El gateo: cómo potenciarlo y sus beneficios 

Cuando los peques cumplen 4 o 5 meses empiezan a interesarse por su entorno más allá de sus padres, queriendo moverse, descubrir y explorar el espacio poco a poco con las herramientas que van adquiriendo.

Este proceso comienza con el movimiento de las extremidades, el volteo, la reptación, el arrastre, el gateo y la marcha.Pero, ¿qué beneficios tiene el gateo? ¿Cómo podemos potenciarlo? ¿Qué aspectos potencia? ¿Por qué es tan beneficioso el gateo para los peques? Seguir leyendo

Dónde puede comer mi hijo si aún no se sienta solo

Esta consulta cada vez está llegándome más y más y por eso quiero tratar de resolverla dándoos diferentes opciones según el momento y la madurez del peque.

Hacia los seis meses los peques empiezan con la alimentación complementaria y es aquí donde unos prefieren introducir sólo los cereales, otros los purés de fruta y verdura o sólo uno de ellos y otros comenzáis con el Baby-led weaning, que consiste en comer a partir de trozos pequeños, como os contaba aquí.
En el caso de comenzar sólo con cereales, podremos empezar a introducir la cuchara uniéndolos a la leche, o emplear el biberón si así lo decidimos.

Si empezamos con la cuchara, estaremos en el mismo caso que en los que comienzan a introducir purés y papillas. Es en este momento donde pensamos ¿Y cómo le doy las papillas, sentado tumbado, reclinado? ¿Es momento de comprar una trona? ¿Me sirve la hamaca para que coma? Seguir leyendo

En la piel de Susana, mamá de Sergio, Daniel y Silvia

Hoy nos ponemos en la piel de Susana, una madre de tres peques, Sergio, Daniel y Silvia, que muestra que con optimismo, lucha y constancia, todo se puede!

Susana tiene una historia realmente conmovedora, que hará que empaticemos con ella desde el primer renglón. Es una auténtica luchadora, al igual que sus peques, y sólo tiene buenas palabras para agradecer a los profesionales y a su entorno el apoyo y trabajo con toda su familia. Es de estas historias que te hacen sonreír y sentirte más vivo.

Gracias Susana por abrirte en mi espacio y compartir tus dos experiencias que no dejan de llenarme de sentimientos.

-Mi nombre es Susana. Tengo tres hijos, Sergio diagnosticado con retraso madurativo de 3 años y medio, Daniel y Silvia mellizos de 18 meses. Daniel, con problemas de retraso motor ,hipotonia e hiperlaxitud. Mi historia aunque va por un momento feliz ha tenido muchos momentos malos y de bajones. Os cuento un poco.- 

Todo comenzó en 2012, cuando mi marido y yo con 26 años decidimos tener nuestro primer hijo. Fue todo muy rápido , aunque un embarazo de riesgo y muy doloroso, Sergio quiso salir en la semana 32 pero gracias a los magníficos profesionales del Hospital Puerta de Hierro lograron retenerlo hasta casi la 41 !

Fue un parto provocado ya que Sergio no quería salir, 18 horas de parto, para ver esos dulces ojos azules y ese pelito rubio que necesitó mucha ayuda para nacer, tragó líquido y necesitó incubadora y reanimación. Aparentemente todo estaba bien, hasta que a los 15 días empezó a vomitar,pasamos por mil médicos y hospitales y nadie le daba importancia hasta que un médico le diagnosticó reflujo gástrico severo y estuvo tratado con medicación. image-08-06-16-02-14-8Después de seguir insistiendo Sergio no mejoraba, no cogia peso, no crecía, y le hicieron una endoscopia después de un año luchando para saber qué pasaba y el resultado fue una hernia de hiato, gastritis crónica y una esofagitis.

Con 4 meses,vinieron más problemas y miedos,vimos que Sergio torcía los ojos, íbamos a sus pediatras, y nos decían que era normal… Corregible hasta el año decían… Padres primerizos y preocupados, no nos tomaban en serio. Al año, gracias a un fondo de ojo, descubrieron 3 dioptrías en los ojos de mi niño,hipermetropía y estrabismo, directamente gafas. A los 4 meses también tenía muchos ataques de tos a lo que solo nos mandaron jarabes , no hacían más, con 6 meses pedimos y exigimos consulta con neumólogia porque de los ataques se privaba, nunca olvidaré aquel día, diagnóstico: Asma leve infantil con bronco espasmo. Gracias a la doctora Elena del hospital Juan Carlos I de Mostoles quien le trató como su propio hijo.image-08-06-16-02-14-4A raíz de ahí todo fueron problemas, Sergio llevaba ya 3 especialistas, pero lo que no nos esperábamos era lo que nos venía por delante. Ingresos por los vómitos, anemias, rotavirus… Veíamos también que era un niño muy parado, y todo lo hacía tarde, pero nuestro entorno nos decía “cada niño lleva su ritmo” pero pasaban los meses y Sergio no andaba , empezó a gatear con 13 meses, hasta que con 18 meses nos mandan al neurólogo porque no andaba y veían signos alarmantes en su desarrollo… Aquí vino lo peor…. Se me vino el mundo abajo, no podía creer que la vida se estuviera cebando tanto con mi niño pequeño, con mi bebe.

Diagnóstico del neurólogo: retraso madurativo con sospecha de TEA, yo ni siquiera sabía que eran esas siglas, la seguridad social lo suelta así y ni me lo explicaron, hasta que miré por Internet y ví la palabra Autismo por todas partes; no nos daban plaza pública para atenderle de inmediato porque aún no teníamos la discapacidad y las listas de espera era infinitas..

Nos trasladamos de ciudad a Torrejon de Ardoz por motivos personales y antes de saber todo esto quisimos darle un hermanito a Sergio con la sorpresa de que venían mellizos!!! Allí tuvimos que luchar y luchar por empezar cuanto antes con Sergio , estuvimos pagando una terapia en el Centro Kaplan de Torrejon hasta que nos dieron la plaza pública en el CAT Astor de Torrejon después de casi un año y pico de espera.

Pruebas, valoraciones, análisis genéticos, resonancias… Por todo pasó varias veces. Empezó a andar con 21 meses y medio, pero no hablaba. A día de hoy, gracias a Esther (centro Kaplan), Marimar (su logopeda en Astor), Patricia directora de Astor, el EAT de San Fernando de henares y la escuela infantil Loreto de Torrejon, Sergio es un niño totalmente feliz que se supera cada día y su diagnóstico de TEA se ha quedado en un retraso madurativo con desfase de 1 año con respecto a su edad, pero avanzando!!!! A todas estas personas y a la paciencia y trato que han tenido con nosotros les estoy sumamente agradecida porque gracias a todos ellos incluidas sus profesoras Carmen R. y Carmen, Sergio es lo que es hoy en día.

Ayuda mucho a su hermanito Daniel cuya historia os voy a contar ahora mismo.

Daniel y Silvia fueron niños muy deseados pero eran dos, al principio sólo uno ya que yo estaba embarazada de uno y a los 3 días, pensando que había abortado con lo que empecé a sangrar, me dieron la noticia de que el otro feto se había desprendido y estaba esperando mellizos. La verdad es que fue duro, pero cuando te haces a la idea lo ves de otra manera. Estos luchadores que tengo como mellizos pasaron por dos amenazas de parto hasta que en la semana 35 nacieron y todo genial! Ni incubadoras ni nada!image-08-06-16-02-14-6Empezamos a ver que Daniel (al igual que Sergio) no iba al ritmo de su hermana. Bastante más atrasado, recorrimos el mismo camino de médicos que con Sergio pero esta vez con un poco más de suerte porque su tratamiento comenzó con 9 meses. Después de la consulta con el neurólogo Fernando Martín del Valle (gran profesional) le diagnosticó retraso motor, hipotonía e hiperlaxitud. image-08-06-16-02-14-2Nos pusimos mi marido y yo manos a la obra para empezar tratamientos lo antes posible. Gracias a nuestra rapidez y a la cantidad de buenos profesionales que le han atendido, ha logrado andar con 18 meses. Mucha fisio ha tenido empezando por 20 sesiones que le dieron en el centro de especialidades con Alicia (gratis), a la vez le llevamos al Centro Kaplan donde David le ha trabajado con muchísimo mimo esos piececitos. Luego entró en Astor y está feliz con su fisio Almu la que también le ha echo fisio respiratoria sin tener que hacerlo. Su terapeuta ocupacional Ana, con la que se lo pasa pipa y el primer nombre que ha pronunciado en su vida ha sido el suyo. image-08-06-16-02-14-5Queda mucho trabajo por hacer, son terapias todos los días, pero tener niños con Necesidades Educativas Especiales no es un lastre como mucha gente opina, es ESPECIAL.

Miles de gracias a todo Astor de Torrejon (Patricia, Arantxa, Virginia, Marimar, Almudena, Ana y Nines) porque gracias a ellas mis hijos son lo que son ahora, y a mi marido y a mí, Patricia nos ve todas las semanas como una terapia más para ver cómo lo llevamos todo y si necesitamos algo. Gracias a todo esto estamos más unidos. Al centro Kaplan (David, Esther , Alma y Noelia) porque estuvieron con nosotros desde el principio. image-08-06-16-02-14-7Aún nos queda mucho camino y muchas pruebas, pero sé que como su hermano Sergio, Daniel va a progresar al máximo, como él ha hecho. Todo se supera! Si se puede!

* Si como Susana quieres contarnos tu historia, que nos pongamos en tu piel y podamos aprender y mirar a través de tus ojos, contándonos tu visión como madre, padre o profesional del campo, no dudes en ponerte en contacto a través del cuestionario de contacto, en la pestaña superior, o escribiéndome a [email protected]

Puedes descubrir más sobre este Nuevo Proyecto, y sobre cómo colaborar aquí: https://atenciontempranayestimulacion.com/2016/05/16/me-ayudas-a-ponerme-en-tu-piel/

Acompañar para educar

El juego es muy amplio y varía según la edad y la etapa del desarrollo del niño, como os contaba aquí.
Las diferentes etapas del juego permiten al niño desarrollar distintas habilidades y nuevos aprendizajes, necesarios y muy útiles para el resto de su vida.
El papel que desempeña el juego en diferentes áreas es muy importante, como por ejemplo, a nivel motor, a nivel cognitivo, creativo o relacional.

IMG_8788Hoy quiero hablaros de las relaciones en el juego. De las interacciones de unos niños con otros y de lo que esto les aporta y les enseña.
Si os paráis un momento a mirar cómo juega vuestro hijo en el parque, o en grupo, veremos que no se relaciona igual con un niño de su edad que con otro más mayor o más pequeño, y lo mismo sucede si el niño es conocido o desconocido para él o si es su hermano o un amigo del colegio.

Hay diferentes expertos que recomiendan intervenir en el juego del niño, guiar y proponer y, de este modo, dar unas pautas y una guía adecuada en cada momento.

Mi punto de vista, es el contrario. En las sesiones que realizo en psicomotricidad, me gusta sacar varios materiales y proponer diferentes juegos y partiendo de ahí, dejar libre la experimentación del niño y su imaginación, facilitando que exprese su naturaleza y sus habilidades innatas.

Pero, ¿entonces estoy diciendo que debemos dejar a los niños libres y sin ninguna guía? La respuesta es no. No consiste en dejar a los niños sin supervisión y siendo libres en todo lo que hacen y sin normas, sino que consiste en dejarles expresar su momento evolutivo y sus necesidades, pero mostrando lo que es correcto, dando ejemplo y explicando los límites del resto del grupo.

¿Y qué quiere decir esto?
Pues que cada uno no puede hacer lo que quiera sin respetar al otro ni su espacio, sino que hay unas normas básicas de convivencia y relación en el juego, donde todos debemos respetarnos y dar ejemplo de lo que exigimos para nosotros mismos.

IMG_4677

En el juego la espontaneidad y la imaginación, propician ideas mucho más grandes que las planteadas en un inicio, pero es necesario educar desde la cuna, explicando los límites de cada uno y poniendo palabra a los sentimientos del grupo, fomentando que los niños desde pequeños pidan y expresen con palabras sus necesidades.

Por lo tanto, la guía en el juego debe ser esta supervisión, donde a pesar de dejar libre la creatividad y las necesidades del niño, los adultos estaremos para establecer límites, poner palabra a los sentimientos y pautar aquello que no es adecuado, haciendo que el niño empatice con los sentimientos del otro.
Por ejemplo: si vemos que nuestro hijo le quita un juguete a otro niño, podemos acercarnos y decirle que lo debe pedir, expresando con voz cómo debe hacerlo (“Quiero esa pelota, ¿me la dejas por favor?”).
Otro ejemplo: si vemos que empuja a un niño, nos acercaremos y pondremos palabra: “Si no te gusta que te quite la pelota, díselo pero no le empujes”.
Este es el modo de educar en las relaciones interpersonales, dando pautas de cómo convivir y relacionarse en grupo, pero sin modificar la naturaleza del niño y su creatividad.

No podemos quejarnos de que la educación está empeorando si no somos capaces de supervisar el juego de nuestros peques y acompañar en este aprendizaje tan importante. Porque el juego es la base de la niñez y es el principal motor de aprendizaje del niño. A través de éste aprenderá y generalizará lo que adquiera llevándolo a su día a día según vaya creciendo.

Oball Roller de Dideco, un juguete que estimula el movimiento del niño

Oball Roller de Dideco nos ha encantado.
Ya sé que mi opinión suelo ponerla al final del post pero hoy no puedo evitar comentarlo al principio, porque ha sido un éxito desde el momento en que lo recogimos hasta ahora mismo.
Todos sabemos que a los peques los juguetes les entusiasman unos minutos y al rato suelen perder esa ilusión y vuelven a sentirla a los días  o varían en el tiempo.
A veces un juguete que no les gusta de primeras, a los días les encanta o viceversa.
Pues con Oball Roller no nos ha pasado lo habitual, sino que desde que llegó ha sido un éxito y continua siéndolo un mes más tarde.
Así que os voy a explicar sus características y ventajas y nuestra experiencia con este juguete.
Oball Roller es una pelota unida a un bastón ambos de plástico muy resistente y flexible. Podemos encontrarlo en color rosa y en color azul.
Está recomendado a partir de un año de edad, aunque yo especificaría su edad de uso dependiendo del juego que vaya a realizarse con él.
La pelota puede separarse del bastón y usarse por separado. De este modo recomendaría la pelota a partir de los seis meses, ya que el bebé ya empieza a agarrar con sus manos y juega con lo que tiene en ellas, observa y se empieza a interesar más por su entorno. Además su agarre es muy sencillo, ya que la pelota es hueca y se puede sujetar a través de su estructura en forma de red.
Por lo tanto, si lo compramos a esa edad será un juguete que usaremos durante mucho tiempo y aprovecharemos la inversión; algo que a su vez me parece muy ventajoso teniendo en cuenta lo rápido que los peques crecen y se dejan de interesar por un mismo juguete.
En cuanto al uso del juguete completo con el bastón, como arrastre o empuje, lo aconsejaría a partir de que el niño camine con autonomía y seguridad, ya que si se apoya sobre éste, puede desestabilizarse y caer, al ser una rueda que no ofrece estabilidad.
Lo habitual en los peques al ponerse de pie, es buscar apoyos para empezar a caminar, si realizan este apoyo en Oball Roller, pueden llegar a caer y cogerle miedo al juguete.
Por lo tanto, no fijaría una edad de uso generalizada en este caso, ya que cada peque camina a una edad y se encuentra cómodo y seguro en un momento diferente al de los demás.
En cuanto al uso como pelota, podría destacar que su principal ventaja es su forma y su fácil manejo. Es increíble ver a los más peques cómo la agarran y lanzan y su interés por ella, gracias a sus colores llamativos y a la pelotita que lleva dentro que suena al rodar y girar por el suelo.
Estimula el movimiento y el interés por el entorno, ya que las pelotas son, en general, un juguete esencial para los niños. Hacen que los peques quieran seguirlas y potencian el desarrollo de la motricidad gruesa.
Si a un niño de seis meses le ofrecemos una pelota, veremos cómo trata de voltear por el suelo a por ella, o reptar o, más tarde hacia los ocho o nueve meses, gatear hacia ella.
Además potenciaremos el uso de ambas manos conjuntamente, haciendo que agarre con ambas la pelota o juegue con ella con sus manos por separado.
El agarre de ésta favorecerá la coordinación oculo-manual y el juego con ella estimulará la percepción de sí mismo y el espacio.
En cuanto al uso del juguete completo, con el bastón, el niño tendrá un empuje o arrastre muy llamativo.
Oball Roller les hará tener percepción del movimiento que realizan y la consecuencia de éste en el juego. El peque arrastra o empuja un bastón y lo que observa directamente es el movimiento de la pelota que va unida a éste.
Su peso ligero hace que sea fácil de manejar y llevar a todas partes sin necesidad de ayuda del adulto y esto satisface mucho a los niños y les hace sentirse seguros y autónomos.
El uso de la pelota por separado a partir del año, favorecerá muchos aspectos en su motricidad gruesa. Los niños comenzarán a chutarla, a lanzarla voluntariamente al suelo o a una persona, a jugar con el otro, a correr hacia ella o a intentar encestarla en un cubo.
Todos estos aspectos potencian el desarrollo social y las relaciones entre personas, esenciales en la vida.
La sociabilidad y los juegos en grupo comienzan con los juegos de interacción recíproca entre bebé y adulto, algo que puede realizarse con este juguete.
Creo que Oball Roller ofrece muchísimas ventajas en un juguete sencillo y a su vez muy llamativo.

Y ahora sólo os queda opinar a vosotros y comentar lo que os ha parecido este juguete de Dideco que podéis encontrar en su web y sus tiendas por algo más de 20€.

Invitación al movimiento

Desde que el niño cumple los seis meses más o menos, su actividad se dispara en todos los aspectos.
Comienza a interesarse mucho más por el entorno y a querer ser más independiente, en la medida de sus posibilidades.
Aquí descubrimos que el mejor ejercicio para los niños es el suelo.
Algo tan sencillo como jugar en el suelo potencia todos los aspectos que necesitan para ejercitar sus músculos, el desarrollo cognitivo, la motricidad gruesa, la coordinación, la fuerza…img_0882
Los peques necesitan estar en el suelo y empezar a moverse y desplazarse por sí mismos, primero con el volteo, luego reptando y después gateando, sentándose y poniéndose de pie.
Para ello debemos buscar un entorno seguro, libre de enchufes, cables, esquinas, piezas pequeñas y otros materiales que puedan dañar al pequeño.
Una vez protegido el espacio, debemos cubrir el suelo con un tapiz, una manta u otro elemento que amortigüe mejor las caídas que el duro suelo, ya que serán varias las que el niño tenga mientras prueba, ensaya y progresa. Está claro que el mejor protector son los padres, que deben anticiparse al movimiento del niño y parar el golpe, pero para prevenir, lo mejor es cubrir el suelo.
La higiene en esta fase es esencial. Debemos limpiar la zona donde el niño estará para que no tenga pelusas que pueda llevarse a la boca u otros elementos.
Colocar algunos juguetes que sean llamativos para el peque enel suelo ayudará a que éste disfrute del juego y trate de desplazarse a por ellos.
Debemos dejar al niño libre, sin guiarle constantemente, para que pruebe, ensaye y mejore cada día, sin un modelo.
Poco a poco veremos cómo va logrando movimientos nuevos y va ganando fuerza y coordinación y mayor control de su cuerpo.
De este modo explora, conoce más su cuerpo, siente a través de sus sentidos y conoce sus posibilidades y las mejora cada día con la práctica.
El niño se siente muy satisfecho al ver su progreso y sentirse más autónomo y capaz sin necesitar tanta ayuda por parte del adulto.
El papel del adulto es acompañar y apoyar en cada movimiento, sin dejar solo al pequeño. Protegiéndole y dándole seguridad en cada uno de sus intentos.