¿Cómo podemos ayudar a sobrellevar mejor los cambios a los niños?

Normalmente la mayoría de las familias tienen una base de la que parten sus rutinas, sus horarios, sus hábitos y costumbres.
Esto es lo que les conforma como familia, como su propia y única familia. Lo que los distingue del resto y les hace tener su propia identidad.

Al inicio, la pareja que se haya creado antes de tener hijos, tiene sus hábitos y rutinas, pero al llegar el primer hijo, esto cambia y, tanto el bebé como los padres, deben hacerse a este cambio, reestructurando las normas, los hábitos y las costumbres. Creando una nueva rutina y añadiendo o eliminando ciertas costumbres que entran en beneficio o perjuicio para su familia, siempre partiendo de según sus ideales.

Y ¿no es verdad que como pareja, el cambio de dos a tres es todo un desafío? ¿No os sucedió que todo se removió y hubo que reestructurar algunos pilares en los que os habíais asentado hasta ahora? ¿Este cambio que tanto deseabais no os hizo sentir muchas emociones?
Creo que está claro que la mayoría de los que tenemos hijos pensamos que nos aportan cosas increíbles y que haberlos tenido es de lo más maravilloso, pero la realidad es que los cambios nos cuestan y nos desestabilizan.
El proceso es costoso y se necesita tiempo, estabilidad y crear una nueva rutina con nuestro nuevo presente.img_6507Y ¿por qué os pongo en esta situación? ¿Por qué emplear este ejemplo?
Porque para los niños sucede algo muy parecido. Para ellos cada cambio en sus hábitos o costumbres, suele suponer grandes sentimientos. Seguir leyendo

El fin no justifica los medios

Estamos en una sociedad en la que vamos corriendo a todas partes, tenemos poco tiempo y sentimos que a duras penas llegamos a todo, o a casi todo, pero no como quisiéramos.

Lo que está claro es que estas circunstancias son las que son y debemos ajustarnos a ellas, ya que nos guste o no, tenemos obligaciones que debemos cumplir y los días y las rutinas mandan.

Pero, ¿cómo podemos hacer esta rutina mejor? ¿Cómo podemos controlar el modo de llevarlo a cabo? ¿Qué es lo verdaderamente importante?

– Lo primero es marcarse unas metas asequibles. Aquello que sepamos que sí o sí tenemos que hacer en un día concreto. Y tratar de cumplirlo, pero asumiendo una cantidad de tareas limitadas y adecuadas al tiempo y a nuestras posibilidades.
Recargarnos de responsabilidades no es lo adecuado, y nos hará sentir siempre con el agua hasta el cuello, frustrándonos cada vez más y más.img_7442 Seguir leyendo

Los niños no son marionetas

Tendemos a manejar a los niños como si fueran objetos más que personas, llevándoles y trayéndoles a los sitios como si no pensaran, sintieran o padecieran. Pero, ¿por qué hacemos esto? ¿Es que nos resulta más cómodo y menos elaborado que fomentar los valores que luego les exigimos?Esos valores que queremos que tengan deben trabajarse con esfuerzo y paciencia y si tratamos a los niños como si fueran marionetas, no podemos pretender que sean responsables, consecuentes, empáticos, emocionalmente sanos, tengan personalidad y carácter, sepan escoger y discernir entre el bien y el mal o aprendan a confiar en sí mismos.

Hoy os explico por qué los niños No son marionetas y qué valores se fomentan al incluir a los peques dentro de la vida familiar como un miembro en igualdad de condiciones. 

Os animo a educar de un nuevo modo, porque la infancia es nuestro futuro. Los valores que inculquemos ahora en los niños, serán los que formarán su base en el futuro. El adulto no se forma en dos dias. ¿No os parece muy importante? 

*Colaboracion con el blog de Tutete