Fomentar la persistencia, la constancia y el esfuerzo jugando

La sociedad en la que vivimos ha cambiado enormemente en las últimas décadas.
Las nuevas tecnologías y los medios con los que contamos actualmente, nos han impulsado a obtener grandes beneficios pero también grandes enemigos, de los que somos responsables y en los que debemos educar a nuestros hijos e hijas.

Hace tiempo os hablaba de la inmediatez con la que obtenemos todo, en este post sobre cómo inculcar la paciencia en nuestros hijos, pero es verdad que la atención y la perseverancia no están de moda.

Nos estamos convirtiendo en un modelo de inmediatez extrema, donde es complicado trabajar y favorecer aspectos como la espera, la constancia, la escucha, la persistencia o el esfuerzo.

Para adquirir mucho de lo material que nos rodea, podemos hacerlo a golpe de clic en unos segundos, a través de aplicaciones, buscadores, tiendas on line o con una simple llamada de teléfono.

Esto hace que nuestros hijos estén creciendo en este momento social, donde todo se consigue de manera rápida e incluso inmediata y, si no es así, las reacciones por conseguirlo son incluso extremas.

Por todo esto, desde hace un tiempo en casa hemos eliminado la tablet, tratando de potenciar que nuestros hijos conecten más consigo mismos y con lo que les rodea, y no tanto con aquello que les ofrece inmediatez casi sin esfuerzo ni razonamiento.
Además de este cambio tan significativo en nuestro hogar, que no ha costado prácticamente nada, la verdad sea dicha, también hemos introducido juegos y materiales nuevos que favorecen su persistencia, su espera, su esfuerzo, el trabajo, la concentración, la autonomía o la paciencia, entre otros aspectos.

Todos los juegos y las actividades que se realizan por uno mismo, nos hacen integrar mayores aprendizajes y habilidades funcionales para nuestro día a día, por ello hoy os muestro dos de estos materiales que pueden cambiar nuestro día a día: Seguir leyendo

Cómo favorecer la autonomía de 0-6 años

Muchas veces destacamos diferentes áreas dentro de la infancia, tales como la motricidad fina o gruesa, la comprensión, la atención o el lenguaje, y dejamos de lado algo tan importante como la autonomía personal, es decir, lo que es capaz de hacer mi hijo o mi hija a cada etapa.

Hoy te cuento en este post en colaboración con el club de Malasmadres qué es lo que puede hacer tu hijo desde que tiene 6 meses hasta los 6 años, para sentirse más capaz, ser autónomo y valerse en muchos aspectos por sí mismo dentro del núcleo familiar, sin necesitar ayuda continua de los adultos o del resto de la familia.

Conocer las capacidades de nuestros hijos e hijas en cada etapa y su desarrollo en todas las áreas, nos permite exigirles hasta el punto en el que ellos son capaces de lograr, sin presionarles ni forzarles a realizar tareas fuera de su alcance o edad, pero sí teniendo en cuenta lo que pueden hacer por sí mismos, mostrando autonomía, mayor autoestima y sintiéndose papel fundamental dentro del núcleo familiar con el protagonismo que les merece.Os animo a potenciar su autonomía desde la familia, ya que dentro del hogar proporcionamos mayor seguridad, calma y oportunidad de prueba, ensayo y aprendizaje.

Y tú, ¿fomentas la autonomía de tus hijos? ¿Das oportunidad de que muestren sus capacidades innatas o te gusta supervisar sus acciones?

Bandeja multisensorial con arena

Ya sabes que me fascina descubrir materiales que realmente sean funcionales y prácticos, que incluyan varias funciones o incluso no traigan instrucciones cerradas para desarrollarlos, permitiendo así potenciar habilidades como la creatividad o la imaginación, y además siendo juegos que ocupen un lugar real, no que permanezcan en una estantería sin ser usados por su falta de practicidad o su dificultad de ser montados.

Hace unos días recibía un material que llevaba tiempo queriendo descubrir y mostrarte, que nos ha encantado y por eso lo comparto hoy contigo.

Se trata del set de bandeja y pizarra multisensorial de aprendizaje de
pre-escritura.temp (19)Es un material de madera, compuesto por una bandeja donde poder colocar una pizarra con doble cara en su soporte, con posibilidad de pintar sobre pizarra negra con tiza, o sobre la pizarra blanca con rotulador, que además es imantada. Seguir leyendo

Calendarios para aprender horas, fecha, día de la semana, clima y estación

Desde que comencé a trabajar con niños y niñas, me di cuenta de que la estructura y la rutina, facilitaban mucho la ejecución del día a día, ya que daban sentido a una jornada que comenzaba siempre de manera similar, con unas actividades, ritmos y juegos, que poco a poco nos llevaban a otros diferentes y acabábamos con un patrón parecido durante cada día, para dar de este modo seguridad, confianza y tranquilidad a los pequeños.

Este método que estructura y da un sentido a cada día, creando una rutina, hace que se puedan incorporar actividades nuevas con mayor facilidad, dentro de una estructura fija diaria. Y esto no quiere decir que durante cada jornada se lleven a cabo las mismas actividades o juegos, sino que se emplea un horario más o menos cerrado, con unos espacios marcados, y unas actividades concretas para cada franja, pero permitiendo también los cambios, las espontaneidad, el juego libre y los momentos de mayor flexibilidad.

Nuestra rutina comienza siempre por el uso del calendario, que empleamos tanto en casa como en aula, ya que nos centra y nos hace situarnos en el momento concreto que vivimos, dando sentido a lo que sucederá en el día (ya que cada día de la semana supone unas acciones u otras, no es lo mismo que sea lunes que domingo), y dando seguridad y sentido al niño sobre sí mismo y su entorno.

Os presento dos modelos que me encantan y creo que son muy útiles y sencillos de usar si se emplean de manera continuada:

1. EL CALENDARIO DE TELA:

Con este calendario de tela, contamos con piezas textiles para poner y quitar de manera muy sencilla, tantas veces como queramos, según el día en el que nos encontremos.temp (12)¿Qué se puede trabajar?
– La fecha en el que estamos, conociendo así el número del día que es, aprendiendo a contar del 1-10, la familia del 1 y la del 2, descubriendo la sucesión entre un día y el siguiente, y trabajando conceptos como “hoy”, “mañana” y “ayer”.temp (10)El día de la semana: los niños hasta los 4 años aproximadamente, no tienen conciencia exacta del paso del tiempo y su estructura, y les cuesta situarse en el día de la semana que viven, en el momento del día en el que están y lo que implica todo ello. Es por eso, que una herramienta de este tipo, tan visual, táctil y manipulativa, les implica, les hace aprender y les da protagonismo en su aprendizaje de manera activa.temp (13)El mes en el que estamos: haciendo a los niños conscientes del paso del tiempo y conociendo así los meses del año.
Las estaciones: las niñas y los niños, suelen trabajar dentro del aula las estaciones del año (primavera, verano, otoño e invierno) a través de manualidades, colllage, juegos, actividades, cuentos o proyectos; por lo que es importante que sepan en qué estación del año se encuentran y qué implica cada estación en el clima o el horario.temp (9) El clima o el tiempo: este dato es uno de los que más les gusta añadir cada día en el calendario, ya que implica su participación autónoma, donde son ellos mismos quienes miran por la ventana y escogen el tiempo que ven que hay hoy en su ciudad.

Este calendario puede usarse a partir de los tres años de manera conjunta con el adulto, ya que cada pieza es de un color, y si tendemos a mantenerlas ordenadas, aunque el niño o la niña aún no lea, puede ser capaz de colocar cada pieza en su lugar, con un poco de ayuda y asociando el color y la palabra al día de la semana o el mes que corresponda. Puede ser así, un modo fabuloso de comenzar con la lecto-escritura.
El clima puede ser puesto antes por las niñas y los niños, ya que aparece un dibujo además de la palabra.

Ante todo, debe ser una actividad de juego conjunta, en la que el pequeño muestre interés, agrado y disfrute y comprenda lo que estamos tratando de enseñarle, a través de su participación, iniciativa y manipulación.

2. EL RELOJ- CALENDARIO DE MADERA:

Este material llevamos empleándolo más de tres años en casa y en el aula y os aseguro que es un auténtico acierto.
Se trata de un panel de madera, donde poder tocar y manipular sus elementos para aprender a situarnos en el tiempo exacto del día.temp¿Qué se favorece?
– A diferencia con el calendario de tela, este calendario incluye reloj, por lo que la precisión dentro del día es mayor, y quizás necesitemos una mayor compresión del niño o la niña para comenzar a emplearlo.
– Su uso puede ser igualmente a partir de los tres años, ya que el clima puede comprenderlo y asignarlo un peque de esta edad.
– Con este calendario no tenemos que poner o quitar piezas, como hacíamos con el de tela, sino que movemos las clavijas que señalan a cada momento hasta ponerlas en el sitio adecuado.
Es también una herramienta muy visual y manipulativa, en la que los niños ven su acción de manera inmediata reflejando su actividad en el panel.temp (5)– Podemos trabajar las horas, comenzando a explicar los momentos mas significativos del día a día, como son a hora de despertarnos, la hora de entrada al colegio, la hora de la comida, la hora de vuelta a casa, o la hora de ir a dormir.
También podemos explicarles el paso del tiempo, según van creciendo y comprendiendo mejor el concepto de hora y minuto.temp (7)La fecha del día: en este calendario ya vienen escritos los días en la parte superior, por lo que tan solo hay que mover una posición la clavija cada día para saber situarnos en el día que estamos, aunque con los niños y niñas mas mayores, podemos también explicar los meses del año que tienen 28-30-31 días, y aprender las familias de números del calendario.temp (4)– En él también aprenderemos a situarnos en el día de la semana y la estación del año, donde podemos ver además de manera visual los meses del año y un pequeño dibujo que aclara mejor el momento del año en el que nos encontramos.temp (1)Tanto el uso del calendario de tela como el del calendario de madera, de manera continua, hace que favorezcamos la atención, la escucha, la situación en el tiempo, la estructura, el orden, la paciencia, el conocimiento del tiempo, las rutinas, la mirada, la comprensión, la memoria y la permanencia, entre otros muchos aspectos. Y con el uso regular, nos daremos cuenta de que es el propio niño el que nos pide acudir al calendario cada día para organizar su día y situarse dentro del entorno y el tiempo en el que vive.

*Puedes adquirirlos en tu tienda Dideco, y disfrutar de un 10% de descuento comprándolos online con el código ATTEMPRANA

*Post en colaboración con Dideco, con productos seleccionados por mí y opiniones 100% reales.

Desarrollar el juego simbólico con comiditas

¿Sabes que el juego nos hace aprender de manera espontánea y atractiva? ¿Conoces cómo potenciar el juego simbólico?

El juego debe ser la base de aprendizaje de cualquier niño.
A través de éste, se adquieren hitos únicos de tal manera que aprenden casi sin percibirlo, sin ser conscientes de todo lo que les aporta esta acción.

El juego es el motor del niño y por ello es su herramienta de descubrimiento, ensayo, prueba, error, adquisición, acierto, creación, experimento, sentimiento… El juego lo es todo para el niño. Le hace sentir, imaginar, empatizar, comprender, ser, vivir y disfrutar, de mil maneras diferentes de una misma acción. Le permite explorar, emocionarse y sumergirse en cualquier personaje que su imaginación cree.
Y nuestro papel como adultos, es favorecer estos momentos de juego y propiciar situaciones de juego libre, sin estructura, organizado por el niño, donde nosotros nos convirtamos en uno más y nos dejemos guiar por los más pequeños.IMG_9228La mente del niño no está condicionada por tantos factores y vivencias como la del adulto, por lo que su imaginación es más amplia y libre. Es indudable que esto enriquece su juego y puede ser muy positivo para nosotros imitar sus conductas y dejarnos guiar por sus ideas de juego.

EL JUEGO SIMBÓLICO
El juego simbólico comienza hacia los dos años y se desarrolla a lo largo de toda la infancia, siendo una herramienta de aprendizaje muy potente.
El juego simbólico permite al niño expresar y comprender emociones, enriquecer las capacidades lingüísticas, adquirir valores, empatizar, ponerse en el lugar y el papel de otros, e imaginar y crear todo lo que su capacidad le permita.IMG_9215 Seguir leyendo

Aprendiendo con cubos sensoriales

¿Quieres ver el último descubrimiento que he hecho en materiales con un fin pedagógico? 

Desde que comencé a trabajar en Atención Temprana pongo mucho el foco en aquellos productos y marcas que trabajan con materiales de calidad y juguetes educativos. y sobre todo en aquellos espacios que crean productos para todos y para todo, que ademas de tener un fin pedagógico y educativo, esté pensados para enseñar, ilusionar y asombrar a los niños.

Dideco es un referente en este sentido. ademas cuenta cada vez con un mayor abanico de productos y novedades, y por eso me gusta ir mostrándoos aquellos materiales que creo que pueden interesaros y ser funcionales para peques de entre 0 y 6 años. Además me gusta que veáis juguetes que tienen muchas funciones, que son de calidad y que pueden tener muchas utilidades, ya que es mejor tener poco y bueno, que mucho y poco útil o de escasa calidad.

Hoy quiero mostraros dos materiales diferentes, pero con un fin similar, aunque son dos posibilidades distintas y por ello os las voy a separar para que podáis escoger el que os guste y convenga más.

Ambos son cubos sensoriales que estamos usando a diario. se complementan entre sí.

Si tenéis niños de entre 6 meses y 6 años, estoy segura de que os van a gustar.

1. El primero es un material de Guidecraft, que si no conocéis la marca, os la recomiendo al 100%. Vienen 17 piezas sensoriales de diferentes tamaños, formas y colores y una bolsita de tela para guardarlos, algo que me parece genial para mantenerlos ordenados, cuidados y que no ocupen mucho espacio.IMG_7643Me gustaría explicaros su uso según las diferentes etapas evolutivas o edades de desarrollo: Seguir leyendo