Curso para la Escuela Bitácoras Guía del bebé (0-3 años): Desarrollo, Juegos y Emociones

Hace unas semanas os comentaba tanto aquí como en las diferentes redes que la Escuela Bitácoras me había propuesto impartir un vídeocurso online para ellos.

Yo ya había realizado otros vídeocursos de su Escuela como alumna, como Montessori en el hogar, Lengua de Signos para bebés o Crianza de 0 a 4 años, todos muy útiles e interesantes, de la mano de tres grandes profesionales, muy involucradas con los temas de actualidad relacionados con educación, salud y crianza consciente, como son Bei Muñoz, Ruth Cañadas y Lucía Galán.

Lo genial es que los haces desde el móvil, el ordenador o la tablet sin moverte de casa y pudiendo realizar tus consultas directamente con los profesionales, en el horario que quieras y de manera económica.

Así que en cuanto me propusieron esta gran oportunidad, no dudé en aceptar y ponerme en marcha para elaborar un curso lleno de contenido atractivo, útil y funcional, con herramientas únicas, pautas, resolución de dudas y otros aspectos que suelen preocupar e interesar a los padres/ madres o profesionales de la educación que me leéis y escribís a diario.ESCUELA BITACORASQuería que fuera un curso muy completo y entretenido, para todas las madres, padres, familias, profesionales, que tuvieran ganas de descubrir cómo es el desarrollo evolutivo del niño desde que nace hasta sus tres años de vida y cómo poder formar parte de esta etapa del niño de una manera consciente, acompañando en las emociones y conociendo cuáles son los hitos del desarrollo más significativos, los materiales necesarios en cada etapa y mucho más.

Una vez pensé la idea, preparé mi guión y puse sobre la mesa todos los temas que quería exponer y mostraros, ya que a mí me hubiera encantado realizar un curso así antes de mi primer embarazo o durante los primeros años de vida de mis peques y, de hecho en muchas ocasiones he dado estas pautas a amigos o conocidos que estaban esperando a sus bebés o habían sido ya padres/ madres.

Y AQUÍ está el resultado, para los que deseéis comprarlo o echarle un vistazo.

 

EL CURSO Y EL TEMARIO Seguir leyendo

¿La soledad como un castigo?

Parece increíble, pero después de años y años de estudios e investigaciones, son muchos los profesionales que siguen empleando los mismos métodos anticuados y fuera de lugar para hacer entender a los niños lo que deben o no hacer, para poner límites y “enseñar” lo que “está bien o mal”.

Pero, ¿quién decide qué es lo que está bien o lo que está mal? Esta línea es realmente fina y subjetiva, ya que dependiendo del profesional, sus estudios y el centro en el que se encuentre, llevará a cabo unos patrones y conductas diferentes para enseñar, limitar, educar y guiar a los peques.

Para ello es importante que visitemos, conozcamos, nos reunamos con los profesionales y escojamos aquel centro que se adapte mejor a nuestra visión sobre la educación, a nuestro método de crianza y a nuestro modo de ver la vida, aunque cada centro tenga su filosofía, debemos tener en cuenta que está formado por personas, donde cada uno somos de un modo u otro.

Reconduciendo la guía al tema principal, lo ideal sería que desde pequeños enseñáramos a los niños a empatizar con el otro, ayudándole a entender cómo se siente su amigo si invadimos su espacio, qué sucede si pegamos al compañero, qué siente la niña a la que empujamos, o cómo le gustan a su amigo los besos.

Esto le enseñará mucho más que el famoso “rincón de pensar” o “rincón de no molestar” diría yo, ya que no creo que un niño con dos o tres años tenga una capacidad de reflexión autónoma muy profunda. Una cosa muy diferente es, retirar al niño del conflicto y ayudarle a comprender por qué no puede estar en grupo, haciéndole preguntas como “¿a ti te gusta que te muerdan?”, “¿No crees que a tu amigo le duele o molesta que le peguen?” “¿Te gustaría que la niña te empujara?”. Son preguntas que sí invitan a reflexionar al nivel comprensivo del niño, y le hacen pensar sobre lo sucedido y las consecuencias, poniéndose en la piel del resto de niños.

Más tarde le diremos cómo poder resolver el conflicto para unirse en grupo de forma positiva. Es decir, “¿Quieres que vayamos a pedir perdón a la niña?”, “Igual con un abrazo podemos ayudar a tu amigo a que se sienta mejor”, “¿Qué te haría a ti sentirte mejor? Son herramientas útiles que puede ir integrando a su modo de pensar y actuar.IMG_6995Son preguntas en las que el niño piensa y elabora una respuesta de empatía y resolución que le será funcional para tener relaciones sociales positivas y agradables. Le ayudarán a tener herramientas a la hora de resolver un conflicto y a saber cómo hacerlo por sí mismo, mucho más funcional que quedarse en un rincón apartado sin aprender nada, más que si no haces lo que esperamos de ti, estarás solo.

¿Y esto no nos parece terrible? ¿Enseñar a que estar en soledad es negativo? ¿A que el tiempo en el que no se obtiene toda la atención del mundo, implica castigo? A mi me parece que estamos volviendo a atrás. Estar en soledad implica madurez, autonomía, privacidad, desconexión, desarrollo de creatividad y juego simbólico, implica desarrollo de la imaginación del niño, aburrimiento y desarrollo cerebral.IMG_6994Si le enseñamos que el hecho de  estar solo es un castigo, le enseñaremos a ser dependiente del resto, a buscar aprobación del entorno aunque no esté de acuerdo con lo que se hace o dice, a seguir a la masa sin pensar de este modo, a ser poco o nada asertivo, complaciente y falto de carácter y personalidad.

La soledad dada como privilegio es un auténtico lujo para los niños y más tarde para los adolescentes y como no, para los adultos. Disfrutar del tiempo sin necesidad de estar con nadie, disponiendo de nuestras ideas, llevándolas a cabo con libertad y decisión, sintiéndonos seguros de lo que hacemos, decisivos, con personalidad y valentía.

Por favor, no castigues a tu hijo con la soledad, enséñale a que comer solo es una aventura, dormir solo es un placer (si así lo deseáis), jugar solo le da libertad de elección, expresión y decisión, todo puede ser genial solo, aunque después nos guste estar en grupo y seamos seres sociales, como es lógico. Pero igual que estar juntos nos aporta, reconforta y hace crecer como personas, la soledad también nos aporta otros valores igual de importantes, que no debemos temer ni evitar.IMG_7001Está claro que educar implica mucho esfuerzo y a veces empleamos aquello que es más sencillo en un momento dado, antes que lo que implica participación y ayuda de nuestra parte. Castigar es más fácil que hacer que el niño empatice, pero ¿Qué es lo que realmente buscamos?

¿Crees que la soledad debe ser un privilegio o un castigo? ¿Emplear el castigo es mejor que emplear la capacidad de reflexión?

Empezando a hacer puzles

Me gustaría descubriros un material lleno de posibilidades y muy atractivo para peques desde dos añitos.

Hoy os quiero hablar de los puzles, no de los de mil piezas que acaban resultando a veces un poco pesados o agotadores, sino de los primeros puzles que podemos ofrecer a nuestros peques para que sientan atracción por este material que favorece tantos aspectos a nivel cognitivo y motor.

Yo he escogido tres tipos de puzles diferentes para mostraros algunas de las opciones que podéis encontrar.

1. Los primeros son los puzles de madera de dos piezas de Goula, los cuales están formados por el dibujo de un animal o varios y un número correspondiente a la cantidad de animales que aparecen en la otra pieza.

IMG_9597

Son puzles de fácil manejo por las pequeñas manos de los más pequeños, ya que al ser de madera, son gruesos y facilitan el agarre. Estas piezas se unen al chocarlas entre sí en el mismo plano, algo que facilita la realización de los puzles por los más peques. Podrán hacerlos niños de tan sólo dos años, sin comprender el contenido, pero sí sabiendo unir ambas piezas.

Además el niño puede aprender la adquisición de nuevo vocabulario sobre el entorno animal, distinguir entre animales domésticos, salvajes, insectos y más y, descubrir.

La asociación de la cantidad al número es la parte esencial de estos puzles, ya que a pesar de que el peque pueda guiarse por los colores de las piezas para unirlas, sobre todo lo que se pretende es conozca la grafía numérica y la asocie a la cantidad correspondiente, para ello el peque deberá ser mayor de dos años e incluso tres o más.

Aprenderá antes a unirlo reconociendo qué animal va unido a cada color o por el encaje de cada pieza, que por el reconocimiento del número en sí y la cantidad.

2. Los puzles de dos piezas de gran tamaño “Heads&Tails” de Learning Journey, son ideales para comenzar a hacer puzles, para mi unos de mis preferidos, junto con toda la colección que podéis encontrar en Dideco.

IMG_9591

Estos son de animales, pero también hay de transportes, dinosaurios, comidas, granja, etc., para que podáis escoger entre la temática que más le guste a vuestros peques.

El tamaño de sus piezas hace que sen fáciles de agarrar por el niño y poder situar en el espacio y encaje correspondiente.

IMG_9592

Los animales son muy variados y con colores llamativos, que atraen la atención del peque y le invitan a colaborar en el juego sin darse casi cuenta.

Estas piezas son geniales para empezar a trabajar la unión de dos piezas en puzle, ya que no encajan uniéndolas en el mismo plano, sino que hay que elevar una sobre otra para poder encajarlas, algo que es esencial en este proceso. Las piezas no deben encajar al chocarlas entre sí, sino que debe elevarse una sobre la otra para que conecten.

IMG_9593

Esta acción es compleja de adquirir por el niño y necesita de modelo previo para su compresión en las primeras ocasiones. Luego iremos viendo como interioriza el aprendizaje y lo realiza por sí mismo sin ayuda.

Habrá peques de dos años que los realicen con facilidad y otros que necesiten algo más de tiempo o ayuda.

Este proceso activa el cerebro del niño, empleando el razonamiento, la atención, la coordinación óculo-manualel razonamiento espacial y abstractola lógica entre otros.

Activa la participación del niño en el juego y le hace esencial en éste, siendo el protagonista; algo que cada vez le gustará más, ya que va ganando autonomía y habilidades propias.

Este puzle consta de quince animales diferentes de varios entornos: domésticos, salvajes, acuáticos…

3. Por último hablaros de los preciosos puzles de Djeco con conceptos opuestosSon doce puzles de dos piezas, más pequeños que los anteriores, donde podemos encontrar una pieza que transmite una característica o atributo y en la pieza que se une, el contrario. Son puzles que tienen como fin enseñar conceptos opuestos a través de las imágenes.

IMG_9594

En estos puzles observamos a diferentes animales en contextos opuestos: dentro y fuera de una caja, encima y debajo de una caja, seco y mojado, sucio y limpio, de día y de noche, despierto y dormido…

Estos puzles también son de encajar la clavija en el agujero de la pieza contraria, como los anteriores. Lo que hace que fomenten los mismos valores y habilidades en el niño pero, con la diferencia, de que son más pequeñas sus piezas y por lo tanto, yo los recomendaría a partir de los tres años, cuando el niño ya tenga lenguaje para comprender las imágenes y sea capaz de unir piezas más pequeñas con autonomía.

IMG_9595

Por lo tanto, la realización de puzles es un proceso gradual, que se concretaría en realizarse del modo aquí descrito. Primero con puzles de madera gruesos que no tengan que encajar las piezas entre sí con clavijas, sino juntándolas en el mismo plano.

IMG_9596

Después puzles grandes de dos piezas y con un contenido que conozca y reconozca fácilmente el niño.

Por último, puzles de dos piezas más pequeños y con conceptos más complejos en sus imágenes.

Después comenzaríamos con puzles de tres o cuatro piezas y seguiríamos progresando poco a poco.

¿Y tus peques juegan con puzles? ¿Les gustan otro tipo de encajes y construcciones? ¿Disfrutan realizando encajes y pensando dónde va cada cosa?

*Os recomiendo que echéis un ojo a la sección de iniciación en puzles de Dideco, donde podréis encontrar muchos más modelos y opciones y además si empleáis el CÓDIGO DE DESCUENTO “ATTEMPRANA” en vuestra compra en Dideco Online, obtendréis un 5% de descuento en vuestra compra.