Motricidad fina con cerraduras

Los niños comienzan a manipular con mayor calidad los objetos a partir de los ocho o nueve meses. Es aquí cuando comienzan a emplear la pinza digital empleando los dedos índice y pulgar de sus manos para realizar la pinza digital y coger objetos con mayor precisión o de menor tamaño.
Para ello es importante favorecer este aprendizaje ofreciendo objetos adecuados al niño, como juguetes con anillas, sonajeros, telas de diferentes texturas, cordones que cuelgan de juguetes, mantitas o dou-dou con etiquetas, etc.

Después de esa etapa, hacia el año o año y medio, podemos ofrecerle al peque encajes con clavija, de formas sencillas, pinchitos para encajar en tablillas, monedas para meter en huchas, cuentas o macarrones para ensartar en cordones, aros para encajar en soportes…
Hacia los dos años o dos años y medio, la manipulación se vuelve más precisa y podemos potenciarla con ejercicios de grafomotricidad, imitando trazos sencillos en un papel, pegando gomets de formas básicas sobre su silueta, empezando a puntear sobre un papel, pegando bolitas de papel sobre una cartulina, pintando con los dedos o jugando a ensartar cuentas pequeñas en hilos.

A partir de los dos años y medio, la manipulación es cada vez más precisa y observamos cómo los niños son capaces de seguir líneas de puntos, copiar trazos sencillos, subir y bajar cremalleras, abrochar velcros o desabrochar botones, girar roscas, etc.

Para ello quiero mostraros la casita de cerraduras de Hoptoys, donde observamos cinco tipos de cerraduras diferentes, para que el peque pueda aprender a manipular, ganar precisión y calidad en su motricidad fina, además de destrezas a nivel cognitivo y de procesamiento.

Estas cerraduras se abrirán y cerrarán gracias al ensayo del niño, a la imitación, a la práctica, al procesamiento de la tarea, probando, usando sus manitas y la pinza digital.

El perfeccionamiento de este ejercicio y la buena ejecución, harán que el niño adquiera una buena pinza digital, de calidad, que le ayudará a desarrollar tareas del ámbito cotidiano, de autonomía personal, dándole mayor independencia y calidad en su día a día.
Además se trata de un juguete de madera realmente útil, de gran calidad, en llamativos colores y con cerraduras consistentes.

Podemos encontrar cuatro puertas con cuatro cerraduras diferentes: una de llave pequeña, una cerradura de llave más grande, un cerrojo y una palanca con cierre, y, en la superficie la tapa se cierra con una última cerradura que se abre al presionar un botón.

Todas son diferentes y pueden abrirse de manera independiente.

Al ser una casa, podemos jugar con el peque a introducir un objeto y hacer que abra una puerta para encontrarlo, trabajando así la permanencia de objeto, donde el niño descubrirá que no todo lo que desaparece de su vista desaparece realmente, sino que solamente está fuera de su campo de visión y que al abrir de nuevo la puerta, se encuentra tras ella.

También podemos jugar de forma competitiva en grupo, haciendo que los peques vayan ganando en tiempo y calidad de apertura o cierre.

Se puede emplear para guardar juguetes y se puede transportar con su asa.
Es un juguete consistente y duradero, muy resistente y de muy buena calidad.
Un auténtico material de trabajo, exploración y juego, necesario en cualquier sala de estimulación y muy útil en cualquier casa a partir de los dos años y medio.

Y tu, ¿cómo potencias la motricidad fina con los peques? ¿Qué materiales atraen empleas y a qué edades?

Recuerda que si te ha gustado la puedes encontrar en su web.

*Post patrocinado por Hoptoys

¿Aprendemos jugando?

Hay materiales realmente específicos para fomentar ciertas habilidades en los peques. 

La realidad es que desde este espacio intento proponer materiales útiles y funcionales, que ayuden a favorecer el desarrollo de las distintas áreas del niño.

La atención temprana se basa, desde mi perspectiva, en aprender jugando, en adquirir nuevas habilidades a través del juego y del entretenimiento, donde el niño debe ser parte activa del proceso en todo momento.

Para ello es importante trabajar con materiales llamativos y motivadores.

Hoy os quiero mostrar dos juguetes.

El material:

El primero es el circuito de flores de canicas de Hoptoys. Se trata de un panel de madera con diferentes flores de colores y bolitas pequeñas de los mismos colores que éstas.

Es un juego que yo recomendaría a partir de los dos años, aunque el fabricante lo recomienda a partir de los tres, ya que requiere de precisión en el movimiento del puntero, ya sea en puño o con la prensión correcta de éste.

El tablero está cerrado completamente por un panel de plexiglás transparente que lo cubre, como observáis en las fotos. Lo que hace que podamos ver las flores y las bolitas, pero no se puedan tocar ni salir.

IMG_2752

 

En la parte derecha del juguete observamos un puntero con imán y cuerda. Y os preguntaréis, ¿y todo esto para qué sirve?

El juego consiste en llevar con el puntero las bolitas a cada flor, uniéndolas por el color correspondiente. Las bolitas están imantadas y se mueven al colocar el puntero sobre ellas.

¿Qué potencia?

Este juego fomenta la motricidad fina, ya que precisa de buena prensión del puntero para moverlo de un lado a otro del panel y así poder colocar las bolitas en la flor correspondiente.

IMG_2751

Si nos encontramos con el caso de querer realizarlo con un niño que emplee más la izquierda que la derecha, os animo a que cortéis la cuerda que une el tablero al puntero, ya que al estar colocada a la derecha, se queda muy corta para aquellos que emplean la izquierda.

Como podéis apreciar favorece la coordinación oculo-manual, ya que el peque debe coordinar sus movimientos y su mirada para realizar correctamente el ejercicio.

Además este juego nos ayuda a discriminar, emparejar y conocer los colores

Favorece la atención del niño, ya que es necesario estar centrados y permanecer en la actividad para una buena ejecución.

Si nos encontramos ante un peque que aún no conoce los colores pero está interesado por el material, podemos jugar simplemente a llevar las bolas a cualquier flor sin discriminar el color. Las habilidades que estaremos potenciando serán muy parecidas a las que hemos comentado, excepto en el reconocimiento y emparejamiento por color.

Modos de juego

También podemos jugar a meter todas las bolas en un sólo color o en una sola fila de flores, añadiendo de este modo dificultad en la ejecución de las órdenes que le damos al niño, trabajando así la comprensión de órdenes y la puesta en marcha de éstas.

IMG_2750

Antes de realizar el juego podemos emplear la técnica de modelado, proponiendo al peque que se siente sobre nuestras piernas y llevando su mano junto con la nuestra para realizar el ejercicio.

Esto le dará un ejemplo de la ejecución que debe llevar a cabo para realizar el juego, mandando a través del movimiento guiado un mensaje al cerebro sobre lo que buscamos que haga.

También podemos jugar a realizar el camino con el dedo índice antes de hacerlo con el puntero, para dar de igual modo un ejemplo real al niño sobre lo que buscamos que haga con el puntero. 

Al inicio debemos dejar al peque que explore y descubra el juguete, sin guiarle ni darle pautas exactas y precisas.

Es importante que se sienta motivado y atraído por el material para que más tarde quiera lanzarse a realizarlo por sí mismo. 

Es un juego que precisa de mucha atención y persistencia, ya que no es fácil de realizar por primera vez y en ocasiones los peques se ven frustrados al no poder tocar las bolitas con sus manos.

El material:

Por otro lado, os traigo un segundo juguete en el que los niños sí que podrán tocar las canicas, algo que les encanta. Se trata del árbol musical de madera con canicas.

IMG_2719

El juguete consta de una base de madera y unos peldaños o pétalos del mismo material de distintos colores y tamaños, y seis canicas de mármol de diferente color, a cada cual más bonita y llamativa.

El juego consiste en lanzar la canica desde la parte superior y dejarla caer para escuchar el sonido que emite ésta según baja por cada peldaño.

Cada uno de ellos emite un sonido diferente, pasando del más agudo al más grave, produciendo una melodía agradable que recuerda a la naturaleza.

Este material puede usarse a partir del año de edad.

¿Qué potencia?

Con este material podemos potenciar el juego por turnos, donde cada uno debe esperar para lanzar su canica por la superficie esperando a que llegue a la base.

IMG_2720

La espera es un aprendizaje esencial en la vida, donde debemos aprender a tener paciencia y a jugar conviviendo con los demás.

También podemos potenciar todo lo contrario, lanzando las canicas todos a la vez, proponiendo un juego más libre y espontáneo, donde los peques escojan cómo jugar y los tiempos para realizar el juego.

Podemos aprender la gama cromática, ya que cada parte es de un color distinto y esto nos puede ayudar a identificar los colores y sus gamas.

También se puede fomentar la adquisición de conceptos numéricos como por ejemplo, “lanzar canicas de una en una”, “coge un par”, “coge una canica en cada mano”, etc.

FullSizeRender (3)

El sonido que ofrece este juguete es realmente agradable y atractivo para el niño, además de la calidad tan buena que tiene.

Ideas de juego

Este material da realmente mucho juego tanto en sesiones individuales como en sesiones de atención temprana en grupo, ya que cada uno le da una funcionalidad o papel diferente.

Se ve favorecido el juego simbólico, imaginativo y expresivo, donde cada peque propine un uso distinto desde su imaginación y participación.

Este material es propio de la filosofía Montessori y podéis encontrarlo en Hoptoys.

 

No dejéis de descubrir la marca Hoptoys, que está especializada en materiales para todos, adaptados para personas con discapacidad o alteraciones en el desarrollo. Una marca centrada en la diversidad y en atender las necesidades de todos, ofreciendo material realmente útil para peues con necesidades educativas especiales, material específico de comunicación, motricidad, estimulación sensorial, autonomía, etc.

Os la recomiendo si buscáis materiales de calidad, duraderos y funcionales. Muy buenos para trabajar con varios niños y que permanezca perfecto!

*Post en colaboración con Hoptoys

 

El proceso de escritura

En torno al año de vida, los niños empiezan a interesarse por coger un lápiz y garabatear sobre un folio, haciendo líneas, formas y de más figuras abstractas que son el inicio de una acción que realizará el resto de su vida: emplear el lápiz y escribir.
Poco a poco iremos viendo cómo va interesándose por copiar trazos sencillos como líneas rectas horizontales o verticales o incluso círculos.

Más adelante los peques tratan de realizar dibujos y formas concretas, como cruces, triángulos, cuadrados, aspas u otras figuras que conforman dibujos que el peque encuentra en su entorno.

En torno a los cuatro años, muchos niños se interesan por empezar a escribir y leer (lectoescritura). El comienzo suele empezar por letras y números sencillos y su identificación, tratando de copiar el trazo, a veces seguido por líneas de puntos (como los cuadernillos Rubio), por imitación de otra imagen, conociendo el trazo a través del tacto o más tarde por noción propia.

Todo ello es un proceso gradual que los niños inician cuando están interesados y maduros para ello, y no deben ser presionados a ello, ya que hasta los seis años es habitual que muchos no se vean preparados o interesados en comenzar este aprendizaje.

Igualmente veremos que es fundamental una correcta prensión del lápiz, hecho que puede empezar a trabajarse a partir de los tres años, pero igualmente sin forzar al peque.

Según vayamos viendo que mejora dicha prensión, mejorará la calidad del trazo y la precisión de éste, siendo paulatinamente más adecuado y conciso, con una fuerza adecuada.

Para ello, hoy os quiero enseñar una herramienta que puede ser de gran utilidad a partir de los 3-4 años de edad, según el interés y madurez del peque. Es “Yo aprendo a escribir”un material muy útil para comenzar a copiar trazos y realizar formas concretas.
Se trata de un pupitre con varias plantillas plastificadas, un rotulador y un borrador.
Las plantillas son de dos categorías distintas: dibujar trazos o escribir.
Las plantillas para dibujar se pueden ofrecer a partir de los 3 años, a niños que tengan interés por copiar imágenes o seguir líneas de puntos.
Más adelante, en torno a los 4-5 años, podemos ofrecer las plantillas que tienen letras y palabras.

IMG_1908

El pupitre tiene una base con luz que hace que al colocar la plantilla encima de ésta se observen los trazos a seguir para formar líneas como el dibujo indica. La luz hace que se refleje lo que el niño debe completar. Para emplear correctamente esta herramienta, debemos tener menor luz en el ambiente, para de este modo observar correctamente el reflejo que emite la lámpara de la base.

IMG_1909

Al comenzar a usar este pupitre debemos poner la luz y que así el niño pueda ver los trazos adecuados que debe seguir en el dibujo, para más adelante poder retirar la luz y dejar que el peque realice la plantilla por sí mismo, sin necesidad de seguir una guía reflejada y simplemente emplear el método de observación y copia del modelo que da la platilla.

IMG_1911

Este pupitre es muy buena herramienta para el comienzo del seguimiento de trazos, la realización de formas y letras y la adquisición del abecedario.
Además algo muy positivo es que puede realizarse todas las veces que queramos, borrándolo después con el rotulador, esto hace que sea un material duradero y que puede emplearse en sesiones de tratamiento, ya que pueden emplearlo varios niños siendo el mismo material siempre, sin necesidad de comprar más material o fichas nuevas cada vez que se van realizando.

IMG_1912

Para una correcta adquisición de la escritura, debemos emplearlo junto a otras herramientas, como el dibujo libre, la unión de puntos, el coloreado y otros ejercicios que gusten y llamen la atención del niño, ya que estamos hablando de una etapa muy importante y sensible en el niño, en la que debe sentirse motivado a iniciar un proceso que empleará el resto de su vida.

Y tu ¿cómo fomentas el interés por la escritura? ¿Qué herramientas empleas para mejorar la prensión del lápiz? ¿Tienes algún material que guste mucho a tus peques?

* Si os gusta “Yo aprendo a escribir” podéis conseguirlo en la web de Dideco, y podéis obtener un 10% de descuento al utilizar el código ATTEMPRANA. Recordad que este código os sirve para comprar en toda la web.

Ensartar para favorecer la motricidad fina

Los que ya me conocéis sabréis que los juguetes de madera me encantan y sus posibilidades son muchas y muy enriquecedoras, como os he contado aquí.

Además me encanta que los peques desarrollen sus habilidades innatas y creo que experimentar con el tacto y la motricidad fina es realmente positivo a partir del año.

Hoy os traigo un juguete nuevo que es precioso a parte de muy funcional. De madera, de colores y con un diseño clásico y muy atractivo para los peques.

IMG_1414

Los juegos de toda la vida perduran por los beneficios que conllevan, y por ello está genial que se vayan mejorando con el tiempo con diseños y calidades como este.

Este juguete sirve para ensartar piezas en un cordón, empleando la motricidad fina y la manipulación. Se llama Lacing Beads y está compuesto de 27 figuras y formas y dos cordones.

IMG_1404

Todas las piezas son muy llamativas y coloridas y podemos encontrar estrellas, círculos, cuadrados, cubos y tubos. Los cubos tienen una imagen diferente en cada una de sus caras: en un lado contienen un número (del 1 al 10) y en otro la cantidad. esto hace que el niño aprenda a unir la imagen del número a la cantidad correspondiente y aprenda a contar de manera visual. Podemos formar un tren con todos los cubos a la vez que vamos ensartándolos en orden en el cordón, y de este modo aprenderemos a contar y a unir cantidad a número.

Así mismo, podemos jugar a apilar los cubos sin emplear el cordón, haciendo torres y construyendo en orden de número o separando entre pares e impares, por ejemplo.

Con este juego aprenderemos a discriminar colores y formas, adquiriéndolos de forma lúdica y sencilla.

Podemos jugar a realizar series de colores o formas o de ambos elementos, por ejemplo, ensartar una pieza roja y otra verde y repetirlo en serie.

IMG_1416

El objetivo fundamental es ensartar cada pieza en el cordón. Para ello el peque deberá coger una pieza con una mano y el cordón con la otra. Los cordones llevan la punta más rígida, para que pueda guiarse hacia la figura más fácilmente. De este modo, podemos emplear al inicio el método del modelado, sentando al peque en nuestras piernas y guiando sus manos hacia la acción, enseñándole cómo hacerlo con sus manitas.

FullSizeRender (2)

Si llevamos a cabo este método el niño aprenderá con un ejemplo práctico y de forma rápida, ya que sus manos son guiadas al movimiento correcto que hay que realizar y así aprende más fácilmente y sin tener que simplemente observar, que a veces no les gusta y les hace perder la paciencia.

A mi este tipo de juguetes siguen gustándome mucho más que los que aparecen llenos de botones y luces, ya que los juguetes de madera invitan a desarrollar la imaginación del niño, el juego simbólico, la capacidad de crear y transformar y realizar un juego nuevo cada día dentro del mismo.

Algunos ejemplos que he observado en sesión de ello son:

  • Emplear los cordones como combas
  • Apilar las formas haciendo equilibrios por turnos
  • Emplear los cordones para jugar a las serpientes que pican
  • Crear una ciudad para muñecos con las figuras
  • Jugar a contar todas las piezas, separándolas por categorías
  • Y muchos juegos más que cada día inventan los peques que me rodean…

IMG_1415

Espero que disfrutéis tanto como yo de este tipo de juguetes y se los ofrezcáis a vuestros peques.

*Podéis encontrarlo en Dideco y si introducís el código ATTEMPRANA al comprar online, recibiréis un descuento del 10% en vuestra compra.

 

 

 

 

 

 

Encaje de formas y colores

Para los que me seguís habitualmente, sabéis que los juguetes de madera son de mis favoritos.

Considero que su textura, su calidad y su resistencia son fantásticas para la experimentación y el descubrimiento del niño.

Por ello, hoy os traigo un juguete de madera que tenía muchas ganas de enseñaros. Se trata de un encaje diferente, compuesto por una tablilla de base con clavijas y cinco figuras de cinco colores cada una, en total 25 piezas, que se pueden encajar en las clavijas correspondientes.

Normalmente casi todos los encajes que solemos encontrar, suelen llevar una clavija para sujetar las piezas que se encajan en la base, pero éste no. Este encaje se compone de unas clavijas fijas en la tablilla que hace de base por las que hay que meter cada pieza encajable.

Además cada pieza tiene una forma geométrica y un color. Hay cinco formas y cinco colores diferentes.IMG_4747Para mí que el juguete sea de madera es muy positivo, como ya os he comentado, ya que el niño puede sentir su textura y sus formas curvas, sus ángulos y rugosidades y, experimentar a través del tacto, algo esencial en la infancia, ya que este sentido nos ofrece mucha información del entorno y hay que aprender a usarlo desde pequeños y sacar provecho de ello. La madera es un material cálido y básico, que atrae a los niños. Además es resistente y se puede llevar a la boca sin riesgo a perder color.

Al ser un material tan sencillo, invita a crear e imaginar, a fomentar el juego simbólico por parte del niño. Cuanto más básico es un juguete, más tiene que poner el niño de sí mismo para crear el juego y fomentar la diversión. Explorar es una de las bases de la infancia y es la mejor forma de descubrir de manera libre su entorno.IMG_4745Este juguete está pensado para que el niño encaje las formas geométricas sobre las clavijas de la base. Si nos fijamos bien, podemos observar cómo, de izquierda a derecha, el círculo tiene una sola clavija, el rectángulo incluye dos, el triángulo tres, el cuadrado cuatro y el pentágono cinco. Por lo tanto podemos comenzar a jugar con él con niños de un año o más (aunque el fabricante recomienda a partir de los dos años), ya que el círculo será sencillo de encajar para los peques de esta edad, porque éste nos recuerda a los juguetes de encaje de aros en un soporte.

Más adelante podremos ir ampliando los encajes con los que el niño se sienta preparado para jugar, hasta que consiga ir encajando las cinco formas.

Bajo mi punto de vista y mi experiencia, la técnica de modelado es muy positiva en este tipo de juegos y la mejor para ayudar al niño en su aprendizaje. Sentando al niño sobre mis piernas, cojo su manita y la guío para que conozca cómo realizar correctamente el juego, sin ofrecer presión ni fuerza, sólo dándole el modelo adecuado para que sea capaz de conocer cómo debe coger la pieza y cómo puede encajarla.

El modelo es esencial en la infancia, y la imitación es una de las grandes ventajas y formas de descubrir y aprender para el niño.

Tenemos que tratar de realizarlo siempre que el niño quiera, sin forzarle, ya que es una guía para que fomente su comprensión y amplíe su conocimiento, no para que le ofrezca rechazo por la actividad. De este modo el niño se siente exitoso y se ve capaz de hacerlo con cada vez menos ayuda.IMG_4746Podemos descubrirle al niño las formas geométricas, nombrándoselas todas según las va conociendo. Primero comenzaremos por el círculo, seguido del cuadrado y el triángulo, y por último el rectángulo y el pentágono.

Iremos poco a poco y fomentando el descubrimiento de cada forma en un día diferente.

Trabajando las formas geométricas

Podemos tratar de hacer actividades relacionadas con esa misma forma geométrica. Primero se la mostramos y nombramos y, después podemos:

  • Dibujar su contorno poniendo la pieza sobre un folio y repasándola con un color
  • Buscar cosas de casa con forma de círculo, por ejemplo, con nuestra ayuda
  • Buscar en sus cuentos cosas con esas formas
  • Jugar al veo veo con formas, en lugar de con el abecedario; “Veo veo”, “¿qué ves?” “una cosita”, ¿y qué cosita es? “Tiene la forma de un cuadrado (por ejemplo)” “¡Es la ventana!”
  • Meter en una bolsa todas las piezas y que con los ojos cerrados el niño trate de descubrir qué forma es

IMG_4744Es un encaje totalmente único, ya que permite encajar las piezas sobre las clavijas, algo que no suele ser lo habitual en los juguetes que encontramos de este tipo. Lo hace más complejo, ya que no sólo hay que adivinar cuál es el sitio adecuado de cada pieza sino que también hay que insertarlo en las clavijas que cada base posee. Esto nos permite que el juguete se use durante más tiempo y le demos mayor uso, según la edad y madurez del niño.

Favorece la coordinación oculo-manual, donde el peque debe coordinar sus movimientos y sincronizarlos para realizar correctamente la actividad. Este objetivo es esencial para el desarrollo de la mayoría de las actividades de la vida cotidiana. Trabajarlo a través del juego y la diversión permite al niño integrarlo en su día a día sin darse cuenta del esfuerzo que le supone a nivel cognitivo.

Potencia la modicidad fina, y la precisión en los movimientos de los dedos y las manos. Haciendo que el niño individualice los dedos del puño, use cada mano por separado y aprenda a coordinar sus movimientos para realizar el juego.

La asociación de unas piezas y unas formas con otras, prepara al niño a conocer el concepto de igual y diferente, a comprender lo que corresponde a una misma figura o a otra diferente. De igual modo sucede con los colores.  Podemos potenciar su adquisición pidiéndole al niño que una las piezas del mismo color, así fomentaremos el aprendizaje de los colores y la asociación por iguales. A la vez podemos solicitarle que busque cosas de su entorno que sean del mismo color, generalizando así el aprendizaje potenciado.IMG_4748Así mismo es un juego que precisa de mucha atención por parte del niño y concentración, lo cual permite que el peque cada vez permanezca más tiempo en una misma actividad, algo esencial según va creciendo y madurando, ya que las actividades que vaya a realizar cada vez precisarán de más atención y permanencia.

Como podéis observar es un juguete muy completo y que, sobre todo, nos permite jugar con niños desde un año hasta los cinco o seis. Ideal para jugar en familia, varios hermanos o con la intención de hacer interacción entre adulto y niño, buscando el contacto ocular y la atención conjunta.

Y a ti, ¿te gustan los juguetes de madera? ¿Empleas encajes y formas con tus peques?

Potenciar la motricidad fina con abalorios ensartables

Hoy os propongo un nuevo post en La Puerta Pequeña, el blog de Imaginarium, donde hemos probado los abalorios sin hilo Chic Fun-Click y os voy a hablar de too lo que podéis potenciar en los peques con ellos.

Aquí os dejo el post para que contéis vuestra experiencia jugando con este tipo de juguetes y potenciando la motricidad fina.

http://www.lapuertapequena.com/banco-de-pruebas/nuestra-experiencia-con-chic-fun-click

IMG_3803b