Conocer las rutinas y los tiempos jugando

Para muchos de nosotros las rutinas son necesarias. Nos ayudan a estructurar, organizar y conocer lo que haremos a lo largo del día o de la semana, de manera global, teniendo referencias fijas en nuestro día a día, y siendo éstas clave para saber anticiparnos a lo que ocurre en cada ocasión y anteponernos a cada acción.

En las aulas de educación infantil, encontramos muchas veces herramientas asociadas a la estructuración y las rutinas.

Se trata de materiales que sirven para comunicar y organizar visualmente al niño y ofrecerle una realidad física de lo que irá aconteciendo.

A mí me gusta emplear estas herramientas tanto en casa como en sesión y en este post incluso os mostraba cómo haceros una agenda visual y en este otro una tabla de normas.

Pero si hay algo que les gusta a los peques y les hace integrar las rutinas o las normas son los materiales que pueden manipular, explorar y descubrir por sí mismos para aprender y descubrir más del día a día y de lo que les rodea.

Hoy os voy a mostrar dos imprescindibles que usamos nosotros para este tipo de tareas:

1. PUZZLE DE SECUENCIAS TEMPORALES
Se trata de un juego formado por 10 puzzles de 3 piezas cada uno, donde poder descubrir las secuencias temporales de diferentes acciones, conociendo una situación, la acción entorno a ella y su consecuencia.IMG_0667Algunos ejemplos:
Una niña despeinada- un peine y un cepillo- una niña peinada
Ropa sucia- lavadora- ropa limpia

Estos puzzles son de madera gruesa, por lo que son perfectos para las manitas pequeñas y para comenzar a hacer puzzles, a partir de 2 años, para reconocer e integrar el aprendizaje de encajar unas piezas con otras a la hora de crear rompecabezas.
Aprender a manipular y encajar piezas creando una sola, es imprescindible para la mejora del esquema viso-espacial y la capacidad de abstracción.

Seguir leyendo

Por qué no debemos mentir a los niños

Son tantas las veces que empleamos la mentira de forma espontánea para salir del paso ante situaciones cotidianas, que a veces no nos damos cuenta de la importancia y el impacto que tienen nuestras palabras sobre los niños.En muchas situaciones es necesario emplear un lenguaje más sencillo al que emplearíamos con otro adulto, o “perfilar” o simplificar la realidad para poder mostrársela a los niños, pero no es necesario mentir o incluso engañar con situaciones que antes o después descubrirán por sí mismos, encontrándose de cara con la realidad que les hemos ocultado y descubriendo que les hemos engañado, como os cuento en este post. Seguir leyendo

Desarrollar el juego simbólico con comiditas

¿Sabes que el juego nos hace aprender de manera espontánea y atractiva? ¿Conoces cómo potenciar el juego simbólico?

El juego debe ser la base de aprendizaje de cualquier niño.
A través de éste, se adquieren hitos únicos de tal manera que aprenden casi sin percibirlo, sin ser conscientes de todo lo que les aporta esta acción.

El juego es el motor del niño y por ello es su herramienta de descubrimiento, ensayo, prueba, error, adquisición, acierto, creación, experimento, sentimiento… El juego lo es todo para el niño. Le hace sentir, imaginar, empatizar, comprender, ser, vivir y disfrutar, de mil maneras diferentes de una misma acción. Le permite explorar, emocionarse y sumergirse en cualquier personaje que su imaginación cree.
Y nuestro papel como adultos, es favorecer estos momentos de juego y propiciar situaciones de juego libre, sin estructura, organizado por el niño, donde nosotros nos convirtamos en uno más y nos dejemos guiar por los más pequeños.IMG_9228La mente del niño no está condicionada por tantos factores y vivencias como la del adulto, por lo que su imaginación es más amplia y libre. Es indudable que esto enriquece su juego y puede ser muy positivo para nosotros imitar sus conductas y dejarnos guiar por sus ideas de juego.

EL JUEGO SIMBÓLICO
El juego simbólico comienza hacia los dos años y se desarrolla a lo largo de toda la infancia, siendo una herramienta de aprendizaje muy potente.
El juego simbólico permite al niño expresar y comprender emociones, enriquecer las capacidades lingüísticas, adquirir valores, empatizar, ponerse en el lugar y el papel de otros, e imaginar y crear todo lo que su capacidad le permita.IMG_9215 Seguir leyendo