Pedagogía Waldorf

Las pedagogías alternativas están pegando muy fuerte en nuestra sociedad, ¿por qué sucede esto? ¿Es una crítica a la educación tradicional? ¿Estamos reivindicando una educación diferente, más respetuosa, donde los niños sean protagonistas de su aprendizaje?

Desde hace tiempo se oye con más fuerza hablar sobre Montessori, Waldorf, Emmi Pikler o la pedagogía de la luz, pero ¿qué beneficios tienen estos métodos? ¿En que se diferencian de la educación más tradicional, que está más asentada en nuestras aulas?

Hace unos meses os hablaba del método Montessori y de sus características en este post, además os contaba cómo introducirlo desde casa para ir luego integrándolo en el resto del entorno del niño/a y sois muchos los que me habéis escrito diciéndome que os encantó y lo habéis integrado en vuestro día a día.

Poco a poco iré mostrándoos nuevos métodos o pedagogías que vaya conociendo y sintiendo que son afines a la educación que considero que deben recibir nuestros niños y niñas, centrada en sus necesidades, en su desarrollo evolutivo y en sus capacidades.

Por ello me gustaría mostraros más sobre la pedagogía Waldorf, sus valores y sus bases a través de esta formación que he realizado donde os destaco algunos de los fundamentos y beneficios que más me han gustado:PM L6 1444– Se centra en el niño y la niña como motor de aprendizaje.
– Es una pedagogía que fomenta la unión y la cooperación entre iguales, ya que une a niños de la primera infancia en el mismo aula, sin importar su edad, enriqueciendo y dando pluralidad a la oportunidad de aprendizaje. Seguir leyendo

Cubetto, aprendiendo a programar desde la infancia

Ahora nuestros hijos aprenden cada vez antes hitos que nosotros no aprendíamos en el colegio ni con dieciséis años.
Su generación es totalmente diferente a la nuestra y los pasos son tan grandes de una generación a otra, que no podemos ni imaginar lo que llegaremos a conocer según vayamos haciéndonos más mayores.

Es increíble ver cómo hay herramientas para todo tipo de aprendizajes, a través de aplicaciones y dispositivos, pero lo que realmente me parece curioso e importante poder enseñar a nuestros pequeños, es el funcionamiento, la herramienta desde dentro, el paso a paso y cómo llegar a hacer que lo que vemos y desarrollamos, sea posible.

La programación es una de estos campos que más ha evolucionado desde su inicio. Y cuando Dideco me mostró a Cubetto, y la posibilidad de enseñártelo, no dudé en decirle que sí, ya que si te gustan los juegos novedosos, las herramientas diferentes y la posibilidad de aprender a través de la diversión, creo que este juego te va a encantar tanto como a mí.temp (29)¿QUÉ ES CUBETTO?
Cubetto es un robot de madera, aprobado por el Método Montessori, que enseña a los niños las bases de la programación informática de una manera muy sencilla, a través de la experimentación y el entretenimiento. Seguir leyendo

Ideas para la carta de los Reyes Magos

Como todos los años por estas fechas, me gusta traerte una selección de ideas para que vayas ultimando la carta a los Reyes Magos, pero con opciones menos habituales a las que ofrecen los grandes almacenes, ya que a mí este tipo de materiales y juguetes que salen en los anuncios o en los catálogos, no terminan de gustarme, ya que creo que en su mayoría son modas, que los niños acaban por usar tan sólo unos días y además a precios desorbitados para los materiales y las calidades que realmente muestran.

Ya sabes que me gusta mostrarte ideas que ya conozco y empleo tanto en sesión como en casa, y que son de gran utilidad, calidad y favorecen diferentes aspectos del niño. Durante estas semanas iré mostrándote varias ideas.

Aquí te dejo las primeras divididas por categorías:

1. PARA LA MESA DE LUZ

Letras para la mesa de luz

Un material ideal para jugar sobre la mesa de luz o incuso fuera de ella. Estas letras de acetato son perfectas para comenzar a reconocer letras, discriminarlas, reconocer sus siluetas, sus colores y formas.

Son ideales para copiar su silueta sobre un papel sobre la mesa de luz, a modo de calco o copiar su trazo en una mesa sensorial con harina o pan rallado, por ejemplo, iniciando el proceso de reconocimiento y lecto-escritura. Seguir leyendo