Desarrollar el juego simbólico con comiditas

¿Sabes que el juego nos hace aprender de manera espontánea y atractiva? ¿Conoces cómo potenciar el juego simbólico?

El juego debe ser la base de aprendizaje de cualquier niño.
A través de éste, se adquieren hitos únicos de tal manera que aprenden casi sin percibirlo, sin ser conscientes de todo lo que les aporta esta acción.

El juego es el motor del niño y por ello es su herramienta de descubrimiento, ensayo, prueba, error, adquisición, acierto, creación, experimento, sentimiento… El juego lo es todo para el niño. Le hace sentir, imaginar, empatizar, comprender, ser, vivir y disfrutar, de mil maneras diferentes de una misma acción. Le permite explorar, emocionarse y sumergirse en cualquier personaje que su imaginación cree.
Y nuestro papel como adultos, es favorecer estos momentos de juego y propiciar situaciones de juego libre, sin estructura, organizado por el niño, donde nosotros nos convirtamos en uno más y nos dejemos guiar por los más pequeños.IMG_9228La mente del niño no está condicionada por tantos factores y vivencias como la del adulto, por lo que su imaginación es más amplia y libre. Es indudable que esto enriquece su juego y puede ser muy positivo para nosotros imitar sus conductas y dejarnos guiar por sus ideas de juego.

EL JUEGO SIMBÓLICO
El juego simbólico comienza hacia los dos años y se desarrolla a lo largo de toda la infancia, siendo una herramienta de aprendizaje muy potente.
El juego simbólico permite al niño expresar y comprender emociones, enriquecer las capacidades lingüísticas, adquirir valores, empatizar, ponerse en el lugar y el papel de otros, e imaginar y crear todo lo que su capacidad le permita.IMG_9215

Y ¿cómo podemos favorecer el juego simbólico?
Con materiales cotidianos, del día a día, con los que los niños puedan imitar, recrear o elaborar situaciones habituales de su entorno más cercano: el colegio, la familia, la compra, el médico, la peluquería…

Uno de los mejores materiales, de los que más nos gustan y usamos habitualmente, y que nos invitan enormemente a desarrollar este juego son las comiditas.IMG_9224No sólo porque sea un material que se puede emplear para jugar a comer, sino porque además pueden servir para jugar a los restaurantes, las familias, la compra, el colegio y todo lo que la imaginación permita.IMG_9229Y si además unimos este juego a un material tan beneficioso como es la madera, ya es para mí el juego perfecto.

Las comiditas han sido desde siempre uno de los mejores juegos de infancia. Jugar a comprar la comida, a prepararla, repartirla en platos, hacer que la comemos, expresar si está fría o caliente, buena o mala, si nos gustan o no los alimentos, del color que son, si huelen bien o no, las cantidades… Todo este juego es realmente completo en cuanto al aprendizaje que reporta, además de ser súper divertido y atractivo para niños desde los dos añitos.IMG_9221Además el juego simbólico permite expresar y canalizar situaciones vividas, donde nosotros como adultos podemos hacer el papel de niños en el desarrollo del juego y recrear situaciones del día a día en la familia, para ofrecerle al niño la oportunidad de resolverlas, de ser él el que gestione los momentos de conflicto.
Gracias a estas oportunidades los niños empatizan y adquieren herramientas para nuevas situaciones en familia.IMG_9235No se trata de imitarles ni de hacer burla, ya que este jamás sería el fin, sino de exponerles ante situaciones semejantes a las que vivimos en el día a día, como cuando no quieren probar nuevos alimentos, o no quieren ayudar a poner y quitar la mesa, por ejemplo.
De este modo dan respuesta a sus propios conflictos y nos muestran otro modo de responder a ellos.IMG_9222Además estas comiditas de Melissa&Doug pueden potenciar la adquisición de nuevo vocabulario, ya que nos dan la oportunidad de conocer nuevos alimentos, aprender a describirlos e invitar a probarlos.
Y uno de los principales valores que enseñan estas comiditas, es a separar los alimentos por categorías y aprender los grupos alimentarios: lácteos, proteínas, hidratos o cereales y frutas y verduras.

Además, favorecen la motricidad fina de los peques, ya que podemos aprender a cortar con el cuchillo de madera cada uno de los alimentos, sobre la tabla que traen.IMG_9223Incluso los más pequeños, aprenden a usar sus manitas con calidad, fuerza, precisión en su agarre para separar las piezas entre sí del velcro, por lo que fomentan la coordinación óculo-manual.IMG_9231Aprenden a soltar y agarrar, a coger, meter y sacar.
Estimulan el tacto, la vista, la atención y la permanencia en una misma actividad, potenciando la constancia y la persistencia.

En las comiditas que podemos cortar y unir con velcro, además estamos potenciando la capacidad de abstracción, las habilidades viso-espaciales y la creación del niño, donde adquirirá la manera de aprender a construir de nuevo cada alimento con sus piezas tras haberlo cortado.

Este material potencia también la autonomía del niño, enseñándole a guardar cada alimento en su caja correspondiente. Las cajas en las que vienen los alimentos para guardarse se pueden emplear como compartimentos o espacios para crear un mercado o almacenar la comida como si fuera una despensa o una nevera, como veis en las fotos.

Como veis, podéis escoger entre comiditas enteras o comiditas para cortar, dependiendo de la edad de los peques, de vuestros gustos y necesidades.
He querido mostraros ambas porque creo que las dos son realmente maravillosas.
Además del material, de la calidad, los colores, la relación tan sana que establece el peque con la comida saludable y la oportunidad de un juego de toda la vida, sin estímulos extras, invitando al niño a ser él quien cree e imagine, elaborando su propia historia de juego.IMG_9225Puedes adquirir ambos sets de comiditas en Dideco, además usando el código ATTEMPRANA al comprar en su tienda online, podrás adquirir un 10% de descuento.

* Se venden por separado. Un set incluye los alimentos variados de las cuatro categorías alimentarias y  el otro set incluye los alimentos variados para cortar.
* Post en colaboración con Dideco. Sólo testo y escribo de aquello que me gusta y realmente recomiendo.

Aprendiendo con cubos sensoriales

¿Quieres ver el último descubrimiento que he hecho en materiales con un fin pedagógico? 

Desde que comencé a trabajar en Atención Temprana pongo mucho el foco en aquellos productos y marcas que trabajan con materiales de calidad y juguetes educativos. y sobre todo en aquellos espacios que crean productos para todos y para todo, que ademas de tener un fin pedagógico y educativo, esté pensados para enseñar, ilusionar y asombrar a los niños.

Dideco es un referente en este sentido. ademas cuenta cada vez con un mayor abanico de productos y novedades, y por eso me gusta ir mostrándoos aquellos materiales que creo que pueden interesaros y ser funcionales para peques de entre 0 y 6 años. Además me gusta que veáis juguetes que tienen muchas funciones, que son de calidad y que pueden tener muchas utilidades, ya que es mejor tener poco y bueno, que mucho y poco útil o de escasa calidad.

Hoy quiero mostraros dos materiales diferentes, pero con un fin similar, aunque son dos posibilidades distintas y por ello os las voy a separar para que podáis escoger el que os guste y convenga más.

Ambos son cubos sensoriales que estamos usando a diario. se complementan entre sí.

Si tenéis niños de entre 6 meses y 6 años, estoy segura de que os van a gustar.

1. El primero es un material de Guidecraft, que si no conocéis la marca, os la recomiendo al 100%. Vienen 17 piezas sensoriales de diferentes tamaños, formas y colores y una bolsita de tela para guardarlos, algo que me parece genial para mantenerlos ordenados, cuidados y que no ocupen mucho espacio.IMG_7643Me gustaría explicaros su uso según las diferentes etapas evolutivas o edades de desarrollo: Seguir leyendo

Síndrome de Down

El Síndrome de Down es un trastorno genético causado por una alteración en el cromosoma 21, en concreto un cromosoma de más en este par, generando así una trisomía en el par 21.

Su diagnóstico puede haber sido anterior o posterior al nacimiento y en ambos casos, lo habitual es que a los pocos días de nacer, el peque sea derivado a atención temprana, recibiendo así cuanto antes las terapias y las pautas adecuadas a las necesidades que el niño presente.

Los rasgos generales y más comunes son:
Discapacidad intelectual
Hipotonía muscular

El resto de características variarán según el niño: cardiopatías, problemas de visión o audición, problemas digestivos, paladar ojival, mala colocación de la dentición, etc.

Todo ello puede ocasionar diferentes dificultades en distintas áreas:
– La alimentación
– El lenguaje
– La motricidad fina
– La motricidad gruesa
– Las relaciones interpersonales
– La autonomía
– La comprensión y la atención Seguir leyendo