Por qué no debemos mentir a los niños

Son tantas las veces que empleamos la mentira de forma espontánea para salir del paso ante situaciones cotidianas, que a veces no nos damos cuenta de la importancia y el impacto que tienen nuestras palabras sobre los niños.En muchas situaciones es necesario emplear un lenguaje más sencillo al que emplearíamos con otro adulto, o “perfilar” o simplificar la realidad para poder mostrársela a los niños, pero no es necesario mentir o incluso engañar con situaciones que antes o después descubrirán por sí mismos, encontrándose de cara con la realidad que les hemos ocultado y descubriendo que les hemos engañado, como os cuento en este post. Seguir leyendo

Tablas de conducta y normas en familia

¿Qué herramienta puede servirnos para gestionar las rutinas y las conductas en casa? ¿Cómo podemos hacer para gestionar las situaciones de frustración? ¿Qué puede ayudarnos a resolver mejor los conflictos cotidianos? ¿Cómo podemos explicar a nuestro hijo lo que no está permitido dentro de la convivencia y lo que no?

Estas son muchas de las cuestiones que me planteáis a diario, y que hoy voy a tratar de resolver en este post.

Después de emplear muchas herramientas, no sólo profesional sino también personalmente, he ido seleccionando un conjunto de estrategias que son las que más  he observado que ayudan a resolver los conflictos y a entender las normas, las consecuencias de nuestro comportamiento y las rutinas dentro del día a día. Estas herramientas sirven para emplearse tanto en casa como en sesión o en aula.

Es un material que suele ayudar mucho con la comprensión y la expresión de situaciones cotidianas y por lo tanto, facilita la convivencia, la expresión de emociones, la empatía, entre otros aspectos.IMG_8111 Seguir leyendo

La maduración del niño, clave en su desarrollo

Estamos muy acostumbrados a escuchar que los niños pueden hacer todo lo que se propongan en el momento en el que se les proponga. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto? Realmente, ¿puede un niño aprender a controlar sus esfínteres cuando no está maduro para ello? ¿Puede aprender a escribir a los 4 años? ¿Es positivo adelantar todos estos procesos? Y entonces, ¿por qué no enseñarles aún antes de los 4 años a leer y antes de los 2 años a quitarse el pañal si son capaces de hacerlo bajo entrenamiento

Este tema es realmente polémico y tras leer mucho e investigar qué hay de cierto en todo esto, puedo concluir que todo depende del desarrollo madurativo del niño, de su cerebro, su madurez muscular y emocional y no de la actitud o la decisión del niño, o de su antojo, sino que todo es un proceso que debemos llevar a cabo poco a poco y al ritmo del niño.De esto os hablo en mi nueva colaboración con Tutete, donde explico de qué depende esta madurez y por qué debemos respetar el ritmo de cada niño. 

No os perdáis este post que muchos deberían leer para poder comprender los tiempos de cada niño.

¡Feliz jueves! ¡Y os espero en los comentarios con vuestras experiencias!