La importancia de la despedida

Ya sabemos que a ninguno le suele gustar despedirse de alguien al que quiere. En alguna ocasión ya he comentado algo sobre este tema pero hoy me gustaría profundizar más.
Cuando tenemos que despedirnos de nuestro bebé o nuestro niño para ir a trabajar o para separarnos un rato por el motivo que sea, a veces se hace costoso, ya porque le cueste a los padres o porque el niño ya sea consciente de lo que esto supone y lo sufra y muestre o porque les cueste a ambos.
En muchas ocasiones las familias esperan a que los niños estén dormidos o despistados para dejarles con el cuidador, el familiar o en la guardería y así poder irse sin vivir esa experiencia de separación tan difícil y costosa.
Desde mi conocimiento y experiencia profesional aconsejo que esto no se haga, ya que los niños en ese momento preciso no sufren por la despedida ya que no son conscientes de la separación que se está dando pero al despertarse o situarse estarán confusos, desorientados y sin saber dónde están sus padres, los que le dejaron durmiendo o jugando un rato.
Lo mismo debemos tener en cuenta si vamos a dejar al pequeño en un cumple y le hemos dicho que nos quedaremos esperándole fuera o si le llevamos a algún sitio y de repente desaparecemos en cuanto él se despista. Debemos cumplir lo prometido.
El niño vive este tipo de “engaños” con mucha inseguridad, desorientado, angustiado por lo que está pasando, ya que se acostó o se despistó jugando y estaba con sus padres y al ratito sin explicación alguna ya no estaban y se encuentra con otras personas diferentes y sin saber medir el tiempo ni comprender qué ha sucedido.
Por todo ello los niños se angustian tanto, porque no son capaces de comprender que papá y mamá van a volver aunque se hayan ido, no miden el tiempo y esto les angustia e intranquiliza. Siente abandono.
Si por el contrario, los padres anticipan la situación y explican cuánto rato van a estar fuera (por ejemplo: volveremos a la hora de merendar, a la hora de bañarte, después de los dibujos o cualquier otra cosa que oriente al niño en el tiempo), el pequeño estará más calmado y podrá aprender a separarse de sus padres sin angustia y confiando en ellos.
Por lo tanto la despedida es muy importante. Desde el nacimiento debemos hacerlo correctamente y despedirnos de nuestros hijos cuando vayamos a separarnos un rato de ellos, sin inventar excusas y tratando de anticiparles así lo que va a suceder. Fomentando un vínculo seguro y sano entre ambos. Haciendo que el niño confíe en sus padres y sea cada vez más consciente de la realidad, sin mentiras.
Las despedidas también pueden realizarse anticipando la siguiente bienvenida, es decir, diciéndole al peque lo que haremos al volver a vernos, las ganas que tendremos de que nos cuente lo que hizo mientras no estábamos juntos, de jugar a la vuelta… Así fomentaremos que no sea tan costosa la manera de despedirnos y el niño comprenderá que esta separación es un “hasta luego” y no un “adiós”.

4 comentarios en “La importancia de la despedida

    • Atención Temprana y Estimulación dijo:

      Muchísimas gracias! Qué alegría me da!
      Pues yo trataría de hacerle un horario, explicándole con dibujos o fotos que cuando se despierte no estás y que sí estarás después de comer, por ejemplo. Diciéndole cuando no estás y cuando sí. Para que sea más fácil de entender. También depende de la edad de la peque. Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s