Descubriendo: Elementos de juego Carla

Hay materiales sencillamente mágicos, de esos que te atrapan y cada vez que los sacas para jugar te convencen más y más y, eso es lo que nos sucede con los elementos de juego Carla de Jugaia, que se ha convertido en un imprescindible dentro de nuestro juego.img_2755Ahora que se acercan las navidades, es un material que recomiendo a todos los que estéis pensando en algo diferente y de gran utilidad, ya que todas las cualidades que os voy a mostrar os van a hacer ver sus múltiples posibilidades.

Se trata de un material hecho a mano de madera (que ya sabéis que me apasiona), compuesto por más de cien piezas repartidos en tres categorías: enanos, anillas y fichas. Todos ellos de doce colores diferentes.img_2762Puedo deciros que este material desestructurado nos proporciona muchas sensaciones:
Estimulación táctil, ya que su textura es única, podemos descubrir las vetas de la madera en cada piezas. Su rugosidad y calidez proporcionan sensaciones únicas al niño.
Estimulación olfativa: ya que el olor de las piezas es único, huelen a madera y te transportan al juego más básico y sencillo.
 Estimulación visual: debido a los colores y las formas, las proporciones y los contrastes.img_2758Estimulación auditiva: las piezas al chocar o al ser colocada unas sobre otras proporcionan un sonido único.
Estimulación gustativa-oral: los más peques se llevarán las piezas a la boca y sentirán a través de ella su tacto.

Con los elementos de juego Carla de Jugaia podemos descubrir grandes posibilidades:

La principal cualidad es que es un material sin un fin concreto, es un material desestructurado. Esto quiere decir que el cerebro inexperimentado del niño, que aún no ha recibido órdenes y pautas de juego concreto, puede experimentar por sí mismo mil y un modos de juego, favoreciendo infinidad de aspectos que el adulto no realiza del mismo modo, ya que tiene un bagaje que le condiciona a la hora de descubrir el mismo material.
Por eso debemos dejar que sea el niño quien explore y realice un juego libre, sin pautas ni reglas, dejando que él mismo nos enseñe qué podemos realizar con estos elementos.
Seguro que nos sorprendemos de todo lo que es capaz de imaginar y crear con un sólo material.img_2757Con los más pequeños podremos emplear las anillas para que comiencen a agarrar, a partir de los 4-6 meses, ya que tienen un tamaño perfecto para sus manitas y se pueden llevar a la boca bajo supervisión del adulto. Más adelante cuando el peque agarre una anilla en cada mano, podrá chocarlas entre sí en la línea media.img_2756A partir de los ocho meses podemos observar como se puede emplear para descubrir la permanencia de objeto. Podemos guardar un enano dentro de una torre de anillas y cubrirlo con una ficha e invitar al peque a que destape y descubra al nin. Todo parte de un proceso que tardará unos meses en consolidarse.

Se puede emplear como encaje, ya que el niño mete y saca de las anillas los enanos y descubre la acción de meter y sacar, de construir y sobre todo de destruir, ya que les encanta hacer torres con los elementos y luego comprobar cómo se caen.

Además se ve favorecida la motricidad fina, la coordinación óculo-manual, la individualización de los dedos, las destrezas manipulativas, el control de la fuerza, la precisión de movimientos…

Permitir este juego libre es muy positivo para los niños, ya que descubren por sí mismos los efectos de la física, como por ejemplo, la gravedad, dejar caer una torre y comprobar cómo ruedan sus piezas y cómo se alejan del sitio de juego; descubren las posibilidades del juego por sí mismos, sin necesidad de ser guiados o pautados por nadie.

La imaginación se potencia enormemente con este juego, ya que la mayor parte de las actividades que se realizan parten de la creatividad del niño.
Pueden desarrollar su imaginación enormemente sin darse cuenta; de manera intrínseca irán sacando toda su creatividad y desarrollando el juego simbólico, creando caminos, vías de trenes, jugando a las comiditas, a los muñecos, a las profesiones y a miles de ideas que cada niño creará por su propia cuenta.
Al ser un material desestructurado, no hay un fin concreto para cada una de sus partes, por lo que cada pieza será lo que el niño imagine que sea.img_2767Además a través del juego irán saliendo conceptos nuevos como los colores, sus tonalidades, las cantidades, los números y el poder contar elementos, las formas geométricas, los tamaños o la diferenciación entre iguales y distintos que el niño adquirirá sin darse cuenta.

Los elementos de juego Carla, invitan al orden, al equilibrio y la armonía, haciendo que el peque clasifique, coloque, asocie, apile, cree ante el desorden su propio orden.img_2769Una de las características que más destacaría de este juego es que puede emplearse en un rango de edad muy amplio, desde la etapa de bebés hasta mínimo los seis años, ya que construir y crear les suele gustar a todos y puede servir incluso para completar otro juego o material.

Con tantas piezas de colores podemos trabajar las emociones, algo que considero esencial desde la edad más temprana; siendo cada color una emoción diferente (el rojo: enfado, el morado: miedo, el amarillo: alegría, el azul: tristeza, el verde: asco…) y así ir nombrando aspectos o situaciones de nuestro entorno que nos produzcan esos sentimientos a la vez que los clasificamos.
Además está genial que los enanos no tenga carita, porque invitan a imaginar mucho más y a cambiar de discurso constantemente, sin marcar una pauta clara ni un carácter concreto.

Aprender a disfrutar del caos es algo que debemos adquirir de los niños, disfrutando de sacar todo el material, dejarlo caer, deslizarlo por nuestro cuerpo, sentir sus piezas, experimentar de manera sensorial, verlo rodar, permitirnos tirar torres y disfrutar de un modo caótico hasta que poco a poco el niño sienta que quiere dar forma y crear de una manera propia su juego.
Partir del caos es permitirle al niño empezar de cero, por sí mismo, potenciando el juego libre.

Con este material podemos jugar tanto de manera individual como en grupo, desarrollando un juego conjunto como independiente y fomentando aspectos como el juego por turnos, la espera, la paciencia, la comprensión, la empatía, la atención, la mirada o la permanencia en una misma actividad.

Los elementos de juego Carla son perfectos para cualquier peque e incluso diría que para enseñar al adulto muchas cualidades que creemos tener olvidadas. Es un material muy especial y que se ha vuelto un imprescindible para nosotros.

Si te gustan este tipo de materiales no dudes en visitar la página de Jugaia donde Eva y Quim te atenderán con mucho cariño y cercanía y te ayudarán a escoger lo que necesites.

Os invito a descubrirlo por vosotros mismos y a compartir vuestras experiencias con todos!

Y a ti, ¿te gustan los materiales desestructurados y creativos? ¿Disfrutas realizamos juego libre? ¿Te gustan los materiales de madera?

Estimula los sentidos jugando

La estimulación sensorial es fundamental en la infancia.

Hay juguetes que tienen magia desde que los ves y cuando ya los descubres, te enamoran y sorprenden a partes iguales.
Hoy os traigo uno de ellos, de esos que recomiendo y considero básicos en el juego del niño.

Hacia los tres meses de vida el niño empieza a conectar con el entorno y es en este momento cuando tenemos que empezar a presentar objetos sonoros y visuales que estimulen los sentidos y hagan que el peque conecte con el exterior.

Ordena y Agita es un juego de 10 piezas de madera en forma rectangular, de diez tamaños diferentes.
Cada cara de cada bloque tiene un dibujo, siendo dos lisas de un color, una con un animal, otra con un número, otra con tantos objetos como uno de los números que aparezca en un bloque y otra con la parte de un animal para componer un puzzle.fullsizerender-16Posibilidades de juego según etapa:

3-6 meses: sus piezas tienen diferentes bolitas en su interior que suenan al ser agitadas. Lo que hace que sean geniales para estimular el oído y la diferenciación de sonidos o lados dominación auditiva, la relación entre sonido y silencio.
Las piezas estimulan el oído, la vista y el tacto.
Podemos jugar a hacer seguimientos visuales con el peque tumbado boca arriba y pasando los cubos por delante de su vista sin hacerlos sonar. Para estimular el oído, buscaremos que el peque se gire hacia dónde hagamos sonar el cubo.
Llevaremos su mano a las piezas y dejaremos que las toque y empiece a agarrarlas con sus manos. Primero cogerá con cada mano por separado y más tarde agarrará una misma pieza con ambas manos en la línea media, es decir, frente a sus ojos en el centro del pecho.

6-12 meses: a partir de los seis meses el peque puede empezar a estar más incorporado, hasta que se siente por sí mismo y de este modo juegue de una manera más autónoma con sus manitas. Así podrá chocar los cubos para hacer sonido entre ellos, llevárselo a la boca, agitarlos, dejarlo sobre el suelo… Trabajará el agarre en línea media con ambas manos, la coordinación óculo-manual, la precisión en sus movimientos, la discriminación de colores y animales, el descubrimiento de materiales…

12-18 meses: el peque podrá apilarlos, imitar los sonidos que hacen los animales que vienen dibujados, realizando las onomatopeyas del mono, la vaca o el elefante.

18-36 meses: podrá construir con ellos realizando animales, formas; creando de mayor a menor, colocando las piezas por orden de tamaño. También podrá reconocer los colores y los distintos animales, a la vez que apila y hace torres muy altas!
Además podrá reconocer los objetos que hay pintados en las caras de cada bloque, que corresponden a los alimentos que come cada animal.
Hacia los dos años podrá realizar los puzzles que se componen uniendo las distintas caras.

36 meses en adelante: podrá contar la cantidad de elementos que come cada animal y relacionarlo con el número correspondiente. Además podrá exprimir el material totalmente, siendo capaz de diferenciar las piezas según el sonido que emitan, a colocarlas creando un gran puzzle completo o a organizarlas según cantidad, tamaño o animal. Trabajará la asociación entre alimentos, animales, números, cantidades, colores…

Como podéis observar un juego realmente sencillo, de madera pintada y decorada, ofrece grandes posibilidades al niño, haciéndole crear, imaginar y estimular el área manipulativo y el área cognitivo.

Os invito a que lo descubráis en la web de Dideco, en su web con el código ATTEMPRANA obtendréis un 10% de descuento sobre vuestra cesta de la compra. Genial, ¿verdad?

Y tu, ¿Disfrutas exprimiendo un mismo material? ¿Compartes algún otro modo de juego con este material? No dudes en compartir y comentar!!

Mis imprescindibles de vuelta al cole

El inicio del nuevo curso ya está aquí y esto supone un montón de cambios tras el verano y las vacaciones.
Las rutinas deben volver a instaurarse en nuestro día a día para que podamos ir cogiendo el ritmo y habituándonos a los horarios.
Este curso es para mí muy especial porque mi hija empieza el colegio tras haber estado juntas durante todo este tiempo y, esto supone un gran cambio tanto para ella como para mí. Aunque he de decir que ella está más ilusionada y animada que yo, y todo le apetece y está deseando que llegue el día del comienzo.
Por eso quería que el inicio de esta nueva etapa fuera especial y atractivo para ella y he recurrido a una lista de imprescindibles para el comienzo de curso que quiero compartir con todos, como suelo hacer siempre que encuentro material que me gusta y es útil y sé que puede serlo para los demás.

Os voy a mostrar dos listas: una para mi peque de 3 años y otra para mi bebé, de materiales que serán esenciales para el comienzo de curso y la entrada tanto a colegio como a escuela infantil.

LOS IMPRESCINDIBLES PARA 3 AÑOS
En el colegio nos dieron una lista en julio donde ponía lo que debíamos llevar en septiembre para el curso. Así que como madre novata en temas de coles, voy a cumplir la lista con creces, para que no se diga.
La primera petición era que debíamos etiquetar con nombre tanto ropa como libros y/o material. Yo estoy bastante cruda en estas cosas y al principio pensé en hacerlo todo muy rudimentario y básico, con pegatinas en blanco y a mano con boli, pero luego empecé a ver ideas y a mirar opciones y no podía quitarme de la cabeza varias ideas más monas y prácticas, como el sello Mine que había visto en Tutete, ya que era la mejor opción para la ropa, yo que necesito una manera rápida, sencilla y que pueda usar muchas veces tanto en ropa como en zapatos o incluso en libros. Además puede cambiarse el texto tantas veces como se quiera y pensando de cara al futuro, para usarlo con su hermano, nos venía genial. Además en Tutete también encontré las tiras de tela thermoadhesivas con tres dibujos y los recambios de tinta de la misma marca. De verdad, para mí la mejor compra sin duda, no se tarda nada en marcarlo todo y queda perfecto. Y poner y modificar el texto es facilísimo y rápido.

Aunque el sello Mine puede usarse también para marcar los libros, viendo la web de Tutete encontramos pegatinas específicas para etiquetar los libros, y al ver las de princesas y unicornios, no hubo vuelta a atrás. La verdad es que hasta ahora mi peque no ha usado lindos de actividades y ha permanecido poco tiempo sentada en una mesa trabajando, y creo que poner los libros bonitos con pegatinas escogidas por ella, puede ser algo motivador y atractivo, haciendo que participe de esta nueva etapa. Además en Tutete te las personalizan con el nombre y los apellidos, de tal modo que cuando te llegan a casa sólo tienes que despegarlas y ponerlas directamente en el libro, quedando muy bonito, además de ser muy cómodo y rápido, que es de lo que realmente se trata.

54056f54c3b6b-pack_guarderia_princesa_M

Ahora que ya tenemos toda la ropa y los libros etiquetados, pasamos a la siguiente petición de la lista del cole: Un vaso con su nombre. He de reconocer que pensaba hacerlo yo misma con un rotulador, pero luego pensé que quizás no era lo más adecuado para usarse por la peque, y fue así como descubrí los vasos personalizables de Tutete (que son los reyes de los materiales personalizados). Además he de decir que son muy económicos y sus diseños son muy amplios, teniendo gran cantidad de modelos tanto en variedad de color como en dibujo.

Otro de los puntos que decía la lista era: “Es necesario que traiga una mochila etiquetada y una tartera para el desayuno”. Como mi hija no ha ido a escuela infantil, nunca he tenido que poner el nombre a nada suyo y ahora me veo poniéndole el nombre a absolutamente todo y esto me hace buscar productos que sean duraderos y en los que no se vaya la inscripción con los lavados o el uso. Prefiero mirar y encontrar materiales de calidad, en lugar de gastar cada mes en los mismos artículos.
Tanto la mochila como la tartera son de Eff Lillemor, una marca que va ganando cada vez más adeptos por sus cuidados y dulces diseños. La peque escogió esta mochila entre las muchas que Tutete tiene, ya que siempre están trayendo modelos nuevos y diseños únicos. Además este modelo puede personalizarse con el nombre y así asegurarnos de que siempre va bien etiquetada y es única.
La mochila es perfecta para niños de 2-4 años, ya que tiene un tamaño ideal además de buena capacidad para llevar una muda, la tartera, un juguete o alguna manualidad hecha en clase.
Las cremalleras permiten que los niños puedan abrir y cerrar la mochila con autonomía y facilidad y así poder guardar y sacar lo que deseen de ella. Además incluye un bolsillo exterior para llevar algún detalle más pequeño.

La tartera es un modelo nuevo, de la misma marca que la mochila, con un dibujo muy bonito de una estrella, una nube y el arco iris. Su diseño es súper práctico y útil, sencillo para abrir y cerrar por los más peques sin necesidad de ser ayudados, ya que la tapa se abre y cierra con dos pestañas. Para mí esto ha sido clave a la hora de escogerla, ya que si lleva muchos compartimentos o tapas es más fácil que se extravíe o que la peque acabe necesitando ayuda para abrirla y cerrarla.

Y aquí el esencial que más le ha gustado a la peque: como a mí me gusta pensar en todo, y anticiparme a los posibles cambios y desajustes que puedan surgir ante una nueva etapa, no he podido dejar de pensar en la importancia que tiene el sueño en la infancia y a lo largo de la vida, y como puede que éste se altere o modifique por los nervios, los cambios y la entrada en el colegio. Así que he pensado que una buena motivación para ir a la cama alegres y conciliar el sueño sin miedos ni llantos puede ser una pequeña luz en la habitación que acompañe este momento. Mi peque ha escogido la estrella rosa quitamiedos de Eff Lillemor que tiene una carita dulce y sonriente, y un tamaño perfecto para caber en cualquier rinconcito y dar luz suficiente para ver si hace falta o para poder descansar. Además es genial porque nunca se calienta, ya que se apaga automáticamente después de una hora y es blandita, no rígida y dura.

Si veis los demás modelos os seguro que os va a costar tanto como a nosotras escoger una sola.

LOS IMPRESCINDIBLES DE BEBÉ
Ahora os quiero mostrar la selección de productos que he escogido para mi bebé que os pueden servir también para el inicio de la Escuela infantil.

Lo primero como no podían ser otros, son los chupetes. Me encantan los chupetes donde puedes poner el nombre, una frase o dibujo, ya que puedes personalizarlos para la escuela infantil o simplemente para darles un toque único y especial, y en eso Tutete es el número uno. Fueron los primeros en personalizar los chupetes y sus grabados duran y duran y resisten el uso de los más peques y mucho más. Incluso si los hierves para esterilizarlos, podrás hacerlo una y otra vez sin perder el grabado, ¿no os parece genial? Yo he cogido un pack con el nombre del peque y otro con frases chulas que yo misma he pensado, ya que puedes escribir lo que quieras en tus chupetes.
Además tienes la posibilidad de escoger entre una amplia gama de tetinas, diseños, tipografías de letra, colores, símbolos, etc. Os recomiendo que echéis un vistazo a sus miles de posibilidades y probéis su calidad, ya que os va a sorprender y a gustar y os aseguro que repetiréis.

IMG_0088

A juego con los chupetes, tenéis chupeteros personalizados, algo muy útil en esta etapa donde aún no sostienen bien el chupete en la boca y se les escapa o empiezan a moverse y lo pierden por cualquier lado o incluso se lo quitan unos a otros. Así lo llevan consigo sin extraviarlo. Nosotros hemos cogido el chupetero de tela Oxford con estrella y bordado y el de plástico con un barquito y su nombre, ambos preciosos en azulito, aunque tenéis un montón de modelos para elegir.

IMG_0089

Dentro de poco el peque comenzará con los dientes y debemos ir pensando en ello. Hay que anticiparse! Sophie la jirafa me encanta. Con mi hija me quedé con las ganas de comprarla y ahora por fin es nuestra! Es una jirafa hecha en resina natural que puede emplearse como mordedor, sonajero, objeto transicional… Favorece la prensión con ambas manos tanto en los laterales como en la línea media. Está pensada para llegar a los molares con sus largas patas, de tal modo que el peque pueda morder sus partes para calmar el dolor de la salida de los dientes de esta etapa.
Sus colores estimulan la vista, ya que tiene puntos oscuros sobre fondo claro, perfecto contraste para la visión de los más peques.
Además si la presionamos emite sonido, algo que podrán comprobar los peques según vayan creciendo y mejorando su fuerza y prensión. A mí me parece que es uno de los imprescindibles de la primera infancia, ya que gastamos mucho habitualmente en juguetes poco útiles y este estimula los cinco sentidos del niño con un material natural y pensado para ellos.

También podéis encontrar los sonajeros de Sassy de los que os hablé aquí para esta etapa.

Como veis podéis encontrar todos estos indispensables en Tutete, donde si tenéis alguna duda os la resuelven lo antes posible, hay gran cantidad de categorías y artículos para el bebé y la infancia y la calidad de sus productos es inmejorable.

Ah! Y por último deciros que para mí escogí un libro que me había recomendado una amiga, del que os hablaré tan pronto como tenga tiempo para leerlo y descubrirlo: “Comer, amar, mamar” de Carlos González, donde tienes gran cantidad de temas relacionados con la infancia, la crianza y la maternidad. Deseando estoy de encontrar un rato para poco a poco consultarlo y leerlo, dedicándome un rato a mí misma, que considero que es fundamental para afrontar adecuadamente el curso.

Y con esta selección de esenciales para bebés y niños para empezar el curso, me despido de vosotros hasta el próximo post, deseando conocer cuáles son vuestros imprescindibles y qué más añadiríais a la lista de “must have” para empezar bien equipados, motivados y llenos de cositas bonitas y útiles que alegran y hacen que empecemos con ilusión y color el nuevo curso!