En la piel de Mary y Cayetano, superándose cada día

Hace unos días me llegaba un mail lleno de ilusión, cariño y predisposición. Era Mary, deseosa de contar su historia, dejándome ponerme en su piel desde el minuto cero.

Mary se ha entregado al 100% al contaros su experiencia. Llena de ganas de compartir lo que están viviendo y deseosa de ayudar. Muy generosa aún sabiendo por los momentos que están pasando.

Y si hay algo que me ha conmovido de Mary, es la entrega y la disponibilidad total y absoluta hacia su peque. A pesar de estar en un nuevo momento de cambios e incertidumbre, se muestra fuerte y entregada y por eso desde aquí te agradezco de corazón haberme mandado vuestra historia. Os dejo con ella.

Cuando te quedas embarazada todo el mundo te da consejos, te cuenta sus experiencias, y todo lo que tienes que hacer una vez tengas a tu bebé. Pero lo que jamás te dicen es qué debes hacer cuando tu pequeño se pone enfermo, como debes actuar o qué medidas tomar.
Estás sola cuando eso sucede y es imposible que una persona pueda prepararte frente a lo que significa ver sufrir a tu bebé porque es un dolor que desgarra, te parte el alma, te sientes morir y aun así tienes que ser fuerte, porque no te queda otro remedio.

Cayetano nació siendo un niño sano, pero al cumplir su primer mes dejó de comer. Ya no sabíamos qué hacer y decidimos llevarle al hospital. Esa fue y será la peor noche de mi vida. Después de unas horas interminables oyéndole llorar, llorar y llorar mientras su papá y yo en una sala de espera vacía sin poder hacer nada sólo escucharle y llorar, le ingresaron. 20130830_213516Pasamos más de 10 días en los que no sabían qué le sucedía a mi pequeño y sólo teníamos malas noticias. Tanto que hasta le tuvieron que hacer una transfusión de plaquetas.
Cuando por fin nos dieron un diagnóstico, nunca pensamos que ya estuviera marcado para toda su vida con tan sólo un mes. Mi hijo tenía reflujo en los riñones y estos estaban dañados.

Durante su primer año ingresó 5 veces. Cada vez pasábamos en el hospital un mínimo de 10 días. Tanto así que su primer cumpleaños y el mío lo celebramos entre esas tristes paredes.20130819_222158Cuando acabó el verano del 2014 Cayetano empezó a mejorar. No volvió a ingresar y con su tratamiento y todo el cuidado de este mundo empezamos a hacer una vida normal.

El año pasado decidimos apuntarle a la “guarde”. Allí nos dimos cuenta de lo que le costaba ajustarse a las rutinas y seguirlas. Cayetano empezó a ser muy violento con sus compañeros y, en casa, se despertaba por las noches llorando sin ninguna razón. No nos dejaba que le tocásemos, lloraba enseguida por cualquier cosa…
Sacarle de su rutina era un trastorno para él.

Con la ayuda de su profesora, a la que le estaré eternamente agradecida, le visitó un equipo de atención temprana y después de varios encuentros con éstos, nos confirmaron que Cayetano tenía un retraso madurativo y que necesitaba ir a terapia. Volvíamos a temblar de miedo. La palabra retraso es terrible y, una vez más solos sin saber qué hacer, decidimos atenernos a nuestro lema “Todo por él” y tramitamos los papeles para que fuese a terapia. img-20161110-wa0007No me arrepiento de haberlo hecho, mi hijo ha dado un gran cambio, comienza a ser un niño independiente y dando pasitos para acabar con ese horrible retraso.

Ha ayudado bastante operarle. Hace un mes le han puesto unos drenajes en los oídos para que pueda expulsar los mocos ya que los tenía muy atascados. Eso le ha dado más capacidad de audición y un poquito más de autosuficiencia.

Una vez más la vida nos juega una mala pasada y hace 10 días su Nefrólogo, al que le debo la vida, nos ha confirmado que la función renal empieza a fallarle y ya tiene un estadio 2.

No sabemos que sucederá, ni cuantas lágrimas vamos a derramar, ni qué es lo que está vida nos tiene deparado y ni si algún día mi hijo será igual que los niños de su edad, pero lo que sí se es que sus padres nunca van a dejar de luchar a su lado.

* Si como Mary quieres contarnos tu historia, que nos pongamos en tu piel y podamos aprender y mirar a través de tus ojos, contándonos tu visión como madre, padre o profesional del campo, no dudes en ponerte en contacto a través del cuestionario de contacto, en la pestaña superior, o escribiéndome a alejandra.melus86@gmail.com

Puedes descubrir más sobre este Proyecto, y sobre cómo colaborar aquí: https://atenciontempranayestimulacion.com/2016/05/16/me-ayudas-a-ponerme-en-tu-piel/

Un comentario en “En la piel de Mary y Cayetano, superándose cada día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s