Por qué no debemos mentir a los niños

Son tantas las veces que empleamos la mentira de forma espontánea para salir del paso ante situaciones cotidianas, que a veces no nos damos cuenta de la importancia y el impacto que tienen nuestras palabras sobre los niños.En muchas situaciones es necesario emplear un lenguaje más sencillo al que emplearíamos con otro adulto, o “perfilar” o simplificar la realidad para poder mostrársela a los niños, pero no es necesario mentir o incluso engañar con situaciones que antes o después descubrirán por sí mismos, encontrándose de cara con la realidad que les hemos ocultado y descubriendo que les hemos engañado, como os cuento en este post. Seguir leyendo