Tablas de conducta y normas en familia

¿Qué herramienta puede servirnos para gestionar las rutinas y las conductas en casa? ¿Cómo podemos hacer para gestionar las situaciones de frustración? ¿Qué puede ayudarnos a resolver mejor los conflictos cotidianos? ¿Cómo podemos explicar a nuestro hijo lo que no está permitido dentro de la convivencia y lo que no?

Estas son muchas de las cuestiones que me planteáis a diario, y que hoy voy a tratar de resolver en este post.

Después de emplear muchas herramientas, no sólo profesional sino también personalmente, he ido seleccionando un conjunto de estrategias que son las que más  he observado que ayudan a resolver los conflictos y a entender las normas, las consecuencias de nuestro comportamiento y las rutinas dentro del día a día. Estas herramientas sirven para emplearse tanto en casa como en sesión o en aula.

Es un material que suele ayudar mucho con la comprensión y la expresión de situaciones cotidianas y por lo tanto, facilita la convivencia, la expresión de emociones, la empatía, entre otros aspectos.IMG_8111Destacar, que no me gusta llamarlo conducta negativa o positiva, ya que es importante saber que todos los sentimientos y acciones son, simplemente, y están ahí, es decir, que nada es bueno o malo en sí, sino que depende de la situacion, el contexto, y muchos otros aspectos, pero en este caso emplearé estos términos para poder explicar mejor la herramienta. Pero cada uno puede denominarlo como mejor le parezca.

VALOREMOS NUESTRO CASO, NO TODO SIRVE PARA TODOS

Antes de comenzar debemos observar nuestro caso individual y valorar cuáles son nuestras rutinas, los conflictos más comunes, las acciones más problemáticas y qué es lo que hacemos ante estos hechos (cómo reaccionamos).

El fin es elaborar una herramienta individual, funcional y visual que nos ayude a gestionar mejor nuestro día a día y a poder acercar al niño de una manera sencilla las normas de nuestra familia o nuestro hogar, qué es lo que debemos hacer y puede ser agradable para los demás, qué es lo que no está permitido dentro de nuestra familia y qué consecuencias tiene cada una de estas tablas para nosotros.

Debemos comprender que es una herramienta para toda la familia. Será un material que nos ayude a todos, no sólo a los niños, sino también a los adultos, ya que todos vamos a ser más conscientes de nuestros actos y sus consecuencias. Porque una vez entremos en la dinámica de la actividad, los niños serán los primeros en recalcar lo que está bien o no, lo que estamos haciendo en cada momento, y lo que ellos mismos hacen.
Esto es súper importante, ya que somos el espejo donde se miran.

TABLAS DE CONDUCTA, ¿CÓMO ELABORARLAS?
– Para la tabla de “conducta negativa“, lo que no está bien hacer, o no nos gusta dentro de nuestras normas en familia, buscaremos un rato en familia, y juntos diferenciaremos acciones que no nos gustan dentro de la convivencia. Es decir, por turnos iremos comentando hechos que no queremos que sucedan en familia, como aquello que nos hace sentir mal, tristes o enfadados.
Por ejemplo: que discutamos, que mamá se enfade, que la peque chille, que el peque empuje, que nos quiten un juguete, que no nos lavemos los dientes, que nos rompan algo nuestro, que no se recojan las cosas…

Nosotros (los adultos) iremos anotando cada uno de estos hechos en un papel, teniendo en cuenta todas las opiniones y después con estas acciones acudiremos a ARASAAC, y dentro del buscador meteremos las acciones o palabras clave para buscar el pictograma que exprese lo que queremos reflejar visualmente en nuestra cartulina.
Un ejemplo: Que la peque chille- Buscaremos “chillar”, cogeremos la imagen y la guardaremos. Otro ejemplo: que no nos lavemos los dientes- Buscaremos “lavarse dientes”.
Lo importante es buscar la acción y encontrar una imagen lo más similar posible a lo que deseamos y guardarla para imprimirla más tarde.IMG_8119– Lo mismo haremos con la cartulina de “conducta positiva”, o acciones que sí nos gustan en familia, que son agradables y debemos tratar de potenciar.
Buscaremos acciones entre todos y pondremos en común nuestras ideas, seleccionando acciones juntos, por ejemplo: saludar y despedirse, darnos abrazos, hacernos cosquillas, jugar, estar contentos, lavarse los dientes, dar las gracias, etc.IMG_8110
Intentaremos colocar en esta cartulina acciones que queramos potenciar, que sean positivas pero costosas para nuestros hijos.

El color de las cartulinas es importante, ya que podemos emplear el habitual rojo para las negativas y el verde para las positivas, o el color que acordemos entre todos, que menos nos gusta de fondo de las negativas y el que más, de fondo de las positivas, por ejemplo.IMG_8120

DÓNDE COLOCAMOS EL MATERIAL

Es muy importante escoger un buen lugar donde colocar nuestras cartulinas, ya que al ser un material de toda la familia, es positivo que esté en un lugar de paso y que sea común, como el salón, el recibidor o la cocina, por ejemplo. Es mejor evitar zonas más personales como las habitaciones.

Os recomiendo que lo coloquéis a la altura de a vista de los niños, en una pared y plastificado, para evitar que se ensucie, deteriore o pueda estropear fácilmente.IMG_8113Al estar colocado a la altura de la vista de los peques, en un lugar de paso, conseguiremos que en muchos momentos pasen por este sitio observando las normas y los hábitos que hemos establecido como adecuados y agradables y los que no lo son tanto.

Las posibilidades de este material son infinitas y el fin es mejorar la convivencia, empatizar más con los demás miembros de la familia, escuchar las necesidades y gustos de todos por igual, aprender a gestionar emociones y a identificar sentimientos, y sobre todo, es una herramienta que tiene que ser empleada con cariño, respeto y amor, sin castigos, ni gritos ni amenazas.IMG_8123Y hasta aquí el post de hoy. El próximo miércoles hablaremos de cómo realizar una agenda visual para organizar nuestro día a día, ayudar a estructurar los tiempos, comprender las secuencias temporales y seguir una rutina diaria sin enfados ni frustración.

Aprendiendo con cubos sensoriales

¿Quieres ver el último descubrimiento que he hecho en materiales con un fin pedagógico? 

Desde que comencé a trabajar en Atención Temprana pongo mucho el foco en aquellos productos y marcas que trabajan con materiales de calidad y juguetes educativos. y sobre todo en aquellos espacios que crean productos para todos y para todo, que ademas de tener un fin pedagógico y educativo, esté pensados para enseñar, ilusionar y asombrar a los niños.

Dideco es un referente en este sentido. ademas cuenta cada vez con un mayor abanico de productos y novedades, y por eso me gusta ir mostrándoos aquellos materiales que creo que pueden interesaros y ser funcionales para peques de entre 0 y 6 años. Además me gusta que veáis juguetes que tienen muchas funciones, que son de calidad y que pueden tener muchas utilidades, ya que es mejor tener poco y bueno, que mucho y poco útil o de escasa calidad.

Hoy quiero mostraros dos materiales diferentes, pero con un fin similar, aunque son dos posibilidades distintas y por ello os las voy a separar para que podáis escoger el que os guste y convenga más.

Ambos son cubos sensoriales que estamos usando a diario. se complementan entre sí.

Si tenéis niños de entre 6 meses y 6 años, estoy segura de que os van a gustar.

1. El primero es un material de Guidecraft, que si no conocéis la marca, os la recomiendo al 100%. Vienen 17 piezas sensoriales de diferentes tamaños, formas y colores y una bolsita de tela para guardarlos, algo que me parece genial para mantenerlos ordenados, cuidados y que no ocupen mucho espacio.IMG_7643Me gustaría explicaros su uso según las diferentes etapas evolutivas o edades de desarrollo:

6 meses a 1 año:
Estimulan los sentidos: vista, oído, tacto, gusto. FullSizeRenderLos peques disfrutan viendo sus colores contrastados, los cristales que contienen algunas piezas o sus formas.
Además hay piezas que suenan al agitarse, con sonidos distintos y delicados, que hacen que los más pequeños muestren atención y busquen el sonido.
Además el tacto se verá potenciado, ya que la madera proporciona diferentes estímulos, además de su rugosidad en algunas piezas, los surcos que hay o los distintos tactos que podemos encontrar en algunos cubos.
Todo esto hace que los niños puedan estimular su gusto y todas las terminaciones nerviosas de su zona orofacial, al chupar o descubrir las piezas con su boca, ya que es algo común en el desarrollo de los niños.
– Se pueden realizar seguimientos visuales moviendo las piezas con sus constructor colores.
– Los peques aprenden a discriminar diferentes sonidos.IMG_7641– Se favorece el agarre y la prensión, la motricidad fina.
– Se pueden emplear para aprender a sacar y meter de su bolsa, empezar a adquirir él hábitos de guardar.
– Será muy habitual que los empleen para chocarlos entre sí, usando uno en cada mano.
– Además es un material que puede iniciar el juego de apilar cubos, fomentando destreza y coordinación óculo-manual.

A partir de un año, además de perfeccionar las habilidades anteriores, los niños podrán:
– Realizar juego funcional, empleando las piezas como personajes, imitando situaciones cotidianas, moviendo el coche como si fuera por una carretera…IMG_7636Reconocerán bloques, árboles o personajes y los nombrarán.
– Puede resultar útil para perfeccionar movimiento coordinados de ojo-mano, apilando, colocando en fila, ordenando por tamaños o colorIMG_7647A partir de 2 años puede ser fantástico para:
– Conocer y nombrar los colores
– Discriminar formas y texturas
– Realizar juego simbólico empleando roles de personajes, cambios en la tonalidad de la voz, usando la imaginación y la creatividad.
– Diferenciar entre bloques sonoros o no.
– Usar los cubos para jugar con otros niños y adquirir el hábito de compartir y emplear turnos.

– Ampliar lenguaje mediante el juego, tanto expresivo como comprensivo, pero sobre todo con un lenguaje rico a través de la imaginación y el juego tanto individual como en grupo.

Estos cubos serán una perfecta opción para compartir entre hermanos de diferentes edades, mientras unos escuchan sonidos agitando las piezas, otros pueden crear una ciudad llena de vida e ideas. Es un material muy completo y de muy buena calidad.

2. Los cubos sensoriales de la marca Wonderland, ademas de poseer cada una de las características anteriormente destacadas, incluyen algunas diferencias:IMG_7634– Son 9 cubos que incluyen una tablilla de ejemplo y una bolsa para guardarlos.

– La tablilla se puede emplear para diferenciar texturas sobre plano, y para asociarlas a los cubos, de manera que se emparejan por iguales y se pueden colocar los cubos correspondientes al lado o sobre ella. Está genial para poder trabajar los iguales o el emparejamiento.IMG_7635– Podemos meter dentro de la bolsa todas las piezas y tratar de reconocerlas a través del tacto como si de un “memo” se tratara.

– Sus piezas también son algunas sonoras y otras no.IMG_7640– Además incluye tres cubos con un cristal de metacrilato de color en amarillo, rojo y azul, que pueden servir para observar a través de ellos el mundo de color, o mirar a través de ellos en la mesa de luz, trabajar los colores primarios o unirlos entre sí para observar los distintos colores que pueden formar.IMG_7646Estos cubos, bajo mi punto de vista, potencian más la imaginación y la participación de los peques, ya que pueden servir para mil juegos pero es el niño quien tendrá que pensar qué juego realizar y cómo hacerlo, al ser más básicos y sin ninguna forma concreta.

– Son cubos que hacen exprimir el potencial de cada peque, ya que tienen que razonar y explorarlos para realizar un juego rico. Es un material de exploración y razonamiento.IMG_7638Ambos cubos son de madera. Este material proporciona unos estímulos únicos, como su tacto, su olor, sus colores únicos dependiendo de cada pieza, sus tintes o el sonido que producen las piezas al chocar unas con otras.

Además puedes adquirir estos juegos con un 10% empleando el código ATTEMPRANA al comprar en la página web de DIDECO.

Y tú, ¿potencias los sentidos de tus peques? ¿Disfrutas experimentando con materiales que favorecen la creatividad y el razonamiento?

*Post en colaboración con Dideco, con opiniones reales al 100%

El periodo de adaptación al iniciar el colegio con 3 años 

Para muchos peques este año es el primero de cole y este cambio implica un proceso que lleva unos tiempos y un ritmo diferente en cada niño. Con tan sólo 3 añitos (algunos aún incluso con 2 años) tienen que integrar muchos cambios en poco tiempo para adaptarse a este nuevo hábito. 

El periodo de adaptación es el tiempo que necesita un niño para asimilar las nuevas rutinas e integrarlas en su día a día, haciéndolas parte de su vida y algo cotidiano.Hay niños que necesitan tan sólo unos días para adaptarse al nuevo espacio, profesores, hábitos, horarios, amigos, normas…

Y, en cambio, otros necesitan semanas o meses para integrar todo este cambio como suyo.

Por todo ello, es bueno y muy positivo preparar a los niños para lo que va a acontecer, siendo conscientes de los cambios y el impacto que supone a todos los niveles para los niños un cambio tan grande. 

Además es importante tener en cuenta el plano emocional en todo este periodo y estar atentos a los pasos más habituales para llevar a cabo este proceso con éxito.Aquí os dejo las pautas que os pueden ayudar y que tienen en cuenta al niño como protagonista de su adaptación al cole.

No os perdáis mi nueva colaboración con el club de malasmadres.

Y tú, ¿crees que es necesario un periodo de adaptación? ¿Qué pasos crees que pueden ayudar a tus peques a adaptarse mejor?