiones me preguntáis cómo poder escoger materiales que duren y permanezcan en el día a día del peque, ya que tienden a olvidarse rápidamente de los materiales y rápido pasan a ser abandonados entre cajones y estanterías.
Se trata de tener lo mínimo posible, sabiendo escoger muy bien dentro de todo lo que se nos ofrece.
Además es importante poder colocar los materiales a su vista y alcance, para potenciar su uso y las oportunidades de juego.IMG_0455Tenemos que pensar en escoger juguetes que realmente tengan muchas funciones, y que a ser posible potencien el juego libre y desestructurado, ya que es lo que el peque en estas edades necesita.

Un gran ejemplo de ello son los materiales de Grapat, que podemos encontrar en Tutete, hechos a mano, con elementos naturales, cuidando su elaboración, las sensaciones que proporcionan sus materiales a los sentidos y centrados en el juego libre y sin estructura.IMG_0453Tenéis gran variedad donde escoger, dependiendo de la etapa en la que vuestro peque esté, si está en un momento de movimiento y exploración, si está aprendiendo a sacar y meter, a asociar entre número, cantidad o color, si está mejorando su motricidad fina o está en un momento de explosión del juego simbólico.

A su vez son materiales que no tienen edad ni momento, que pueden usar los peques durante toda su infancia para multitud de oportunidades.

Os voy a mostrar nuestra última adquisición:

Se trata de los cuencos con pelota de Tutete de la marca Grapat, todos ellos realizados en madera y pintados de manera artesana, proporcionando un tacto único y una calidez increíble. El simple hecho de tocar las piezas ya nos transporta a la infancia y a esa sensación de jugar en el pueblo, con palos y piñas, ya que su olor es único y a mí me recuerda un poco a esos días de viajes a la sierra o la casa del pueblo.IMG_0451Las pelotas son un elemento muy básico que nos permiten desarrollar cantidad de objetivos. Estas caben en una mano y son perfectas para el agarre, la motricidad fina, favorecer la coordinación óculo-manual, la puntería, el lanzamiento o el rodamiento, el cucú- tras escondiendo la bola dentro de los cuencos, aprendizajes como dentro o fuera, vacío y lleno, arriba o abajo, izquierda y derecha, o potenciación del juego en grupo y todo lo que nuestra experiencia nos permita imaginar.

Los cuencos en sí mismos nos permiten desarrollar un juego simbólico muy rico, siendo platos, vasos, elementos de las cocinitas, las casitas de las bolas, cubiletes, gorros o instrumentos musicales.

Empleando todo el material de manera conjunta aparecen elementos y riquezas tales como:
– La asociación entre colores/ formas
– La posibilidad de conteo y numeración
– Poder favorecer la permanencia de objeto ocultando la bola dentro del cuenco y esperando a que el bebé lo descubra, hacia los 9 meses
– Trabajar la atención, escondiendo las bolas bajo los cubiletes y esperando a que el niño destape, observando si estuvo o no atento IMG_0440– La memoria, siendo capaces de esconder bolas y cubiletes de distintos colores, esperando a que recordemos dónde estaba cada una
– La posibilidad de apilar los cubiletes entre sí para formar torres, jugando a destruir y construir, apilar en equilibrio o por turnos
– Potenciar el orden, la alineación, la armonía entre color, forma, gama cromática…
– Favorecer la creatividad tanto del niño como del adulto, acompañándole en su juego, esperando a que él sea quien elabore e imagine, siguiendo nosotros sus pautas y propuestas

El juego de cuencos y bolas que podéis encontrar aquí. Es perfecto para peques a partir de 8 meses, ya que es cuando ya pueden sentarse solitos y manipular con sus manos, abrir y cerrar los cuencos, meter y sacar las bolas, agrupar, derribar y construir.

Más allá del año veremos cómo comienzan a realizar juego funcional, haciendo que comen de los cuencos o imitando conductas del día a día que ven en los adultos o en otros niños.

Aquellos peques que pasen del año irán ampliando su capacidad de juego y tendrán la oportunidad de elaborar todas las posibilidades de juego mencionadas, siendo éstas infinitas.

Lo que en definitiva nos muestran este tipo de materiales, es la posibilidad de tener una herramienta de juego sencilla, donde el peque elabora el juego en su totalidad, partiendo de sus capacidades, su momento evolutivo y su desarrollo en las diferentes áreas.

Es un juego que crece con el peque y perfecto para compartir entre niños de diferentes edades.

¡Espero que os guste tanto como a mí y os animo a buscar este tipo de materiales a la hora de elaborar vuestra carta a los Reyes Magos o a Papá Noel este año!

¡Usemos más la creatividad y las herramientas que traemos de base!

Y tú, ¿empleas materiales sencillos y de juego libre? ¿Favoreces la creatividad y la imaginación de tus peques dentro del juego? ¿Conoces materiales similares?

*Post en Colaboración con Tutete- El producto acaba de agotarse pero ya está en camino y volverá a partir del 20/11/17. Os recomiendo para un juego similar los cuencos y las bellotas. ¡GRACIAS Y DISCULPAD LAS MOLESTIAS!

Favorecer la Inteligencia Emocional jugando

Si hay un tema al que doy especial importancia y valor en este espacio, es al desarrollo emocional.
Poco a poco se va poniendo más foco sobre ello y se van teniendo más en cuenta las emociones a la hora de criar, educar y transmitir valores a nuestros peques, esperando que en un futuro próximo la educación emocional sea una materia más que impartir y ofrecer en escuelas y colegios desde la primera infancia hasta la edad adulta.

El ser humano se mueve por sus emociones, por lo que siente, lo que va descubriendo y percibiendo de cada entorno, acción, persona…
Por todo ello, si comenzamos a trabajar las emociones desde que un bebé nace (o incluso antes), podremos ir sembrando un aprendizaje de valor para el resto de su vida.

Una de las herramientas que mejor funcionan, y que más les gustan a los peques, son los materiales y juegos que están diseñados para potenciar y trabajar las emociones, verbalizarlas, identificarlas y tratarlas.

Hoy me gustaría mostraros dos de estos materiales que estamos empleando y funcionan realmente bien.

EMÖTIÖ

Es un juego de mesa, creado por la psicóloga Marta Miguel y diseñado por Judith Ballester.
Es un material pensado para potenciar la inteligencia emocional a través de la diversión, del juego en grupo y la comunicación.IMG_0180Se trata de un juego formado por 40 cartas con 40 emociones/sentimientos y preguntas de reflexión.
Las cartas están divididas por colores según la categoría de cada una. Y cada una de ellas tiene una puntuación.
Emotio permite trabajar diferentes aspectos dentro del desarrollo emocional: la conciencia emocional, la regulación de las emociones, la competencia social y la autonomía emocional.IMG_0187Está pensado para niños a partir de cuatro años. Es un juego que puede adaptarse a la edad de los peques que lo usan, integrando más o menos cartas, según las emociones que entiendan y comprendan los niños según las edades que tengan.IMG_0189¿Cómo se juega?
Situamos el mazo de cartas boca abajo y vamos cogiendo las cartas por turnos, tirando el dado y llevando a cabo la acción que éste nos indique.
Cada cara hará que trabajemos el desarrollo y la inteligencia emocional de diferente manera, integrando de un modo práctico y real las emociones, a través de diferentes juegos.IMG_0181Podemos inventar una historia con dos cartas y dos emociones, explicar una situación donde hemos sentido la emoción que nos toque, descubrir la emoción, representarla y que los demás la adivinen, valorar lo pequeño explicando algo positivo que nos haya ocurrido relacionado con ese sentimiento y empatizar con otro jugador preguntándole si alguna vez se ha sentido así.IMG_0192¿Qué aprendemos? ¿Qué nos transmite?
Como vemos, son muchas las posibilidades que nos ofrece este juego.
Podemos emplearlo como diccionario de emociones, ya que incluye un librito con cada emoción, explicándola de manera sencilla con una ilustración. Ademas es una herramienta rica para trabajar la identificación y el reconocimiento de sentimientos y emociones, o fomentar el juego en grupo y familia, distinguir valores tan esenciales como la empatía o disfrutar aprendiendo a través de un juego de reglas que se ajusta a todo tipo de edades.

Su tamaño permite que podamos llevarlo a todas partes y disfrutarlo en cualquier sitio, siendo un juego perfecto para usar después de una comida o para guardar en la maleta de cualquier escapada.

Emotio nos permite reconocer, comprender e identificar sentimientos y emociones de manera sencilla y lúdica, y además nos proporciona algo realmente enriquecedor y valioso, que es conocernos más entre los miembros de la familia, saber lo que les gusta y lo que perciben los demás y cómo se sienten, o les hacemos sentir.

LAS CARAS DE EMOCIONES:

Este juego de caras está pensado para trabajar el reconocimiento y la identificación de emociones a través de la diversión y la exploración.IMG_0204Puede llevarse a cabo en la mesa de luz, poniéndolas sobre espejos o cristales de colores, en el suelo o empleándolas con las bases blancas que vienen en el pack.
Este material es un auténtico acierto para empezar a dar valor al desarrollo emocional, porque tiene muchísimas funcionalidades. Es un juego perfecto para peques a partir de un año y medio.

Incluye varias caras de diferentes materiales: espejo, base blanca, acetato transparente, y 13 emociones ya dibujadas sobre acetato transparente.

¿Cómo se juega?
Es un material de juego libre, sin estructura concreta ni reglas cerradas.
Se puede ofrecer a los peques y esperar a que ellos desarrollen por sí mimos el juego que imaginen y deseen.

El fin principal es poder empezar a distinguir, reconocer, identificar y tratar las diferentes emociones y sentimientos del día a día.
Incluye trece caras pintadas con distintas emociones: aburrimiento, enfado, alegría, tristeza, asco , miedo o sorpresa, entre otras. Además podemos encontrar tres caras de espejo, donde los peques podrán reconocerse a sí mismos, jugar a imitar gestos y expresiones o copiar emociones que ven en otros.

También hay unas bases blancas donde poder jugar colocando las emociones que aparecen si no tenemos mesa de luz, y además incluye varios rostros de acetato transparente sin dibujo, para que podamos dibujar la emoción que deseemos, potenciando así la expresión de emociones, la creatividad, el dibujo, el reconocimiento de la expresión y la capacidad de realizarlo.IMG_0202¿Qué aprendemos? ¿Qué potencia este juego?
Es perfecto para empezar a relacionar la expresión que mostramos a los demás ajustándose a lo que sentimos. De manera que los peques organicen sus ideas y aprendizajes y aprendan a expresar de manera ajustada y correcta sus emociones. No se trata de un aprendizaje sencillo, sino de un proceso paulatino y progresivo.

Los niños necesitan de materiales de este tipo donde poder tocar, explorar, manipular y comprobar por sí mismos cómo son las emociones, cómo se manifiestan y como identificarlas.

Es un juego que no tiene guía, por lo que el peque es el verdadero protagonista y director de lo que lleva a cabo. De este modo las posibilidades son infinitas.

Saber identificar, reconocer, mostrar y ajustar adecuadamente las emociones y los sentimientos a nuestro día a día es una tarea que implica mucha práctica y ensayo-error, donde no sólo los niños aprenden sino que también nosotros como adultos podemos aprender de todo lo que ellos pueden y tienen para enseñarnos.IMG_0199Si estáis buscando materiales para potenciar la inteligencia y el desarrollo emocional, podéis encontrarlos en Jugaia, una tienda online que tiene juegos y materiales únicos, pensados uno a uno y escogidos con mucho mimo y detalle, para ser perfectos para desarrollar las habilidades intrínsecas de los peques y sus familias.

Os aconsejo que os paséis a ver su tienda online y descubráis las diferentes secciones, porque os aseguro que os van a sorprender.

 

*POST EN COLABORACIÓN CON JUGAIA- VALORACIÓN REAL DE MATERIALES

Trastorno del Espectro Autista- Signos tempranos

Si por algo se llama este espacio “Atención Temprana y Estimulación”, es por el hecho de que todo el material y las herramientas que os muestro, he ido desarrollándolas e ideándolas con los peques dentro de estas terapias. La experiencia y el día a día han ido generando todos estos materiales y pautas que os muestro y comparto cada semana.

No se trata de ofreceros sólo estrategias e ideas para peques con necesidades educativas especiales, sino de daros herramientas que puedan emplearse y ser útiles para todos los peques y sus familias o centros educativos, dentro de algún momento de su desarrollo.

Por esto mismo, es muy importante para mí, poder acercar las diferentes realidades de nuestra sociedad a todos los que me leéis, y por lo tanto creo que es necesario hablar de patologías concretas, síndromes o enfermedades raras, como en el espacio de la sección “En tu piel”, donde os ofrezco e invito a participar compartiendo vuestro testimonio y experiencia en torno a la Atención Temprana.img_2767Hoy quiero hablaros del Trastorno del Espectro Autista (TEA), que aún sigue siendo un gran desconocido en nuestra sociedad a pesar de haber cada vez más información y estudios al respecto, pero como os cuento en esta nueva colaboración con el Club de Malasmadres. tendemos a girar la mirada para no ver la realidad y no queremos saber más de aquello que no nos toca de cerca. Seguir leyendo